Martes 25 de marzo de 2014,
Bottup.com

Adoptar millones de sonrisas

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Arnau, con Jacint, uno de sus padre adoptivos


Abordamos la adopción de niños rechazados por sus padres por tener Síndrome de Down a través de tres parejas que coinciden en una cosa: “Estamos seguros que más que dar, vamos a recibir”. Tres historias de felicidad.

Image
Lucía con sus nuevos padres y hermano

Tener un hijo es una de las decisiones más importantes en la vida de una persona. Una vez tomada, llueven las ilusiones alrededor. Unas ilusiones que en algunos casos pueden verse truncadas cuando al feto se le diagnostica una trisomía en el cromosoma 21. No es el caso de Carlos y Jacint, de María y Fernando ni el de Beatriz y Antonio. Ellos decidieron que su hijo fuera así. Decidieron adoptar un niño o una niña con síndrome de Down. Y cuando los pequeños Arnau, Lucía y Marina llegaron a sus brazos, sus ilusiones se multiplicaron por mil. La culpable, su sonrisa.

Las tres parejas de estas historias insisten en decir que no ven nada especial en ellos mismos, que no son más valientes que cualquier otro padre que decide tener un hijo. Pero lo cierto es que, visto desde fuera, impresiona, asombra. Hacen falta padres como ellos pero para muchos sorprende imaginar el enorme valor humano de querer ‘complicarse la vida’ de esta manera. Pero es que para ellos, no es complicársela, es completarla.

Marina

“Somos muchísimo más felices que antes”, asegura Beatriz, nombre en clave de una mujer de 37 años que ha pedido que utilicemos pseudónimos para referirnos a su familia. “Quiero hacer llegar a la gente lo bonito que es esto, lo feliz que puedes llegar a hacer a una persona, y el futuro que tienen estos niños, pero no quiero hacer publicidad de mi vida”.

Beatriz es auxiliar administrativo y está casada con Antonio, de 38 años, empleado en una empresa. Ahora tienen cuatro hijos. Pablo, Duna y Daniel, de 9, 7 y 6 años concebidos de manera natural, y Marina, de tan sólo 11 meses, adoptada y con síndrome de Down. Marina llegó al hogar de Beatriz y Antonio el 18 de abril de 2008, en la localidad madrileña de Tres Cantos. “Fue muy emocionante”, recuerda Beatriz. “Veníamos de Palencia, de recogerla de su familia de acogida y nos estaban esperando sus abuelos y sus hermanos”.

Beatriz: “Nosotros no creemos que seamos muy valientes, estamos seguros de que más que dar, vamos a recibir”
Carlos: “No nos sentimos unos padres especiales aunque seamos dos hombres y tengamos un niño con síndrome de Down”
María: “No nos preocupó que tuviera síndrome de Down, era la hija que
queríamos, nos preocupaba más si seríamos
unos buenos padres para ella. Nosotros no adoptamos un síndrome de
Down, nosotros adoptamos una niña”

Pablo, Duna y Daniel estudian en un colegio de integración, en el que cada clase hay dos niños con algún tipo de discapacidad, por lo que Marina se encuentra, sin duda, en un ambiente familiar idóneo. “El mejor amigo de mi hijo pequeño es un compañero suyo de clase que tiene síndrome de Down, por lo que están más que acostumbrados desde pequeñitos a tratar con este tipo de personas”, señala Beatriz.

La idea de adoptar a una niña como Marina venía ya de lejos. “Quedó como una idea de cuando éramos novios, y ahora con el tiempo ha surgido, la hemos retomado y estamos encantados”. El proceso fue muy rápido, duró tan sólo 2 meses y 12 días, cuando normalmente, en este tipo de casos, se suele alargar a los 6 o 7 meses. Se informaron del programa ‘Padres que acogen’, de la Fundación Down España y se anotaron en una lista de espera. Poco más de 100 días después ya estaban en Palencia recogiendo a Marina, rechazada por su madre al nacer por no haberle sido diagnosticado el síndrome de Down durante el embarazo.

