Martes 24 de octubre de 2017,
Bottup.com

Absuelto un alcalde que fue imputado por no tomar medidas contra el ‘botellón’

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

En pleno
debate sobre los problemas de ruido que ocasionan fiestas como los
carnavales, un juez exime de responsabilidad a un alcalde por las
molestias que el botellón causa a los vecinos.


(Servimedia) El alcalde de [[Béjar]] (Salamanca), Alejo Riñones, fue el primer edil que fue
imputado tras una denuncia en la que se le acusaba de no tomar medidas
para impedir la celebración del [[botellón]]. Ahora ha sido absuelto por el
juzgado de la localidad, que ha sobreseído la causa.

En el auto del
Juzgado de Instrucción número 2 de Béjar se justifica el sobreseimiento en el hecho de que “de lo
ocurrido no puede desprenderse en absoluto que el querellado haya
llevado una conducta de total omisión
o inactividad” frente a las
concentraciones de jóvenes en puntos de la ciudad hasta altas horas de
la madrugada, con las consiguientes molestias a los vecinos.

Frente a esta decisión del juzgado de Béjar, la acusación, según su abogado, Agustín Bocos, ha presentado recurso ante la
Audiencia Provincial de Salamanca
, institución en la que tiene
presentada una demanda por el mismo asunto por la vía
contencioso-administrativa, no por la penal, como la sobreseída por el
juzgado de Béjar.

En los argumentos para sobreseer el caso,
se citan reuniones celebradas en la provincia de Salamanca de la Junta
de Seguridad para tomar medidas contra el botellón, el fomento de
actividades alternativas de ocio para la juventud y la existencia de un
servicio de limpieza en la zona. Sin embargo, en su recurso,
la acusación afirma que “tales medidas son patentemente insuficientes e
ineficaces
, como se demuestra por los resultados obtenidos puesto que
las incontroladas concentraciones cada vez son más frecuentes y
numerosas, salvo, obviamente, en la época invernal en que nos
encontramos, atrayendo a jóvenes de otras poblaciones de los
alrededores donde sus autoridades municipales sí adoptan efectivas
medidas de control”. “No compartimos con el juez
que el delito de prevaricación ambiental omisiva requiera una conducta
de total inacción en el imputado, porque resultaría inaplicable en la
práctica y se vaciaría de contenido el precepto penal”, agregan los
querellantes.

“El problema no puede ser meramente aritmético,
sino de fondo: ¿es o no legal permitir concentraciones de jóvenes
sabiendo que se causan daños y molestias a los vecinos, se cometen
delitos, se consume alcohol en la vía pública, se obstaculiza el
tránsito de personas y vehículos y se superan sistemáticamente los
niveles sonoros permitidos?”, explican los demandantes. Éstos, un matrimonio
bejarano que vive en las inmediaciones de donde se celebra el botellón
,
recurrieron a detectives privados para hacer grabaciones de lo que
ocurría y a mediciones científicas del nivel de ruido
que avalaron que
se sobrepasaban los límites legales.

Ahora la decisión está
en manos de la Audiencia Provincial de Salamanca, que debe dirimir
sobre el recurso presentado por la acusación contra el sobreseimiento
del caso decretado por el juzgado de Béjar.

{mos_sb_discuss:3}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Somos periodistas, nuestra función en Bottup es editar profesionalmente todas las noticias que producen los usuarios, publicarlas, difundirlas y atender todas las dudas de los autores y del resto de usuarios.

Participa con tu comentario