Jueves 29 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Bruselas aprieta las tuercas y los banqueros sacan pecho: cumplirán sin dinero público

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

La vuelta de tuerca es peor de lo que parece

Barcelona. Si Zapatero convencía a Merkel y Sarkozy con las habilidades propias del chalaneo español, y el BCE inyectaba dinero a cuenta de unos ajustes, que no ajustan nada porque España no es una Democracia sino un Consorcio de Estado-Banca, donde el peso de la banca y corrupción de las cajas de ahorros condiciona cualquier medida de tipo legal, esta vez los nórdicos han dado en el clavo. Un clavo, al que si le atizan o aprietan demasiado, se partirá por oxidado.

Los nórdicos, cuyos ‘mercados’ siguiendo las leyes capitalistas construyen o fabrican lo que se vende a precios de ‘mercado’, parece que por fin han entendido ante que se enfrentan

Los cuatro grandes sacan pecho: no necesitarán dinero público. ¡Otra tontería! Lo que ellos llaman dinero privado, los saldos de sus clientes a los que convencerán para que compren acciones, o se las venderán concediéndoles crédito, incluso sus reservas o capacidad, forman parte de un conjunto indisoluble: el Estado, las comunidades, los ayuntamientos y entes públicos o parapúblicos, les deben cientos de miles de millones de euros, y si se suma la muy discutible valoración del ‘ladrillo’ de sus hipotecas, créditos incobrables renovados a las inmobiliarias y grandes empresas, su propio parque de viviendas, certificaciones de obra pública o similar, y etc., concluiríamos que Estado-Banca o Banca-Estado, tanto monta, monta tanto.

Es una cuestión histórica, el Estatismo, jugando con leyes neoliberales, manejado por corruptos político-financieros que en el caso de las cajas de ahorros (casi el 60% del sistema financiero) es imposible distinguir quien es quien entre el financiero, el político, el constructor o inmobiliario; todos y todas lanzados a comprar terrenos baratos, recalificarlos y concederse créditos para promociones inútiles o viviendas sin mercado por su precios… y ¡bendecidos por tasadoras propias!

Los nórdicos, que además de atenerse a una estricta Democracia con separación de poderes, sus ‘mercados’ siguiendo las leyes capitalistas construyen o fabrican lo que se vende a precios de ‘mercado’, parece que por fin han entendido ante que se enfrentan y se disponen a poner en cintura el sistema financiero español, empeño difícil o casi imposible si no se reforma el sistema político.

Sarkozy, tomando el papel de policía malo, que ya señaló a España, afirmó ayer que Grecia (que falseara sus estadísticas y datos, ha dicho) no debiera haber entrado en el Euro. Quizá tampoco España, antes de un profundo cambio del Régimen heredado de Franco.

Pasar de aumentar el capital, o un 2% de depreciación de la deuda pública, a desvalorizar otros activos, ladrillo y créditos, o sea, atornillando, puede acabar en una quiebra generalizada e irrecuperable.

Quizá fuera mejor salirse del euro donde en el próximo futuro nos tratarán como lo que somos: unos estafadores a los que se ha de encorsetar o reeducar poco a poco

Que los bancos, con las inyecciones de liquidez, animen la Bolsa, contenta a los especuladores de sus consejos de administración, pero solo significa que ese billón de fondo de rescate servirá para viejos y quebrados parches.

Corolario… o meten otro billón… para desarrollo… o quizá fuera mejor salirse del euro donde en el próximo futuro nos tratarán como lo que somos: unos estafadores a los que se ha de encorsetar o reeducar poco a poco.

Y ¡cuidado! cuando apuntan la elevada tasa de paro, duplicando a la europea, y hablan de políticas de empleo… significa despido libre y barato, que en otra de las corrupciones españolas prácticamente existe para el sector privado… e imposible en el público, donde el empleo o plaza es una ‘propiedad’. Propiedad que debería recortarse, respetando a los interinos y contratados, más baratos y productivos.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario