Lunes 26 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Vilanova y La Geltrú, narcotráfico, Operación Macedonia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Y el cuerpo de élite de la Guardia Urbana a las órdenes de Jordi Hereu

Barcelona. El semanario Directa de fecha 12 de enero, ampliando el reportaje del periodista Albert Martínez sobre la red de policías y narcos, abarcando el área metropolitana hasta Vilanova y la Geltrú, detenidos el pasado año y que instruye el Juzgado de Instrucción n. 1 de Barcelona, juez Joaquin Aguirre, nos cuenta el interrogatorio al subinspector de la Guardia Urbana Víctor Gibanel, jefe del espionaje del Ayuntamiento, y condecorado con varias medallas al mérito policial por parte de la Guardia Civil… traducido del catalán:

“Documentos internos del Cuerpo de la Guardia Urbana de Barcelona definen el Servicio de Información Documentación y Análisis de la Guardia Urbana como el estamento de inteligencia que informa de todo lo que se mueve en la Ciudad. Se trata en la práctica de un servicio de espionaje creado por el equipo del alcalde Juan Clos y Xavier Casas y que en la actualidad trabaja para Jordi Hereu. Son una docena de agentes, pero tal como se explican sus propios documentos tienen orejas y bocas (confidentes e informadores) repartidos por toda la Ciudad (…).”

Parece que sus ‘oídos y bocas’ lo abarcaban todo… menos el Juzgado de Joaquin Aguirre, y Asuntos Internos de los Mossos que, a las órdenes del juez, pinchó más de cien teléfonos

Releyendo los dos extensos reportajes de Directa y ampliando hace dos días las varias conversaciones con mi amigo el ingeniero Luis Toribio Troyano, despedido por el Ayuntamiento de Vilanova, no solo me convenzo que ese despido es nulo porque todo el expediente es una fantasía obedeciendo oscuros intereses, sino que por extensión a Barcelona, y debido a la vocación de denunciante de corrupciones vía sus webs e Internet, pudiera deberse a una órden o consejo desde la capital.

Sonríe cuando añado de nuevo que yo “ayuntamiento o empresario” hubiera temblado si cualquiera de mis soplones o pelotas me hubieran informado que entre los contratados por “parados de larga duración” había un muy activo informador en Internet, y con buenos amigos en la red, máxime si la información me viene de un conocido policía de la comisaría local (precisamente donde él denunciara amenazas), y más aún si el soplo, corregido y aumentado, proviene de alguno de mis cercanos involucrado en una mafia de narcos y policías.

Pero si Luis se centra en las pequeñas malicias locales, yo, ateniéndome al último reportaje de Directa y olvidándome del puerto, club marítimo y comisaría de Vilanova, rebusco en mis experiencias y ordenador profundizando sobre el jugoso interrogatorio del Juez Aguirre al jefe de la Urbana Víctor Gibanel, aún no inculpado. Según las conversaciones telefónicas intervenidas “informó a unos guardia civiles que habían manipulado unos paquetes de droga”, o sea, narcotraficantes, de nada menos que de la vida privada del juez instructor… la red narco-policial que ya había intentado presionar a un fiscal, atizado palizas, que pagó 40.000 euros a un alto funcionario de Brians para la liberación de unos italianos, y con entrada a través de la comisaría de San Cugat en la red informática de la policía, parece que igualando a la Guardia Urbana sus ‘oídos y bocas’ lo abarcaban todo… menos el Juzgado de Joaquin Aguirre, y Asuntos Internos de los Mossos que, a las órdenes del juez, pinchó más de cien teléfonos.

Luis me insistía sobre el juicio del día 31 de este mes en Magistratura de Barcelona. Pretende que se sepa la verdad, y yo repitiéndome sobre que ese servicio de espionaje de la Guardia Urbana de Barcelona ya existía creado por Narcís Serra (según sus propias declaraciones a la prensa) para el Caso Consorcio de la Zona Franca, que se inventó mi vida, y el propio caso Consorcio. Poco ánimo para un despedido, y menos cuando le insisto que la red de ‘oídos y bocas’ es tan tupida que por lo bien que funciona el mercado de la prostitución (la operación Macedonia proviene del Riviera, Saratoga y Bailén 22) y las drogas, con presencia en todos los rincones y barrios de la ciudad para el consumo local, y al por mayor como capital europea del narcotráfico, ignoro a quien sirve si a “Dios o al Diablo”.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario