Jueves 24 de abril de 2014,
Bottup.com

Adolescentes dañan un monumento arqueológico y lo cuelgan en Youtube

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El monumento dañado se llama Huaca del Dragón y podría datar del año 800 y haber sido construido por la cultura Sican

Perú.- Jóvenes desconocidos rayan, apedrean y patean a la Huaca del Dragón, conocida también como Huaca Arco Iris, muy próxima a Chan Chan en la provincia de Trujillo.

Las críticas de los internautas peruanos les han llevado a reconocer su error y pedir perdón públicamente en las redes sociales

En el vídeo se escucha al camarógrafo incitar a sus compañeros con “vamos a malograrlo todo… métele un patadón, pegarle… no quieres a tu Perú, ¿verdad?…”, mientras que sus compinches tomaban piedras para arañar los muros de la huaca. Al parecer, son alumnos de secundaria que estaban de viaje de promoción en el mes de noviembre y aprovecharon el descuido del profesor para grabar sus fechorías.

La grabación fue colgada el lunes último por el usuario ‘tilintil0n‘ con el comentario “…un kage de risa… “, y retirada de inmediato cuando ha sido noticia en los principales medios de comunicación peruanos. Otros usuarios del portal han subido varias veces el vergonzoso vídeo para la pronta identificación de los vándalos.

Asimismo, Tilintil0n se ha disculpado en su twitter con el siguiente texto “… solo les digo que fue un acto sin prudencia de mi parte…y solo pido perdón… me siento tan mal por todo lo que acaba de pasar… !!” y asegura que sólo tiene 17 años.

Cabe mencionar, que este patrimonio arqueológico fue restaurado en el año 1963 y su nombre proviene de la iconografía de los bajorrelieves que decoran las paredes con figuras antropomorfas con forma de dragón y de arco iris.

[important color=green title=Vídeo]

[/important]


Subtítulo y destacado

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

1 comentario

  1. Anónimo 09/01/2010 en 21:25

    esos chicos estan locos tienen que espulsarlos porque eso es un atentado contra nuestro patimonio cultural

Participa con tu comentario