Marina se encontraba con una familia de acogida, que “la trató maravillosamente”. “Gracias a ellos”, asegura Beatriz, “Marina es una niña muy sonriente y muy sociable”. “Es una de las mejores decisiones de mi vida” dice emocionada, al recordar, cómo les ha cambiado la vida con la llegada de su nueva hija. Más pañales, más papillas, más baberos… como cualquier otro bebé, pero con mucha más atención. Aunque insisten, “nosotros no creemos que seamos muy valientes, estamos seguros de que más que dar, vamos a recibir”.

Y por ello, Beatriz quiere lanzar un mensaje a aquellas madres a las que la naturaleza les destina que su hijo biológico tenga síndrome de Down. “Si no se sienten capaces de tenerlo, yo lo comprendo perfectamente, pero hay que tener presente que hay que respetar la vida del bebé y saber que existen familias que pueden y desean con todas sus fuerzas adoptar”.

Arnau

Carlos y Jacint estuvieron mucho tiempo dándole vueltas al hecho de adoptar un niño. Finalmente tomaron la decisión cuando la ley española permitió que parejas del mismo sexo tuvieran la posibilidad de adoptar niños, tras la publicación en el BOE de la ley del matrimonio homosexual en 2005. (ley 13/2005, del 1 de julio, por la que se modifica el Código Civil en materia de derecho a contraer matrimonio). Aseguran ser el primer matrimonio gay que, conjuntamente, adoptó un hijo en Cataluña.

Ambos trabajan en Sanidad y, tras 6 meses que duró el proceso de idoneidad y otros 7 meses de espera más, recibieron a Arnau, con tan sólo 20 días de vida. De eso hace ya dos años y aseguran, como Beatriz y Antonio, no sentirse unos padres especiales, “aunque seamos dos hombres y tengamos un niño con síndrome de Down”. Simplemente decidieron adoptar un hijo con una discapacidad porque “teníamos la necesidad de ser padres y pensamos también en los niños que más necesitaban tener una familia”.

Incluso se plantean ampliarla: “Más adelante, cuando Arnau sea más autónomo igual le damos un hermanito”. De momento Carlos y Jacint están muy felices con Arnau. El pequeño llegó a su casa después de que fuera abandonado en el hospital por su madre biológica. “Nos tocó la mejor lotería que puede haber”.

Una lotería que ellos eligieron expresamente. Decidieron que aquel boleto de la suerte fuera algo especial. Que tuviera síndrome de Down. Algo que ven incluso mucho más fácil que cuando la discapacidad viene por sorpresa: “El hecho de tener un niño con necesidades especiales es diferente, pero incluso yo creo que es más sencillo que aquellos padres que tienen un hijo pensando que iba a ser un niño sin problemas y resulta que los tiene”.

Dos años después no pueden imaginar la vida sin él. Han construido una pequeña familia en la que el pequeño protagonista es el objetivo de todo tipo de mimos y cariños. Quieren vivir el presente y no les preocupa el futuro, porque saben que ellos siempre estarán ahí, con Arnau. “No debemos afrontar la vida como si fuera una competición, cada niño llegará hasta donde pueda llegar, y lo importante es que llegue, aunque tarde más en conseguirlo”.

El acogimiento y la adopción especial en España

En nuestro país existen cerca de 34.000 niños tutelados por organismos públicos. Casi 16.000 de ellos viven en un régimen de acogimiento familiar, con el consentimiento de los padres biológicos. Unos 3.000, en acogimiento familiar decretado por un juez, pero con la oposición de sus progenitores. Y finalmente alrededor de 15.000 niños que permanecen internados en centros de protección de menores.

