Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Del caso Pallerols y otros escarnios: Fiscalía, Durán i Lleida, Banco de España y etc.

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Hoy mentidos y desmentidos se amontonan entre trabalenguas

Barcelona. El supervisor Banco de España responderá ante el fiscal, ¡o eso nos cuentan!, y CatalunyaCaixa no responde ante nadie. Sin acusar al supervisado, o autor del delito, se acusa al supervisor, o encubridor.

El supervisor Banco de España responderá ante el fiscal, y CatalunyaCaixa no responde ante nadie. Sin acusar al supervisado, o autor del delito, se acusa al supervisor, o encubridor

Tan de locos como el Caso Pallerols por 400.000 cochinos euros de los 90, cuando desaparecieron entre las mismas manos y por parecidos sistemas y delitos, es decir, La gran corrupción, no menos de un billón de pesetas, sin sumar CatalunyaCaixa, que multiplica por mucho esa cifra.

Y el colmo, el Fiscal General, que con el aplomo de quien se siente más allá del bien y del mal, suelta que se ha cumplido escrupulosamente la ley: ¡falso! Aplicada la ley por malversación de fondos públicos, falsedad, estafa, delito fiscal, asociación para delinquir, y demás en este tipo de delitos, la petición fiscal debería ascender a no menos de 37 años.

Lo afirmo por conocer y sufrir varias sentencias, imposibilitando esos pactos fiscales, en definitiva legislados para aligerar de delitos menores la colapsada justicia. Ahorro judicial. Si yo fuera abogado a esos pactos con ‘magnates’ político-financieros los calificaría mínimo de fraude de ley, y otras connivencias ajenas a la justicia.

Parece llegado el momento de que ni los más conspicuos charlatanes, inmersos en el depurado léxico político-académico, pueden mantener y justificar la dualidad entre la puerca realidad y las fórmulas legales. O lo que es lo mismo, la Legalidad y la Justicia sucumben ante un sunami incontenible, la corrupción, y el ‘sálvese quien pueda’ justifica cualquier patochada.

Pero sintiendo asco releyendo mis sentencias, me distraigo con la pura política: la que en Cataluña da el triple salto mortal dentro de una llamada democracia donde no existe la separación de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, y revolcándose en ese lodazal, une en una persona, Oriol Junqueras, presidente de Esquerra Republicana de Catalunya, ERC, el pacto de gobernabilidad con el de jefe de la oposición.

Si Jordi Pujol jugando con la gobernabilidad de España enriqueció a su familia e íntimos, espero que a Junqueras no se le ocurra lo mismo, aunque aparte de algunos cargos, en Catalunya, cual caballo de Atila, la corrupción ha arrasado y la hierba tardará en crecer. Tontería que borraría pensando en los últimos 300 millones de euros por el agua de Barcelona. Espero no se les ocurra vender la estátua de Colón, ocurrencia de viejos chistes.

La Legalidad y la Justicia sucumben ante un sunami incontenible, la corrupción, y el ‘sálvese quien pueda’ justifica cualquier patochada

Pero para divertimento, el anuncio de venta del caro por inútil e inservible Aeropuerto de Castellón, demasiado para aeroclub y pequeño para aeronaves. ¡Un comprador libio por 200 millones euros! Eso no se lo cree ni el que asó la manteca, pero por alguna razón interesa una propiciada campaña de prensa. El de Ciudad Real dicen costó 3.000 millones, y también tuvo su árabe comprador. El de Lérida no tiene precio ni árabe.

¿Aparecerá un español vestido de árabe?, como en los tiempos De Javier de la Rosa, comprando tierras de Almería por 50.000 millones de pesetas, o todo Kio por 500.000 millones… ¡siempre igual! El remate ganando tiempo con un comprador ful, que en casos hasta compra… y por supuesto no paga.

Y hoy El Mundo nos regala otro de sus aperitivos, donde Doña Marta Ferrusola salta a la palestra con algo más que plantas y césped, ejerciendo de matriarca:

Marta Ferrusola: ‘Los 400.000 euros ya están donde tienen que estar’


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario