Jueves 08 de diciembre de 2016,
Bottup.com

¿Por qué no votar a CÍU?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

“No nos pararán ni tribunales ni constituciones”, dice Artur Mas

Barcelona. La respuesta a la pregunta del título es muy simple: por la gran corrupción. A CIU, o a Jordi Pujol, no le detuvieron ni tribunales ni la Constitución para tomar el dinero y el poder, y si para mantener el poder y dinero han de acudir al concepto independencia, o jugar y apropiarse de los sentimientos de 1 a 2 millones de catalanes entre adictos, o simpatizantes por indignados ante la crisis, y subvencionados, suficiente para ganar las elecciones, utilizarán los medios y dinero público para sus fines ciscándose en leyes y moral democrática.

A CIU, o a Jordi Pujol, no le detuvieron ni tribunales ni la Constitución para tomar el dinero y el poder, y si para mantenerlos han de acudir al concepto ‘independencia’, utilizarán los medios y dinero público para sus fines ciscándose en leyes y moral democrática

Insisto, por el momento a través de los medios públicos, la palabra independencia de la que se han apropiado, ha tomado tanta presencia como la Coca-Cola.

Iniciar ayer la respuesta a la pregunta del título con Lluís Prenafeta venía a cuento para definir la idiosincrasia en torno a Jordi Pujol. Más que por el dinero que ganara Prenafeta en sus particulares ‘negocios’ (trapicheo a lo lumpen o de vendedor de maquinaria, dicen su único oficio anterior) a la sombra del poder durante los diez años, 1980 a 1990, de Secretario General de la Presidencia de la Generalitat, es decir, particularísimo secretario y mano derecha, o mejor izquierda, de Jordi Pujol en su ‘sector negocios’, interesa centrar ahora en cómo creció aquella Generalitat hasta la quiebra actual.

Creció tan igual a Banca Catalana que cuando en 1990 se denunciara el revoltijo entre negocios (léase corrupción) y política o Administración, el sumario se archivó comprando al juez Pascual Estevill a través del abogado de Jordi Pujol en el Caso Banca Catalana, Juan Piqué Vidal.

Es evidente que la crisis les ha conducido a la desesperación tanto por el temor a perder su posición en la sociedad catalana, como por su propia supervivencia política y económica (aunque parece que casi todos tienen gran parte de su fortuna en el exterior) al recurrir a recortes e impuestos para cuadrar unos imposibles presupuestos, condicionando la propia existencia de la Generalitat, tal y como ellos mismos la han propiciado pactando con el Estado central, hasta crear un Estado dentro de otro.

Y si a mí la independencia me importa un pito más allá de perder mi triste pensión, o ver cómo se hunde más si cabe Cataluña y España, al círculo íntimo pujolista les importa ante la pérdida del poder y dinero.

Ayer decía que tan solo con la estafa de Banca Catalana, y la corrupción judicial del caso, hubieran debido bastar para barrer de la política a Jordi Pujol y su tropa, pero superado el escándalo a su favor precisamente por la sibilina conjunción de la banca con el catalanismo, surgen una serie de corrupciones tan perversas y multimillonarias como aquella banca… que alcanzan hasta nuestros días, y que para mayor peligro pudieran no poderse solucionar con la simple corrupción judicial a la que tanto han recurrido.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. manex çarçalejos 16/11/2012 en 11:24

    ¿qué opinará josé maría brunet?

Participa con tu comentario