En este ámbito trabaja la Fundación Meniños. Se trata de una fundación independiente y sin ánimo de lucro que trabaja para que los niños con dificultades sociales puedan tener una familia que les proporcione seguridad y afecto. Desempeñan su labor, de momento, en Asturias, Galicia y Madrid.

Lourdes Acero Rico, coordinadora de acogimientos de la Fundación, nos habla de la colaboración que mantienen con la Comunidad de Madrid:

¿De qué manera trabaja Meniños con el Instituto del Menor y la Familia de la Comunidad de Madrid?


Cuando existe una detección de riesgo de desamparo o abandono lo detectan las instituciones pertinentes de protección social. Desde aquí se hace una valoración del caso y se deriva bien a una residencia de primera acogida o se abre el expediente en el IMMF. Aquí actúa la comisión de tutela. Después se decide que el niño se quede con su familia, derivarlo a un centro o el acogimiento o adopción por parte de otra familia. Aquí en donde Meniños se coordina con la CAM.

¿Qué pasos o trámites tiene que dar una familia que quiera acoger o adoptar un niño con características especiales?

El proceso consta de tres partes fundamentales.

1- Contactar con el IMMF y después acudir a las reuniones informativas.
2- Formular su ofrecimiento por escrito (motivación para acogimiento o adopción) dirigido a la comisión de tutela del menor.
3- Ésta abre un expediente de aceptación y en este ofrecimiento se tiene que adjuntar:

-Certificado de nacimiento de los solicitantes
-Certificado original del matrimonio si existiera,
-Certificado empadronamiento,
-Declaración de la renta y de los últimos ejercicios económicos,
-Certificado médico de cada solicitante donde acredite que no padece ninguna enfermedad ni cualquier otra circunstancia de salud que dificulte el cuidado del menor,
-Documento que garantice la futura cobertura sanitaria del menor,
-Certificado de antecedentes penales,
-Fotocopia del libro de familia,
-Fotocopia del DNI
-Dos fotografías de carnet de cada solicitante.

4- Después se valoraría a través de una propuesta de idoneidad, de unas entrevistas psicosociales, de un curso de formación y de una visita a domicilio por parte de los técnicos. Éstos finalmente harían la propuesta de idoneidad que debería ser aprobada en el pleno de la comisión de tutela. De ahí pasaría la lista de espera de familias. Meniños se dedica principalmente al acogimiento, con diversos programas:

- Un programa grande de acogimiento permanente de niños con necesidades especiales.
- Otro programa dirigido al acogimiento en familia extensa, por parte de tíos y/o abuelos.
- Acogimiento temporal: menores que por diversas causas se ha decidido que no se queden en sus respectivas casas hasta que no se resuelvan los motivos y dificultades que han provocado esta situación.
- Acogimientos pre-adoptivos: se formalizará por la entidad pública cuando ésta eleve la propuesta de adopción del menor ante la autoridad judicial, siempre que los acogedores reúnan los requisitos para adoptar, hayan sido seleccionados y hayan prestado ante la entidad pública su consentimiento a la adopción. Además, el menor debe encontrarse en situación jurídica para su adopción.

Actualmente Meniños trabaja con un total de 145 niños en acogimiento especial para 104 familias. En acogimiento temporal, colabora con 9 niños con sus respectivas nueve familias. Ya sea para casos de acogimiento o de adopción especial, Lourdes Acero resalta la característica común de todas las familias que deciden compartir sus vidas con uno de estos niños que tanto las necesitan. “Lo que las une es la solidaridad”.

Lucía

María es una auxiliar de clínica malagueña de 50 años. Su marido, Fernando, enfermero de 51. Desde hace 27 tienen a Javier, su hijo mayor. Su otra niña es Lucía, de 6 años, una niña con síndrome de Down, preciosa, de ojos azules, con una mirada de una dulzura extrema. La adoptaron en 2002. Antes de la adopción se plantearon el acogimiento temporal, por la necesidad que tenían de cuidar y educar a otro hijo o hija. Pero apareció Lucía y no lo dudaron, querían tenerla para siempre.

