Sábado 03 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Ciutat Vella, se inaugura El Molino

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El nuevo teatro El Molino tiene un aforo para 230 personas, un bar con terraza y una sala de ensayos

Barcelona. Si bien Telenoticias 3/24, sus reemisiones y la tele en general se han dedicado a la huelga en Francia, al fracaso del multiculturalismo según la Merkel, y mucho más a Joan Laporta y las cuentas del CF Barcelona (donde es difícil imaginar que se comiera tanto, y Rosell renuncia a la recalificación del Miniestadi pactada con el Ayuntamiento), no se han olvidado de la inauguración de lo que con seguridad es uno de los teatros más pequeños del mundo, pero de mayor altura y de más inversión. Luces y bailarinas.

Los medios no se han olvidado de la inauguración de lo que con seguridad es uno de los teatros más pequeños del mundo, pero de mayor altura y de más inversión

El edificio pertenece al distrito de Sans-Monjuic y no al Raval-Ciutat Vella, pero el Paralelo lúdico, con el Barrio Chino más cutre, la emblemática Calle las Tapias, arrasada de viejas carpinterías decimonónicas, cine, bares, habitaciones, tiendas de gomas y lavajes, o el cabaret de travestis ‘Barcelona de Noche’ de tras muerto Franco, más o menos donde ahora impresiona una macro comisaría de la Policía Nacional, permaneciendo aún el Arnau en ruina, forman un conjunto históricamente tan indisoluble como irrepetible e irresucitable. Y por mucho que insistan no le veo posibilidad a un aforo de 230 espectadores, con o sin cocinas, por 15 millones de euros. ¡2.500 millones de pesetas!

Me recuerda la inauguración, 1978 en Ibiza, del Charly Max, una discoteca con restaurante (edificio nuevo junto al Casino) varias barras y pistas, y club privado. Una inversión de Antonio De la Rosa de 150 millones de pesetas, con rayos laser atravesando el puerto nuevo, la ciudad y fortaleza, hasta molestar al aeropuerto. Un fracaso total por desfase con el ambiente ibicenco.

O el edificio de ocho plantas tiene algún truco como las películas de Fumanchú que tanto triunfaban en los cines del Paralelo de los 40, o el negocio radica en esa recalificación obtenida de un Ayuntamiento en que varios de sus concejales y concretamente el de Urbanismo y su gerente son presuntos corruptos, el arquitecto pertenece a la saga de los Bohigas de Pascual Maragall, y para más sospechas la empresa constructora Proinsa, ahora en suspensión de pagos, está implicada en el Caso Pretoria de comisiones en negro y recalificaciones.

Me llama la atención entre telenoticias una larga entrevista a un catedrático. Tras una larga lección oficialista del mercado inmobiliario, justifica la emisión de bonos de la Generalitat, al tiempo que en los subtítulos se preguntan si se ha pinchado la burbuja inmobiliaria. Se plantea una polémica de algo que nunca existió en la tele catalana hasta que se da por pinchada.

El Molino, un proyecto a mi entender descabellado, fruto de las alegrías del dinero fácil y las recalificaciones, no creo que alegre unas noches barcelonesas

Decía El Periódico, órgano oficial del socialismo barcelonés, cuando Zapatero aún no había reparado en burbujas y la expansión del país en breve superaría a Francia e Italia en renta y creación de empleo, dice lo siguiente:

13/6/2008 El teatro El Molino levantará de nuevo el telón a finales del 2009

• La fachada incorporará una gran matriz de luz que proyectará imágenes

El Molino levantará de nuevo el telón a finales del 2009 con la intención de convertirse, según sus gestores, “en el motor” de la recuperación del Paral.lel que debe terminar, más tarde que pronto, con la apertura del teatro Arnau como equipamiento cultural y del espacio que impulsa la SGAE en el antiguo Scènic.

Las obras de El Molino se iniciarán el 25 de junio, un año después de lo previsto por la lentitud de los permisos municipales, y se prolongarán unos 18 meses. La compleja edificación obligará a ocupar la acera y la plaza de enfrente de El Molino y a cortar en ocasiones las calles del Roser y de Vila i Vilà.

Detrás de la fachada con el molino y las aspas, que se deben conservar porque forman parte del patrimonio arquitectónico, se levantará un edificio acristalado. La estructura incorporará una gran matriz con tiras de luz leds –más ecológicas y duraderas– que iluminará y proyectará imágenes, incluso de espectáculos.

El teatro, que programará cabaret, flamenco y espectáculos de variedades, tendrá una sala principal con capacidad para 230 personas, un bar con una terraza con vistas al Paral.lel y una sala de ensayos que podría acabar convirtiéndose en una escuela de danza. El interiorista Fernando Salas dijo ayer que el nuevo Molino no será una replica del viejo, pero sí que tendrá un aire a café concierto y recuperará algunos “iconos” como los colores oro y granate.

La puesta en marcha de El Molino, que cuesta unos 6,5 millones de euros, coincidirá un año u otro con el teatro Arnau y la sala Paral.lel de la SGAE. Ayer, la propietaria de El Molino, Elvira Vázquez, sorprendió a los asistentes a la presentación de la reforma con un “ahora vamos a por el Arnau”. Luego quiso matizar sus palabras, pero parece que el ayuntamiento, aunque lo niega, le puede haber ofrecido llevar la gestión del espacio, que está en un pésimo estado de conservación.

COMPRA DEL ARNAU

El consistorio quiere hacerse con el Arnau. Primero se inclinó por expropiarlo y ahora se plantea comprarlo, lo que debe acelerar los trámites. La negociación, sin embargo, va a paso de hormiga y sigue sin tener una fecha de final, dijo un portavoz, que no quiso facilitar las cifras de la operación.

Leído ahora (con varias obras paradas en Ciutat Vella financiadas con dinero público o parapúblico) trasluce la ignorancia o mala fe de nuestros dirigentes (hasta el total vaciado de las caixas) sobre lo que se nos venía encima; consecuencia, repito y repetiré, no solo del pinchazo de una ‘Burbuja’ que oficialmente no existía, a pesar de que las estadísticas avisaban sin genero de duda que se construía tres veces más de lo que se vendía, sino de la ‘Gran Corrupción’ total y global en España.

El Molino, un proyecto a mi entender descabellado, fruto de las alegrías del dinero fácil y las recalificaciones, no creo que alegre unas noches barcelonesas que no buscan especialmente flamenco y coristas.

Ver fotografías del viejo y nuevo Paralelo en http://www.lagrancorrupcion.blogspot.com


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario