Sábado 03 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Al 15-M no lo para ni el verano

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Varias personas forman una lema gigante uniendo sus pancartas ayer en Madrid

Las marchas procedentes de toda España fueron recibidas multitudinariamente el sábado y ayer se unieron a decenas de miles de madrileños para gritar: “No es la crisis, es el sistema”

Hoy continúan las actividades y las asambleas en el I Foro Social 15-M

Incluye galería de fotos y vídeo

Ayer domingo 24 de julio, los ciudadanos de toda condición que, de una manera u otra, se sienten identificados con el difuso pero permeable del 15-M, volvieron a demostrar que se equivocan (otra vez más) aquellos que se empeñan en enterrar el movimiento. Pese a que no hay datos ni oficiales ni de la organización, este periodista calcula una asistencia todavía mayor a la registrada en la manifestación del 19 de junio, la más multitudinaria del conjunto de protestas que se vienen celebrando desde que el pasado 15 de mayo prendera la mecha con la primera convocatoria de ‘¡Democracia Real Ya!’.

Lo más coreado: “De norte a sur, de este a oeste, la lucha sigue cueste lo que cueste”

En total, más de 100.000 personas abarrotaron las calles del centro de Madrid bajo el lema “No es la crisis, es el sistema”, desde la glorieta del Emperador Carlos V (Atocha) hasta la Puerta del Sol, pasando por Neptuno, Cibeles y desdoblándose el río humano en la bifurcación de Alcalá con Gran Vía. Este gráfico de Elpais.com lo muestra fielmente. Pese a que el recorrido original estaba previsto sólo por la primera vía, parte de los manifestantes, portando pancartas en todos los idiomas oficiales de España, optaron por dividirse ante la enorme densidad de la marcha, en una calurosa tarde de julio que no impidió que Sol se viera abarrotar hasta reventar con flujos de manifestantes llegando desde Alcalá, Montera y Preciados (los que fueron por Gran Vía torcieron en en la Red de San Luis y en Callao).

Fue, en julio y pleno puente, la marcha única más multitudinaria del 15M: más de 100.000 personas solo en Madrid

La marcha transcurrió pacífica, festiva y enormemente reinvindicativa. Miles de pancartas de todo tipo y con lemas a cada cual más ingenioso (marca ya de la casa) se alzaban sobre las decenas de miles de cabezas de jóvenes, adultos, mayores y niños. Como es también habitual, vimos desde la señora jubilada al joven punk con cadenas. Del olor de porro al de Channel nº5. Todos gritando las mismas frases, como si tratasen de meterlas a presión en los oídos de aquellos que parecen no querer escucharles ni verles más allá de como una representación folclórico-social de la crisis: “No nos representan”, “Botín a la cárcel”, “15M, 1- Corrupción, 0” (en referencia a la reciente dimisión de Francisco Camps). Pero sin duda, la estrella de ayer fue: “De norte a sur, de este a oeste, la lucha sigue cueste lo que cueste”.

Ayer, a unos 600 de los miles y miles de manifestantes les habrá costado con toda seguridad unos buenos callos en los pies. Es el número de personas que llegaron el viernes y el sábado tras haber salido a finales de junio de sus respectivas ciudades y haber llegado a la capital por alguna de las siete rutas principales. A los demás les costó unas buenas gotas de sudor y algo de salud en la garganta. A muchos otros dormir en tiendas o la intemperie. A otros, como a los ciudadanos de Palma, les costó hace unas semanas una buena dosis de porra de la policía. como a los de Granada, Barcelona y tantas otras ciudades. A otros tantos, tiempo para estar presentes a horas intempestivas para frenar deshaucios (ya han salvado de la calle a más de 63 familias, y ahora estudian nuevas fórmulas distribuidas para escalar estas cifras exponencialmente). Ese, el de los deshaucios, es uno de los muchos temas que hoy se trabaja y debate en profundidad en el I Foro Social 15-M, que se celebra durante todo el día en el Retiro de Madrid.

Ahora, la pregunta es, ¿cuánto tiempo les costará a los políticos comprender realmente lo que significa que Madrid viva en pleno puente de Santiago, en julio, una de las manifestaciones más numerosas de su historia reciente, y que ésta sea contra su forma de gestionar el poder? Tienen tiempo hasta la siguiente, que promete fulminar de nuevo cualquier record de aopoyo y asistencia: el 15 de octubre. El sol no ha derritido al 15-M

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Periodista y emprendedor social. Co-fundador de Bottup.

Participa con tu comentario