“No nos preocupó que tuviera síndrome de Down, era la hija que queríamos, podía haber tenido otra cosa; nos preocupaba más si seríamos unos buenos padres para ella… Nosotros no adoptamos una síndrome de Down, nosotros adoptamos una niña”. Desde aquel año, su vida ha cambiado por completo y a María se le ilumina la cara recordándolo: “Ella nos da el equilibrio emocional de sentirnos totalmente correspondidos con su amor, su alegría, las ganas que me da para seguir viviendo…ella me llena la vida de ilusiones”.

El hecho de que tenga trisomía en el cromosoma 21, no impide a Lucía ser como cualquier otra niña. Cursa 3º de educación infantil, lo que corresponde a su edad, en un colegio de integración. “Tiene mucha vida social, andamos siempre de cumpleaños”, afirma riendo María. E insiste. “Va dos días a atención temprana, lo único que para otros lo llaman apoyo escolar; ella hace una hora de musicoterapia mientras que a otros por el mismo hecho lo llaman ir a bailar, entonces, de sus actividades, lo único que cambia es el nombre”. Y como cualquier niña, hace que sus padres estén locos por ella.

“Yo no podría vivir sin ella”, asegura su padre Fernando. ¿Y su discapacidad, no le supone un problema para su desarrollo social? “No es un problema tener síndrome de Down, el problema es la sociedad en la que le ha tocado vivir, basada en el éxito y en el triunfo”. Y por ello, lanza un mensaje a todas aquellas familias que se vean en el dilema de seguir adelante con el embarazo de un niño con este tipo de necesidades especiales. “No tiene que ser el miedo o la discapacidad en sí lo que corte a los padres. Luego verán que no se equivocan. Hay muchos niños que serían muy felices teniendo una familia y muchas familias que serían muy felices con estos niños”.

Información práctica:

FUNDACIÓN DOWN ESPAÑA PROYECTO “PADRES QUE ACOGEN”. Teléfono: 91 716 07 10. E-mail: pqacogen@sindromedown.net

INSTITUTO MADRILEÑO DEL MENOR Y LA FAMILIA (Sólo para la Comunidad de Madrid; para el resto de comunidades contactar con sus respectivas conserjerías de asuntos sociales y familia). C/ Gran Vía 14, 28013 Madrid. Teléfono: 902 02 44 99. Horario: de lunes a viernes, de 9 a 14h. E-mail: acogimientos.familiares@madrid.org; Web: www.madrid.org

MENIÑOS FUNDACIÓN PARA LA INFANCIA Sede central en A Coruña: Avda de Cádiz, 2º Edif. A Milagrosa 15008 A Coruña. Teléfono: 981 269 955 Fax: 981 526 003 Delegación de Pontevedra: -Avda. Fragoso, 48, Int, 2 Baixo 36210 Vigo Teléfono: 986 540 436 Fax: 986 247 759 – c/ Sor Lucía, 2 3º 36002 Pontevedra Teléfono: 986 850 156 Delegación de Ourense: c/ Progreso 5, Oficina 6 32005 Teléfono: 988 23 40 74 Fax: 988 269 928. Delegación de Lugo: Avda. da Coruña, 1º 27003, Lugo Teléfono: 982 254 325 Fax: 982 221 662 Delegación de Madrid: c/Santa Engracia, 54 1º 28010, Madrid Teléfono: 91 398 04 65 Fax: 91 398 04 66 E-mail:meninos.madrid@meninos.org Web: www.meninos.org Delegación de Asturias: c/ Los Avellanos, 5, 3º B 33002 Oviedo. Teléfono: 985 208 124. Fax: 985 209 029 Fundación Meniños: Teléfono: 902 22 07 07 E-mail: comunicación@meninos.org

Fotos: Fundación Down

Esta noticia concursa en el I Premio  Periodista Ciudadano en la categoría de:  Sociedad y ciudadanía

Image


Image

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

7 Comentarios

  1. Maribel.portillo 06/01/2013 en 14:02

    Hola. Soy madre de un hermoso nino con sindrome….de 3 anos de edad..sellama ali……….es mi Regalo de dios……lo amo…..el es. Mi todo….soy. feliz por tenerlo.con migo…….y mi deceo es. Adoptar un nino con sindrome de dawn. …para. amarlo igual….

