Sábado 03 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Agravamiento de la crisis económica mundial

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Aunque la salida de la crisis comienza a vislumbrarse, encuentran numerosas piedras en su camino: déficit público y deuda externa entre las principales

Rebaja de la calificación de EEUU

Según publica Deia, “la agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s ha revisado a la baja la perspectiva de la nota «AAA» de la deuda de EE.UU., que pasa a ser “negativa” desde “estable” ante las dimensiones del déficit presupuestario y el creciente endeudamiento del país en relación al resto de emisores soberanos con la máxima nota crediticia y el riesgo de que los legisladores no alcancen un acuerdo sobre cómo hacer frente a estos desequilibrios antes de 2013″.

La Agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s revisa a la baja la triple A de Estados Unidos, basándose en su déficit presupuestario y deuda externa

EEUU tiene una abultada deuda, que podría llegar al 110% en 2016 según el FMI y desde su punto de vista, tanto Moody’s como S&P tienen un límite a la hora de mantener la máxima calificación para la deuda de un país y es que los costes de financiación no superen el 18% de los ingresos fiscales totales del país. “En estos momentos, este porcentaje está entre el 12 y 13% en EEUU, pero con una subida de tipos de interés más que probable en el 2011, podría dispararse hasta el 18 por 100%”, aseguró Patrick Legrand, director de inversiones de Societe Generale.

Según diarioprogresista.es, “de este modo, la agencia contempla un escenario base de crecimiento del 3% anual que permitiría reducir gradualmente el déficit hasta ligeramente por encima del 6% en 2013, lo que situaría la deuda pública en el 84% del PIB en ese mismo año. El endeudamiento de Estados Unidos tiene un límite, establecido por el Congreso, de 14,3 billones de dólares y ya desde principios de año se esperaba que el Gobierno llegase a ese límite en el primer trimestre.

Empeoramiento de los datos maroeconómicos en EEUU

El Departamento del Trabajo de Estados Unidos dijo que las solicitudes iniciales de prestaciones por desempleo aumentaron en abril para ubicarse nuevamente por encima de las 400.000 solicitudes, por lo que, de seguir esta tendencia, 2011 podría finalizar, según los analistas, en tasas cercanas al 9,5 %, aunado con unos previsibles incrementos del déficit público hasta los 1,6 billones de dólares. En el primer trimestre de 2011 la deuda externa habría llegado hasta los 14,3 billones de dólares (el 90% del PIB), una cifra histórica sobrepasada sólo durante la 2ª Guerra Mundial.

Además, como consecuencia del seguro descenso de los ingresos de los Estados federados (déficit de 1,3 mil millones de dólares para el ejercicio 2011-2012) y del bestial incremento de las prestaciones de desempleo (8 millones de parados sin cobertura de desempleo), no sería descartable en varios estados la aparición de agujeros financieros, siendo paradigmas la tasas

El coste de financiación de la deuda de Estados Unidos es del 12%, aunque la sufida de los tipos de interés podría situarlo en el 18%

de déficit en Nevada (45′2%), en Illinois (44′9%), Nueva Jersey (37′4%), Texas (31′5%) y en California (29′3%), siendo la media de un déficit del 20%. El hecho de que en los próximos 12 mese debería refinanciarse más del 40% de la deuda federal podría provocar la declaración de bancarrota de los organismos federales y la progresiva desaparición de las clases medias.

En consecuencia, asistiríamos a una severa agudización de la fractura social del país, que obligaría a amplias capas de la población a depender de los subsidios sociales. El programa de Cupones para Desempleados estaría alcanzando cifras récord con 36,5 millones de personas inscritas en comparación a los 29,4 millones que reciban esta ayuda mensual en 2008, lo que unido a la drástica reducción de los subsidios sociales, al renacer de sentimientos xenófobos en los Estados sureños y las soflamas incendiarias de líderes religiosos como Jeremías Wright, podrían terminar por reeditar los violentos disturbios raciales del verano de 1963.

Reestructuración de la deuda en Grecia e Irlanda

Como publica el economista: “La deuda pública griega supera ya los 340.000 millones de euros y agrava la situación económica del país, con un déficit del 10,3% de su Producto Interior Bruto (PIB) en 2010. Según medios de comunicación griegos, Atenas consultará a la Unión Europea (UE) y al Fondo Monetario Internacional (FMI), que vigilan la puesta en práctica de un plan de austeridad con vistas a tal reestructuración”, existiendo el temor de que podría incumplir sus pagos.

A ello se uniría la escalada brutal de la prima de riesgo de los bonos españoles (230 puntos) debido al euroescepticismo finlandés, las dudas sobre Grecia y el reciente rescate a Portugal, todo lo cual tiene como efectos colaterales subidas generalizadas en las rentabilidades exigidas a la deuda de los periféricos. El diferencial de los bonos españoles a diez años con respecto a sus homólogos alemanes se sitúa en los 230 puntos básicos, con una subida en una semana del 13%).

Final del rally alcista de las Bolsas

En Europa la deuda pública también es una preocupación que depende de las previstas subidas de tipos de interés por el BCE

La euforia de Wall Strett a mediados de 2010 (y por extrapolación del resto de bolsas mundiales) tras los resultados de los llamados “test de estrés” de las entidades financieras llevadas a cabo por la Administración USA y el goteo de datos económicos negativos inferiores a las más pesimistas previsiones, habrían ayudado a la sobreponderación de los brotes verdes de la economía (aumento del 3% del PIB de EEUU para 2010 y notable mejora de resultados de la Banca y Wall Strett), alcanzándose índices bursátiles propios del 2008.

La burbuja actual sería hija de esa euforia de Wall Strett (y por extrapolación del resto de bolsas mundiales) tras los resultados de los llamados “test de estrés” de las entidades financieras llevadas a cabo por la Administración USA; de la llegada de pequeños y medianos inversores tras el estallido de la burbuja inmobiliaria y de la bajada espectacular de los rendimientos de Fondos de Inversión y Renta fija y en especial del regreso a los parqués de los brokers especulativos a la caza de gangas virtuales tras el hundimiento del precio del petróleo y las commodities agrícolas en el Bieno 2008-2010.

Además, la anunciada subida de tipos de interés por parte de la FED y BCE en 2011 tendría un inmediato impacto en hipotecas y préstamos bancarios, con la consiguiente asfixia económica de amplias capas sociales y un dramático aumento de la morosidad y los embargos de viviendas y locales comerciales lo que unido al repunte de los precios del crudo podría dar lugar a episodios de estanflación (el Índice de Precios al Consumo (IPC) de Estados Unidos subió en tasa interanual el 2,7%, rememorando datos de diciembre de 2009).


Subtítulo, destacados y enlaces

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario