Domingo 25 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Las medidas anticrisis llegan a la Ley de Suelo

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / El amañado Monopoly donde los cuatro jugadores hacen trampas a la caja hasta que la quiebran

La frase se me ocurrió el 8 de abril comentando sobre las modificaciones de la Ley del Suelo que anunciaban como medidas anticrisis a aprobar en el Consejo de Ministros del día siguiente. En principio, sólo pensaba en genérico sobre la Ley del Suelo. Un ‘genérico’ que a mediados de los 70 (la que se llamó reforma del asesinado Joaquín Viola Sauret, franquista ex alcalde de Barcelona y Director General de la Administración Local) me creó una serie de graves problemas. E intercalé en el escrito la fianza de 3.000.000 euros decretada a Jaume Matas, exponente y referente la pasada semana de la gran corrupción,  entendiendo que se ha institucionalizado adaptando las leyes a lo que mes a mes, u hora a hora, aparece.

Intento explicarme. Si selectas cúpulas de los dos partidos mayoritarios, y los otros minoritarios ‘separatistas’, han metido mano en la caja de las ‘cajas de ahorros’ recalificando terrenos de poco valor por ‘rústicos’ (o incluso antaño expropiados para RENFE, Ejército, Consorcio de la Zona Franca, y otros) y otorgándose créditos ‘hipotecas’ por un supuesto nuevo valor  por ‘urbanizable o urbano’ (operaciones donde el poco valor rústico se paga con un mínimo porcentaje de esa hipoteca y la mayor parte ‘se reparte’) se decreta que esos terrenos seguirán manteniendo el valor atribuido en el gran y generalizado fraude inmobiliario y santas pascuas.

Los suelos recalificados seguirán siendo urbanos aunque no se construya en tres años

La argucia es simple, si un terreno recalificado tras tres años de no ser construido pasaba de nuevo a rústico, como se prevé que ni ahora ni dentro de bastante tiempo o nunca se construirán todos los afectados por hipotecas, se cambian las reglas del juego y se suspende esa condición; seguirán siendo ‘urbanos’ y por tanto con el mismo valor contable.

Ya puestos, yo añadiría a la ley que si alguna institución no ha completado la ‘recalificación’, o ha embargado suelo rústico, que pida la recalificación a ‘urbano’ y que por ley se le deba otorgar. Valorando a placer y añadiendo los más metros cuadrados de posible construcción ,según las pérdidas o repartos internos que les apetezcan a los dirigentes.

Continúa el reparto de dividendos
Con estas medidas bancos y cajas no deberán amortizar a cargo de sus resultados las cifras producto de la macroestafa. Seguirán repartiendo dividendos unos, los bancos, los menos afectados, y otros, las cajas, declarando beneficios, aumentarán los sueldos a su alta dirección, por ejemplo la Caixa de Catalunya, paradigma del gran atraco al país.

Eso no es una medida anticrisis, eso es maquillar  balances y delitos. Eso no paliará la crisis provocando empleo. Eso es mentirse -no ellos, sino a la ciudadanía- e hipotecar más si cave el futuro. Eso es santificar 15 años de disparatado frade inmobiliario donde los precios, primero de los terrenos, y después de las construcciones, los dictaba el cerrado club y oligopolio de las cajas y bancos, bendecido por el Banco de España sin atenerse a ninguna ley de mercado. Un mercado que hacía años no absorbía ni la mitad de los pisos que se construían, ni siquiera haciendo trampas en las ventas, a menudo a insolventes o irregulares sin nula posibilidad y quizá ni intención de pago.

Es curiosa la coincidencia de un Fernández Ordóñez, Francisco José, legislando o reglamentando por Ministro de Hacienda de finales de los 70 la llamada Ley de Amnistía Fiscal, donde por un pequeño porcentaje se afloraron las fortunas acumuladas o robadas en el Franquismo (entonces las declaraciones de la renta eran un cómic), y otro Fernández Ordóñez, Miguel Ángel, su hermano, Gobernador del Banco de España, santifique lo acumulado, robado y transformado en negro durante los últimos quince años.

Ver en imágenes en el blog La Gran Corrupción la referencia a los Fernández Ordóñez en ‘Heráldica, Guía de Sociedad’ (ed. 1977) y ‘Quién es Quién en España’ (ed. 1988) para entender la clase de Democracia  que nos gobierna, que en cuanto al Banco de España se superó con aquel Mariano Rubio de Felipe González.

Foto CC: HarshLight

Titular y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario