Viernes 28 de marzo de 2014,
Bottup.com

A propósito del periodismo ciudadano

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

ENVIADA ESPECIAL / Nuestra enviada especial se despide de nosotros hablando de periodismo ciudadano, de vocación, veracidad y objetividad

También nos muestra algunas de las instantáneas que tomó en Sierra Leona

Yo, que vivo en otro mundo, nunca me había parado a pensar lo que era el periodismo ciudadano. Yo, que tengo un blog desde hace años, jamás me había dado cuenta de que llevaba tiempo contribuyendo a crearlo. Yo, que soy un desastre absoluto para las etiquetas, no supe de la existencia de tal concepto hasta que, en una insípida tarde de domingo, las casualidades me llevaron hasta Bottup.

Empecé a interesarme por el tema. Y de repente, lo vi claro: aquello era exactamente lo que yo había estado maquinando sin saberlo desde que acabara la carrera de comunicación y me diera de bruces con la realidad de mi profesión. Una profesión en la que verdad y objetividad se diluyen en pro de los intereses políticos y económicos de unos cuantos. Una profesión en la que, por desgracia, muchos periodistas se convierten sin saberlo en mercenarios de la información. Una profesión apasionante que, sin embargo, a menudo te castra las ganas.

Y puestos a que verdad y objetividad se conviertan en conceptos relativos en la pluma de los periodistas profesionales… ¿por qué no relativizarlos en favor de los ciudadanos?

Y puestos a que verdad y objetividad se conviertan en conceptos relativos en la pluma de los periodistas profesionales… ¿por qué no relativizarlos en favor de los ciudadanos? Y eso es exactamente lo que hace el periodismo ciudadano. Dar voz a quienes tradicionalmente han sido sólo oyentes. Dejar que los ciudadanos de a pie, no sólo se expresen libremente, sino también que consulten lo que otros ciudadanos han escrito y, de este modo, democratizar la información en un sentido real, veraz, amplio.

Bottup me dio voz a mí. Dio voz a un reportaje sobre un campo de refugiados de Myanmar que, de otro modo, hubiera estado silenciado. Dio voz a todos esos niños de las minorías étnicas masacradas que no tienen espacio en los medios de comunicación tradicionales. Y como consecuencia de ello, pronto daría voz a más gente. Me fui a Sierra Leona en calidad de Enviada Especial y tuve la oportunidad de poner en la palestra la situación de los seis millones de personas que habitan ese país, así como la gran labor de las organizaciones que luchan por sus derechos.

Espero de corazón que todo ello haya servido para algo. Informar. Sensibilizar. Dar a conocer. Qué sé yo. Para mí ha sido una de las mejores experiencias de toda mi vida. Sin lugar a dudas. Y lo dice alguien que ha tenido la suerte de viajar durante más de tres años por Asia.

Gracias Bottup.

[blockquote]Pincha para aumentar cada una de las imágenes:{webgallery}

{/webgallery}[/blockquote]

[span class=approved]Sigue desde ya el diario de ‘Enviada Especial’ o suscríbete a la aventura de nuestra enviada desde el RSS[/span]


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario