Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

La Audiencia de Navarra ve ahora insuficiente la entrega de la vivienda para saldar la deuda

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La sentencia deja claro que el juez no puede asumir la función del legislador, sino aplicar la legislación vigente, independientemente de que le parezca ‘justa’ o no

Barcelona. En una pequeña reunión por el caso de las viviendas VPO del franquismo en el Vallés insistí que no lanzaran las campanas al vuelo por esa sentencia. Un ingenuo afirmaba que la ‘dación’ formaba parte de las nuevas medidas anticrisis. No se enfadó por mi contestación: “cuando compraste estabas borracho de películas americanas y ahora de tele española”. No le entraba en la cabeza lo de perder el piso y quedar endeudado de por vida, cuando uno de los argumentos de venta fuera el famoso 10% de subida anual de los pisos. El caso se agravaba porque la valoración actual de su piso VPO de 1970 no pasa de los 12.000 euros cuando la impagada hipoteca asciende a 120.000. Por el momento, por concesión de Caixa Cataluña seguirá viviendo en lo que llama ‘su piso’, pero él además pagó por casi nada más de 20.000 euros, e insiste en que alguien le estafó. Sobre las garantías supletorias por nueva tasación mis interlocutores no quieren ni entenderlo.

Probar que ‘inmobiliaria-tasador-entidad financiera’, y en este caso se añade la ADIGSA de la Generalitat reguladora de las valoraciones VPO, formaban una sola unidad estafando a unos iletrados, según los letrados no es viable

Lo de que la tasación forma parte de la estafa ya lo tenían muy claro, aunque los abogados les informaron de que el argumento no progresaría ante los tribunales. Probar que ‘inmobiliaria-tasador-entidad financiera’, y en este caso se añade la ADIGSA de la Generalitat reguladora de las valoraciones VPO, formaban una sola unidad estafando a unos iletrados, y en miles de casos verdaderos analfabetos, según los letrados no es viable, y menos lo de “alterar el precio de las cosas”… “precios de mercado” insisten los banqueros o político-caixes manipuladores por oligopolio de ese mercado. Pretender que además de “vivir en el piso y gratis”, le devolvieran lo pagado me parecía ‘alucinar’.

Decía el 28 de enero cuando comenté sobre la sentencia: “Me temo que en alguna instancia se revoque esa sentencia que en definitiva aplica la Ley Hipotecaria anglosajona, o la simple dación como pago de la hipoteca en el caso de impago. Pero el melón ya está abierto, y quizá se pudra tanto que con los infinitos planteamientos que permite la definición de estafa se consigan sentencias inapelables, y repito, no solo en cuanto a la diferencia reclamada sino por el nominal de la valoración e hipoteca”.

No esperaron instancias superiores, actuaron con una rapidez inédita en la Justicia, según las noticias:

“el BBVA solicitó la ejecución por la diferencia entre el importe de la hipoteca (181.846,43 euros) y la suma de la subasta de la vivienda (137.350 euros), que ascendía a 44.496,43 euros, aunque esta medida fue rechazada en un auto de Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 2 de Estella el 9 de diciembre de 2009 al considerar suficiente el valor de tasación de 203.000 euros. En el auto, emitido el pasado 4 de febrero, la Sección Tercera estima el recurso de apelación presentado por BBVA.
La Sala recuerda que el artículo 117.1 de la Constitución establece las notas que conforman el estatuto esencial del juez constitucional, “cuando regula los requisitos básicos atribuibles a todos quienes ejercen funciones jurisdiccionales tales como, entre otros, la independencia y sumisión a la ley”; y señala que el juez “ha de estar sometido en el ejercicio de la potestad jurisdiccional a las leyes aprobadas por los órganos legislativos, al conjunto de ordenamiento jurídico, como expresión de la soberanía popular”.”

Está clara la nueva sentencia… recogido en el Código Civil, “sin que corresponda al juez asumir funciones reservadas al legislador, sino aplicar la ley al caso concreto”. Y existen tantos cientos de miles o millones de casos concretos que, como decía en mi escrito anterior, para detener esta iniquidad y abuso por parte del Sistema Financiero con aparentemente la Ley de su parte, se deberá acudir en cada caso a argumentar y hasta filosofar sobre la estafa. En Badía del Vallés los matices son infinitos y por el momento el mayor estafado es Caixa Cataluña, ahora CatalunyaCaixa, donde indiscutiblemente sus ejecutivos, nombrados por Narcís Serra, no actuarán contra ellos mismos a favor de la entidad.

Para detener esta iniquidad y abuso por parte del Sistema Financiero con aparentemente la Ley de su parte, se deberá acudir en cada caso a argumentar y hasta filosofar sobre la estafa

La ‘Gran Estafa Inmobiliaria’ no solo ha arruinado a las caixas por la delincuente avaricia de sus propios dirigentes (un simple director de agencia cobraba comisión por las hipotecas y los altos ejecutivos aún reclaman sus bonus por ‘objetivos’) sino que plantea un problema social de incalculables consecuencias, agravado por la inquietud de actuaciones como la de la Justicia en Navarra:

“La Audiencia Provincial de Navarra ha dictado un nuevo auto en el que reconoce que la adjudicación de la vivienda en subasta no es suficiente para saldar la deuda hipotecaria, y permite al banco, BBVA, ejecutar los bienes “en cantidad suficiente” para cubrir la suma reclamada.
De esta manera, este auto de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Navarra enmienda el emitido recientemente por la Sección Segunda, que reconocía lo contrario.”

¡La broma de las hipotecas ninja o subprime americanas!

Y en la mentalización a gran escala sobre la culpabilidad por la ‘Burbuja Inmobiliaria’ hoy en la tele le toca al Fondo Monetario Internacional a las órdenes de Rodrigo Rato, al que yo más que por ese mandato le acusaría por predicar en su día que no existía tal ‘Burbuja’ en nuestro país.

Artículo anterior relacionado:
La Audiencia de Navarra y la deuda hipotecaria


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario