Lunes 05 de diciembre de 2016,
Bottup.com

A mi colega borracho, Sergi

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

“Me decido a escribirte después de haber tomado mi dosis de alcohol,
ahora es cuando puedo articular los dedos para darte unas sugerencias”

Opinión

Image
“Tu salida del juzgado, no se si
borracho o no, amenazando puño en alto a un cámara, volvió a confirmar
la clase de tipo que eres a tus 21 años”

 Ahora que ni mis manos ni mi cuerpo tiemblan puedo escribirte y en este
estado de embriaguez absoluta trataré de no agredirte, ni tan siquiera
con las palabras. Aunque una vez escuche que hacen más daño las
palabras que las piedras – perdón – quizá si te hablo de puñetazos o
patadas lo entiendas mejor que si te pongo el ejemplo de las piedras.
Aunque a estas alturas y después de ver tu rostro por la TV tal vez
unas y otras te resulten familiares.

Sinceramente, cuando te vi hoy en la
TV por primera vez, como mucha gente, y escuchando tu justificación
ante esa agresión rastrera cruel y fascista, no te creí. La verdad es
que no se si por causa del alcohol que estaba ingiriendo en ese momento
o por que tu cara me daba muy malas vibraciones… Veía borroso, es más
llegué a pensar que la ira me estaba poniendo esa telilla que te nubla
la vista cuando uno siente impotencia, rabia y también asco. Pues te
decía que no te creo, que no te cree nadie, que tu perdón no se lo cree
nadie.

Tu salida del juzgado, no se si
borracho o no, amenazando puño en alto a un cámara, volvió a confirmar
la clase de tipo que eres a tus 21 años.

Más tarde te vi en una entrevista de
Antena 3 en el programa ‘A 3 Bandas’, rezaba la entrevista en su parte
superior como ( Exclusiva )…mmm pensé, tal vez te ofrecieron dinero por
ella para tus dosis de alcohol, o tal vez te lo dieron directamente.
Tal y como está el periodismo hoy en día no me extrañaría , sobre todo
cierto tipo de periodismo carroñero y vomitivo, y esa cadena tiene
antecedentes de manipular la información. Pero en fin, querido, eso es
solo una observación. Lo dicho, que te vi en esa entrevista a la tarde,
ya tu cara se había echo publica, y además sentado como estaba en el
sofá mugriento de mi casa y considerablemente bien colocado de Wiski,
fue el remate a tu justificación.

No te acordabas de nada de lo que
pasó, y borracho como estaba en ese momento me vino a la cabeza la
imagen de tu agresión. No te acordabas de los puñetazos ni del patadón
que le diste a una mujer, por el simple echo de que estaba en tu camino
y además era una ¨asquerosa inmigrante¨ que viene a España a quitarte
el trabajo y beberse tu dosis. Sin embargo sí te acordaste de bajar en
la estación señalada que te conduciría a tu casa o a tu cueva de
alimaña. ¿Curioso verdad?.

“Pues sí, querido, creo que la borrachera te va a salir muy cara, bueno
la borrachera es un decir, ya te han informado bien de que puede ser
una eximente, se utiliza en muchas ocasiones”

Tus vecinos –algunos– se extrañaban
de esa actitud, sobre todo los más mayores; perdona espera voy a echar
un trago… ¡ya! Bien, decía que los más mayores se extrañaban, sin
embargo alguno de los de tu edad te advirtieron de tus actitudes
racistas, de tus camisetas de esvásticas, de tus comentarios homófobos,
pero claro, tú seguías borracho y no te acordaras de eso. Luego en otro
apartado de la entrevista (espantosa por cierto) dices que ya no vas a
volver a beber, cuando dijiste esto, con la cara que lo decías, no se
si se me atraganto el trago o la risa al ver tu gesto y a la periodista
crédula y sumisa.

