Jueves 08 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Sigue sin resolverse el caso de Silvia y el acoso escolar e institucional

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El 22 de mayo de 2009 se publicaba, entre muchos otros medios, una carta denuncia que la titulé ‘Acoso Institucional

El Presidente de la Asociación de Psiquiatría y Psicología Infanto-Juvenil de Andalucía, Dr. Díaz Atienza, expresaba en la introducción a la noticia lo siguiente:

“Hemos recibido esta carta para su publicación. Se ha tomado la decisión de publicarla porque algunos de nuestros asociados conocen la realidad que describe desde cerca. Hay algo muy verídico, indistintamente de las matizaciones que cada ‘parte’ pudiera realizar: es auténticamente cierto que la niña a la que se hace referencia es una víctima con alto riesgo para su salud mental. ¡La Institución debería tomar medidas ya!”

(Joaquín Díaz Atienza, en su día diagnosticó y estudió a mi hija).

En la carta denuncia que se menciona hago referencias a previsiones muy graves como son la no evaluación académica de una niña sometida a un bullying consentido para seguir avanzando en su desarrollo académico y el ocultamiento del acoso escolar por el Sistema Educativo, en este caso el Extremeño; además de las nulas ayudas como corresponde a una menor con un 33% de discapacidad por su TDA (Trastorno por Déficit Atencional). Circunstancias que desgraciadamente se han cumplido al día de hoy (la niña lleva más de 17 meses sin acudir a clase).

Como agravantes, además, está el hecho de que ni siquiera la Fiscalía de Menores, tras denunciar los hechos por dos veces a ellos y al Juzgado de mi localidad, hayan tenido la decencia de evaluar psicológicamente a la menor, como solicité en diciembre de 2008 y posteriormente en junio de 2009; más aún cuando por esa fecha mi hija presentaba un cuadro ansioso-depresivo y el bullying estaba constatado por varios informes psicológicos, incluido alguno de una reconocida Asociación Pro Derechos del Niño.

Tampoco, como denuncio y solicito a la Fiscalía, a la niña se le permitió en su día ni siquiera cambiarla de aula.

A mi hija no se le permitió pasar a ese curso, intentando, sin ser evaluada, que repitiese, a pesar de ser la víctima de ese bullying

Consecuencia de todo ello es que llevo más de 21 meses sin poder trabajar (obligado por atender las necesidades de mi hija a nivel anímico-emocional y académico) y endeudándome cada día más. Mientras a mi hija, tras prematricularse el año pasado en 1º de la E.S.O., finalmente no se le permitió pasar a ese curso (a pesar de que había estado estudiando con mi ayuda en casa) intentando, sin ser evaluada, que repitiese curso, a pesar de ser la víctima de ese bullying e incluso haber declarado (como así lo avala un parte de asistencia médica) deseos de morirse al acudir a Pediatría vía urgencia tras salir, como muchas otras veces, del colegio llorando y con una notable crisis de ansiedad.

Finalmente me he visto obligado a matricularla en un colegio californiano, ya que se me ha estado chantajeando emocionalmente con la posible pérdida de la guardia y custodia de mis hijos.

Manuel Rodríguez González, padre de Silvia.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

5 Comentarios

  1. Vagabundo 13/12/2011 en 8:20

    Gracias anónima, por sus palabras.
    Jamey, al igual que demasioados jóvenes han sido abocados al suicidio, presionados por un colectivo complaciente y cómplice que se acomodó en el silencio cobarde, para no tomar partido por el más indefenso, por la víctima. Hay que denunciar estos terribles casos y divulgar. Es la única manera de concienciar, y de paso poner en evoidencia al acosador/es.
    Un abrazo 🙂

  2. Anónima 08/12/2011 en 12:07

    Hola señor Rodríguez, le acompaño en su indignación y molestia ante el comportamiento de los centros escolares y de las instituciones hacia el acoso escolar. Ningún niño debe tener miedo a ir al colegio, ningún niño merece que se metan con el por como es. Existen diferentes casos pero la justicia solo hace algo cuando la situación es extrema. Este es el caso de Jamey un joven que se suicidó con 14 años por culpa del acoso escolar, nadie nunca ve ni hace nada pero todos lamentan después. Le deseo acierto en sus decisiones y le dedico como amiga mucho amor y suerte a su hija.

  3. Vagabundo 25/03/2010 en 9:34

    Para “curiosidad” del lector se irán publicando en este diario los muchos y diversos artículos relacionados con este ACOSO INSTITUCIONAL EXTREMEÑO.

Participa con tu comentario