  2. sandra patricia lopez garzon 02/05/2012 en 12:40

    hola.
    mi nombre es sandra lopez , tengo 25 años, tengo una hija de 5 añitos a la q amo con toda mi alma pero me encantaria adoptar una bebita con sindrome de down me paresen hermosos y me duele pensar como hay personas capaz de regalar un bebe asi si nos necesitan tanto por favor quiero mas imformacin me interesa muchisimo yo quiero una bebe le agradezco me colaboren vivo en colombia gracias.

  3. Anónimo 07/10/2011 en 20:54

    Nosotros somos una familia chilena que hemos tenido la fortuna de acoger una hermosa nina con necesidades especiales y ha llenado nuestro hogar de alegria y dicha y a su ves darnos la posibilidad de entrar en un “mundo” maravilloso ella tiene 7 anitos y esta hace 3 con nosotros, he tenido mucho la inquitud de acoger un nino(a) con sindrome de Dawn, me podrian decir si hay un centro de acogida aqui en chile, muchas gracias.

  4. Anónimo 16/03/2011 en 15:24

    Hola,

    soy panamena y mi esposo y yo estamos interezados en adoctar un niño/a con sindrome de Down. en nuestro pais no hay una situacion como esta que te permite adoptarlos. nosotros tenemos una familia con dos hijos y queremos brinar nuestro apoyo y amor a un niño con capacidades especiales. Si por favor nos pueden ayudar

  5. Anónimo 05/04/2009 en 1:38

    MARINA
    HOLA A TODOS, POR SUERTE SOY LA HIJA MENOR DE LA FAMILIA DE ACOGIDA DE MARINA, SOLO QUIERO REITERAR TODO LO QUE HA DICHO BEATRIZ, RECIBES MÁS QUE DAS. CUANDO MARINA LLEGÓ A NUESTRAS VIDAS FUE UN CAMBIO ENORME PERO PARA MEJOR, INUNDÓ NUESTRA CASA DE ALEGRÍA.
    SIEMPRE HEMOS PENSADO QUE ES UNA NIÑA CON ESTRELLA, Y LO SIGO PENSANDO.
    GRACIAS A BEATRIZ Y A SU FAMILIA, MARINA TIENE UN GRAN FUTURO POR DELANTE, CON MUCHAS OPORTUNIDADES Y CON UNA FAMILIA QUE LA ADORA. ¿QUÉ MÁS SE PUEDE PEDIR?
    UNA FAMILIA QUE ES PLENAMENTE FELIZ GRACIAS A ESTA NIÑA Y UNA NIÑA QUE NECESITABA UNA FAMILIA.
    ÓJALA QUE MUCHA MÁS GENTE SE ANIME, PORQUE ES UNA GRAN EXPERIENCIA.
    UN SALUDO PARA TODOS ESPECIALMENTE PARA LOS CUATRO PEKES DE LA CASA

  6. Anónimo 16/06/2008 en 1:11

    Una noticia, bueno no… unas historias emocionantes, una palabras fuertes y la prueba de que el mundo cuenta con personas con humildad, generosidad y fuerza.

    Enhorabuena Eduardo, tienes una manera de escribir que nos permite, durante la lectura de tu articulo, ser más optimista y sobre todo compartir historias con gente que lo merece.

    Muchas gracias

  7. olgah 13/06/2008 en 3:29

    muy buena la noticia y muy completa la información. Felicidades por el artículo

Participa con tu comentario