Luego te extrañabas de la que has
montado. Pues sí, querido, creo que la borrachera te va a salir muy
cara, bueno la borrachera es un decir, ya te han informado bien de que
puede ser una eximente, se utiliza en muchas ocasiones, pero te diré
algo, tal vez puedas eludir la prisión, solo tal vez, pero aunque así
fuera has cometido el error de gallo de corral y has salido a pecho
descubierto, a cara descubierta, como un machote.

Tal vez lo hallas hecho para
demostrar ante los tuyos, ante tu tribu, que le has echado –cojones–
eso tal vez te suba de grado en la escala cobarde de la banda. Llegados
a este punto te diré que lo seres humanos somos muy inhumanos, pero
todavía hay cosas que nos hierve la sangre –es curioso pero es así–. La
violación de un niño, pegar a una mujer, maltratar a un vagabundo ,
robar a un invidente o reírte de un minusválido. Pero también
afortunadamente, la homofobia y el racismo. No seré yo quien justifique
en este caso la violencia, pero sí puedo entender que haya gente que te
quiera partir la cara, lo que has hecho es muy ruín, es cobarde y es de
ser un mal nacido. Tienes que pagar, y lo vas a pagar, las imágenes han
movido muchas conciencias adormecidas o ciegas y hay muchas
organizaciones que quieren que tu caso tenga un castigo ejemplar, sobre
todo para que sea un aviso a navegantes.

Hoy nos guste o no, somos ya un Gran
Hermano, Orwell, esta más presente que nunca. Hoy hay cámaras de
vigilancia para putas, empleadas de hogar, guarderías, ladrones de
bancos, viajeros de tren, conductores suicidas, o empleados de mano
fácil. También está el barrendero de turno, el taxista que pasa por
allí, la señora mayor de la ventana del tercero que sufre de insomnio,
y el borracho que se tambalea antes de entrar en su portal. El Gran
Hermano hoy es más grande.

“Tienes que pagar, y lo vas a pagar, las imágenes han movido muchas
conciencias adormecidas o ciegas y hay muchas organizaciones que
quieren que tu caso tenga un castigo ejemplar”

Esta tribu a la que tu perteneces,
estos supuestos borrachos de ideologías, son los que en muchas
ocasiones salen con nocturnidad y alevosía a –limpiar España de
escoria, según ellos- son muchas las ocasiones en las que quedan
impunes sus palizas y asesinatos, pero tu borrachera tal vez les haga,
pupa, al menos de momento. Estoy seguro que se sentirán solidarios
contigo y te verán como un héroe, pero somos muchos más los que te
vemos como una basura, sobrios de ideologías.


Como seguro tendrás mucho tiempo para
estar en casa –o al menos te lo recomiendo– y tal vez leas ésto… te
diré algo: Los maltratos y asesinatos a mujeres, a los hijos, el
absentismo laboral por accidentes en el trabajo, muchos accidentes de
circulación, las peleas al filo de navajas a las salidas de las
discotecas etc., tienen su justificación o eximente en el alcohol en
muchos casos, pero nunca tiene que ser una escusa, también la locura
transitoria, la esquizofrenia o el ataque de locura y uno se harta de
justificar lo injustificable. Siempre lo pagan los inocentes y los
sobrios. ¡Y ya esta bien coño, ya esta bien!

Ahhh y por cierto, Sergi, afortudanamente se mear, pero dentro del tiesto.

*Los artículos de Nodo Libre sólo representan el punto devista de su autor. Bottup es una comunidad de centenares de periodistas ciudadanos con su propio criterio, que la Redacción nunca puede coartar.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

3 Comentarios

  1. Anónimo 25/10/2007 en 7:34

    muy bueno, excelente parrafada

  2. Anónimo 25/10/2007 en 4:15

    Buen artículo y buen enfoque. Y a este impresentable lo haría pagar que ya está bien de tanto fantoche suelto!

  3. Anónimo 25/10/2007 en 2:23

    A este tio yo lo exiliaría

Participa con tu comentario