Viernes 18 de abril de 2014,
Bottup.com

Caso Pretoria: Maciá Alavedra y Gloria Torres Pladellorens

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

“Me prometiste hacerme rica”, más o menos dice la traducción del catalán de las conversaciones grabadas por la Guardia Civil y la contestación: “ya te mantengo bien”.

Podrían dar para un serial, pero resulta que las cuentas en varios paraísos fiscales estaban también a nombre de Doris Malfeito, esposa de Maciá. Un ‘menage a troi’ financiero.

Si en su larga época de político activo enriqueció a su mujer interponiendo sus cuadros en sus tratos político-financieros, en su segunda etapa de comisionista, repartidor, hombre de negocios, o conseguidor, sigue enriqueciendo a quienes se jugarán el físico y la libertad en sus delitos. Puro gansterismo, recubierto de esa hipócrita Política a mayor gloria de Cataluña.

Maciá me hace gracia en la anécdota de su amiga, pero ninguna cuando hace 16 años desde la cárcel escribí ‘Los 10, 100, 500.000 millones de ptlos. de la Rosa’, o cuando me informaron que a sus órdenes se amenazó a los distribuidores y se retiró de varias librerías, y menos cuando mi expediente penitenciario se convirtió en un calvario. Pero observándole, un tanto carcomido por la edad y la ‘dolche vita’, y ¡por fin ‘encausado’!, se me convierte en digno de amarga sonrisa.

El personaje, como un Capone cualquiera, impone respeto

Y más curiosidades, el juez Santiago Pedraz (sustituto de Baltasar Garzón) que la imputa, demora su citación por cuestiones de trabajo, o para cuando se decida la titularidad del juzgado. ¡Ya empezamos!, ¡y alguien decía, quejándose, que mínimo se tardaría un año en ver el juicio! ¡Uno o 20! O nunca como predica Prenafeta. Ínterin podrá camuflar algún saldo no detectado, al igual que hizo el hijo del su amigo el juez Luis Pascual Estevill con 600 millones de pesetas embargadas en Suiza.

He intentado saber de esa vida, que también dicen “sabía el todo Barcelona”, pero el personaje, como un Capone cualquiera, impone respeto, la ‘omertá’. Un abogado’amigo’ me contestó: “¡Rafael, que tú eres capaz de pegar mi nombre en Internet!”. Pero con lo sabido y publicado tenemos bastante para iniciarnos, no ya en el mundo de los ‘negocios’ de los de CIU y PSE, sino en la doble o triple vida de sus primeras figuras. Es una lástima que en Cataluña no exista unTele 5 donde aparezcan la primera, la segunda o todas a la vez que se acuestan con tal o cual, a la par que trasiegan dinero, caso Marbella. Es la refinada idiosincrasia de la ciudad.

Caso Hacienda
Esta semana me dicen que se termina el juicio del caso Hacienda, un aperitivo o prólogo al caso Pretoria. Y si hace unos días el abogado del Estado citó a Antonio de la Rosa (de cuyo hijo Javier era colaborador el cuñado Carles Malfeito), Maciá me lo recuerda de nuevo con lo de ‘mantener’ a su amiga. Antonio mantenía y hasta enriqueció a varias, y también a la suya por lo que se demuestra en las cuentas de ahorro publicadas en “Barcelona, 30 años de corrupción”.

Unas imágenes en el blog La gran corrupción hablan más que mil palabras. Y añado el artículo de Xavier Montanyá, “Maciá Alavedra, una vida de pessebre”, del 13-03-2007 en Vilaweb (en plena actividad y de muchos años atrás la red Pretoria que estallará en 2009) sobre el libro de memorias de Maciá Alavedra, “Entre la vida y la política”, donde por supuesto se olvida como se recalifican, con CIU o PSE en el Poder, los terrenos, con que criterio se reparten las obras públicas, o el funcionamiento de la evasión de capitales en negro fruto de la Política.

 

Titular, texto y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario