Martes 06 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Cataluña: estado policial

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Hoy la prensa está anodina. De vacaciones, de puente, de jolgorio… cobran suficiente

Barcelona. Que el virrey de la taifa Artur Mas y Pujol II pongan velas a todos los santos para pagar las nóminas a fin de mes y renovar deudas, y que el PSOE se desgañite para que contengan a Sarkozy y no utilice España como modelo a no imitar, me parecería bien, o hasta me divertiría, si no me hubieran ‘empapelado’ con una acusación sucia y falsa como es la xenofobia.

Revolverme, primero investigando y después escribiendo contra la gran corrupción que hundió mi vida, me costó varias denuncias falsas, solucionadas ya hace algunos años

Ninguno de mis libros y 1.700 artículos en Internet contienen en absoluto ninguna alusión racista, y lejos del ‘nacionalismo’ de los políticos a quienes obedecen los Mossos.

Si ya es inquietante que aparezca la policía buscándote por donde ni resides ni es tu domicilio habitual, debidamente empadronado e impreso en el DNI, y donde me hallaba en el momento de la búsqueda, más al día siguiente que en el juzgado n. 23 de Barcelona te informen que estás imputado por xenofobia. Pero no encuentran citación alguna, y me dicen que ya me llamarán por teléfono. La zozobra aumenta al leer en casa las fotocopias entregadas. Ver en lagrancorrupcion.blogspot.com.

Siempre he dicho y escrito que de mis tres condenas, sigo declarando mi inocencia de la primera y que las estafas bancarias de las dos siguientes se deben a la ruina provocada por tres años de prisión preventiva por “encubrir con ánimo de lucro”, dice la sentencia condenándome al tiempo pasado en prisión, a Antonio De la Rosa “por conocer la procedencia de su dinero”. Revolverme, primero investigando y después escribiendo contra la gran corrupción que hundió mi vida, me costó varias denuncias falsas, solucionadas ya hace algunos años.

Sé por experiencia la enorme dificultad y casi imposibilidad de demostrar la inocencia. La culpabilidad se puede fabricar, y con la gran corrupción barcelonesa es relativamente fácil, pero para demostrar la inocencia se requieren pruebas irrefutables, como la total imposibilidad de cometer los delitos. Repito, no soy la única víctima de los grandes y corruptos bufetes de Juan Piqué Vidal, Luis Pascual Estevill, Rafael Jiménez de Parga, y su recua de ‘asociados’. A otros les fue peor, murieron de infarto cerebral o de corazón, o consumen su resto de vida… digamos, para no profundizar, ‘tocados’… por desgracia conozco a varios.

Como digo, me intranquilizan las denuncias falsas o torticeras. La Policía que me denuncia, o sus técnicos informáticos, saben muy bien que yo no podía variar el contenido, ¡si lo hubiera conocido!, que no es el caso, de ese blog ni de ninguno de los cientos que me editan y enlazan. Únicamente de lagrancorrupcion.blogspot.com abierto por y para mí cuando los ciberataques, ¡que no cesan!, anularon www.lagrancorrupcion.com.

La culpabilidad se puede fabricar, y con la gran corrupción barcelonesa es relativamente fácil, pero para demostrar la inocencia se requieren pruebas irrefutables

Varios comentarios, yo jamás me he interesado ni lo recordaba, me dicen que www.denunciascivicas.com ya no existe, que pudieron manipularlo, y que no me extrañe que por mi anticatalanismo o antisocialismo me caigan más querellas.

Mis íntimos saben muy bien que ni soy anticatalanista ni siquiera antisocialista, ni menos antimusulmán… solo soy anti gran corrupción.

Mi gran amigo magrebí (con varios nombres falsos) con quien conviví en la misma celda más de un año, y compartíamos el destino de bibliotecario, se reiría ante la acusación, y me repetiría… ¡cuidado Rafael, escribir es muy peligroso…!

Otro comentario me dice que es un buen procedimiento para aplicarme La Ley Sinde-Wert y cerrar mi blog… no me quita el sueño… ya tampoco la querella en sí misma… la sublimo escribiendo, e Internet es grande e inmenso…


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario