Miércoles 07 de mayo de 2014,
Bottup.com

Agromán-Ferrovial, Constructora Pirenaica S.A. Copisa y el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Buena semana la pasada para atar cabos del ‘oasis catalán’ convertido en cloaca

Añadiendo a ‘Barcelona, 30 años de corrupción’, si COPISA aparece denunciada el lunes 26 junto con los componentes de la extraña Fundació Catalunya i Territori (mi escrito del 28 de julio), en El Confidencial nos cuentan que entre los papeles de Félix Millet se encuentra una carta dirigida el 8 de septiembre de 1999 a Carles Torrent, entonces responsable de finanzas de CDC:

“El motivo de estas líneas es solicitar tu ayuda para que se adjudique alguna obra a Agromán (Ferrovial), ya que estamos muy retrasados y comienzo a tener problemas”, inicia la epístola Millet. En realidad, en esta carta hace referencia a la construcción de una depuradora de aguas residuales en la localidad gerundense de L’Escala que nunca se otorgó a dicha compañía. Este modo de proceder es similar al de los implicados en el ‘caso Pretoria’, que amañaban los concursos públicos para adjudicar obras a las empresas que les interesaban, como Proinosa o Limasa”.

Esas compraventas entre grandes constructoras y bancos nunca se sabe si son una real compraventa o un traslado de créditos y activos valorados según conveniencia

En cuanto a Ferrovial, la Oficina Antifraude dictaminará ‘soborno pasivo impropio’ citando además los abusivos sueldos de Félix Millet, Jordi Montull o Rosa Garicano, esposa de Javier Ribó, el hombre en Cataluña de Ferrovial. Como decía, definir como ‘soborno y sueldos’ los delitos descritos es impropio, son más graves y extensos. Y que todos gocen de vacaciones en sus magníficas fincas también forma parte de la ‘Gran Corrupción’.

El profundo conocedor de las obras públicas, Millet, utiliza el nombre Agromán, y no Ferrovial, con la que se fusionó por entonces. Y digo fusionado, porque esas compraventas entre grandes constructoras y bancos nunca se sabe si son una real compraventa o un traslado de créditos y activos valorados según conveniencia. Banesto, ya del Grupo Banco de Santander tras el fiasco Mario Conde, vende su constructora Agromán a Ferrovial (Ferrovial-Agromán), y Ferrovial venderá a precios burbuja su sección inmobiliaria en marzo de 2007 a Habitat Inmobiliaria, otra de las ‘quiebras técnicas’ que no pagará jamás a los bancos esa operación de unos miles de millones de euros. Colonial, Reyal Urbis y Metrovacesa renegocian hasta 17.000 millones de euros de deuda, según ‘Expansión’ del 8 de enero de 2010.

Lo anterior y siguiente son pequeñas muestras. Los cuatro grandes jugadores del Monopoly nacional, que si hace 37 años Constructora Pirenaica S.A. COPISA, entonces FECSA-Banco Central, construían unas naves en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona que aparecieron en su balance por diez veces su valor, otras de sus naves, valoradas por igual, las construyó la Agromán de Banesto. Banesto-Banco Garriga Nogués-Javier de la Rosa y en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, el padre Antonio de la Rosa. Ver en imágenes del blog La gran corrupción valoración de las naves. Valoraciones que los técnicos inmobiliarios Narcís Serra y Pascual Maragall dieron por buenas y hasta publicaron en una justificación del destino de los 10.000 millones de pesetas desaparecidos.

Nos resta por saber en los actuales casos Pretoria, Hacienda, Palau de la Música, quien decide no solo el 4% de reparto a los políticos, sino el precio de las obras u opas, y quizá en las cúpulas de esos cuatro o cinco grupos encontraremos quién amañaba esos precios burbuja en que las viviendas, cuantas más sobraban en el mercado, más valían. Y si el reparto en negro a políticos o partidos abarca varios delitos, amañar el precio de las cosas, y por ende las cuentas de resultados y balances, entra también en el Código Penal, y si ese delito ha conducido a la quiebra del país debería aparecer por los juzgados, y así pondríamos nombre y cara a los reales autores del estropicio español.

Continuará…


Destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario