Jueves 29 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Parlament de Catalunya: hacia la independencia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

¡O hacia el caos!

Barcelona. Yo de Rajoy enviaría una brigada de ‘hombres de negro’ a la Generalitat. Aunque supongo que pocos ‘hombres de negro’ le deben quedar porque la porquería y corrupción lo invade todo, pero me temo que una limpieza por ‘liquidación del negocio’ arramble con esos fondos de liquidez, dicen 5.000 millones de euros, o cualquier último ingreso a mano.

El cerrado núcleo de CIU, hombres curtidos en las trampas, la gran corrupción, y quiebras, saben que la aventura iniciada es su huida hacia adelante caiga quien caiga

¿Por qué no creerá nadie que Pujol y los suyos creen o apuestan por la independencia? Sus benditos y crédulos seguidores, o sus subvencionados, enchufados en la Generalitat, y 400 empresas, ONGs y extraños entes, ¿600.000 entre familiares e íntimos?, puede que sí. Todo el Estado montado dentro del otro Estado necesita creer que su privilegiado estatus o sueldo continuará. Pero insisto que el cerrado núcleo de CIU, hombres curtidos en las trampas, la gran corrupción, y quiebras, saben que la aventura iniciada es su huida hacia adelante caiga quien caiga.

Me presentaron a Jordi Pujol en la pequeña central de Banca Catalana en Gran Vía cerca del Paseo de Gracia. A finales de los 60, unos segundos. Resumiendo, yo que pretendía dinero, a los pocos meses me encontré con unos 2.000.000 de pesetas en letras (pelotas) impagadas por una de las empresas de su órbita, Edicions 62, recomendada por un  tal Casanovas del consejo de Banca Catalana. Mucho peor sería conocer a Juan Piqué Vidal, su abogado.

Que el ex banquero charlatán es un genio no me cabe duda, tan poca duda como la que me cabe sobre su honorabilidad y la decencia de quienes han constituido su círculo íntimo. Últimamente lo he comparado con la Cienciología o la secta coreana Mon, porque basándose en la buena fe ajena, han montado una iglesia que crecía al unísono de la riqueza de sus dirigentes.

Pero ese club de ‘dirigentes’ ha comprendido que la milagrosa vuelta a ‘su’ Generalitat, hace dos años, les conducía a la particular catástrofe. No solo no había nada para recalificar, sino que se pretendía desmontaran parte del artificio tan cuidadosamente montado durante sus 23 años de mandato anterior.

La incógnita no radica en el sí o no a la independencia, sino en la deriva final del pujolismo.

Pagar las deudas del nefasto y corrupto tripartito de izquierdas, recortar a sus propios beneficiarios, la clientela base de su poder… y encima controlados desde Madrid, que a la vez controla Bruselas, es del todo inaguantable e intolerable. “No hi ha negoci”.

Para mí la incógnita no radica en el sí o no a la independencia, que repito me parece imposible en el momento actual, sino en la deriva final del pujolismo.

Si triunfa no tendré más remedio, y además de todo corazón, que rendirle pleitesía… ¡por genio!

¡Visca Jordi Pujol president del Estat catalá!


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario