Lunes 05 de mayo de 2014,
Bottup.com

Alarma por el rumor de un terremoto en Bogotá

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Edificios, empresas y colegios fueron desalojados y las líneas de emergencia colapsaron, por el rumor de que un seísmo iba a tener lugar en la ciudad

Image
Anuncio en la web del Instituto Colombiano de Geología y Minería

(Bogotá , Colombia) Parte de la ciudad vivió un caos la tarde del martes, cuando se extendió el rumor de que se presentaría un terremoto. Mensajes vía correo electrónico y teléfonos móviles alertaban a familiares y amigos de lo que parecía inminente.  Decenas de edificaciones fueron desalojadas, incluida la Universidad Nacional de Colombia, uno de los principales claustros universitarios del país, y el Hospital Militar.

La ciencia no está tan adelantada como para predecir la ocurrencia de
un terremoto, realidad que quizá conocen los autores de este rumor, que
como sucede siempre en estos casos corre como una peste

Ante este suceso, los medios de comunicación debieron enviar llamamientos a la calma de los habitantes de la ciudad, Ingeominas debió emitir un comunicado de prensa en el que explica que esta clase de catástrofes no se pueden conocer con anticipación y mucho menos con hora exacta, como estaba sucediendo en Bogotá, donde en algunos mensajes de Internet se decía que “…en 40 minutos…”.

La ciencia no está tan adelantada como para predecir la ocurrencia de un terremoto, realidad que quizá conocen los autores de este rumor, que como sucede siempre en estos casos corre como una peste.

El cercano terremoto en Perú y la agresiva campaña que viene desarrollando la alcaldía del Distrito Capital para capacitar a las personas ante la eventualidad de una catástrofe hicieron que este rumor se convirtiera en pánico.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

11 Comentarios

  1. Anónimo 21/01/2010 en 21:29

    Si seria la ciencia capaz de descubrir un modo de adelantarse uno a una catastrofe.
    En el caso de que sea asi seria bueno que todos los ciudadanos colombianos estemos en condisicones iguales a las personas de mayor estatus.

    gracias

  2. Anónimo 12/09/2007 en 9:04

    no entienmdo nada

  3. Anónimo 12/09/2007 en 9:04

    no entienmdo nada

  4. Anónimo 12/09/2007 en 9:04

    no entienmdo nada

  5. Anónimo 12/09/2007 en 9:04

    no entienmdo nada

  6. Anónimo 11/09/2007 en 18:53

    la gente inventa y nunca se predice un sismo si lo predecimos yo creo que mas de uno en bogota se muere antes de que pase la persona que invento ese rumor no tenia oficio queria que la justisia lo atrapara por mentiroso auque yo tenga 12 años le doy gracias a Dios que nos proteja y señor perdona aquel señor que no sabe lo que hace

  7. Anónimo 01/09/2007 en 11:42

    Muy instructiva e interesante narración, Ricardo. Estoy seguro que a los lectores les habrá parecido igual. Muchas gracias!

  8. Anónimo 01/09/2007 en 10:35

    Como no encuentro los apuntes y un pequeño libro que recoge las peripecias de aquellos días paso a recordar aunque sea poco.

    En aquellos días de febrero, una noche, a las tres de la madrugada, desperté ante un fuerte temblor, tal vez más de lo usual, y fui hasta el cuarto de mis hijas a ver si se habían despertado. Las paredes del pasillo te golpeaban los hombros y no es que fueras serpenteando, era la casa la que basculaba y tú, miserable inercia comparada con la de la casa no significa nada. Se ´repetía varias veces así que nos vestimos un poco y salimos a la calle donde ya estaban algunos vecinos y se corría la voz de que había sido en El Salvador el terremoto.

    Unos cuantos temblores fuertes y vuelta unos a la cama y otros a charlar en la calle o dormitar en los coches. A las seis de la mañana empezaron las noticias por la radio a explicar un poco las cosas y que el terremoto había afectado también a las casas de la Capital, y en el medio rural había sido peor. Cogí la moto y llegué al Ayuntamiento donde el Alcalde me dijo muy serio que tenía muy malas noticias pues en el casco de la ciudad la densidad es mayor cuanto menor la calidad la mayoría de las veces salvo en construcciones con menos de diez o quince años. Mira, me dijo, ahora no hay Urbanismo; tu has construído mucho y ahora vas a tener que destruir. Puedes ser el jefe de los bomberos que acaban de llegar al aeropuerto desde Honduras o dedicarte a controlar las listas de fallecidos in situ.

    No había duda y sin querer fui jefe de bomberos durante quince días terribles de siete a siete todos los días el sueño infantil hecho amarga realidad. Cuando subí a las cúpulas de la catedral y vi las fracturas circulares perfectas y que por su espesor no se habían venido abajo al funcionar como claves me temblaban hasta las orejas (¡Qué trago de coñac me eché cuando salí en el hotel al lado de la Plaza del Centenario: catedral, Palcio, etc.!). Siempre lo mismo visitar la obra y si amenazaba ruina disponer los puntos de tensión y vehículos de traccióna tirar al suelo la construcción; casas, iglesias pequeñas (evangélicas o de cualquier confesión) tapias y alguna que otra construcción en muy mal estado que además interfería con algún importante proyecto urbano que yo mismo había diseñado.

    Aprendí más resistencia de materiales que en los seis años de carrera y también de ciencias sociales pues se exponían a la vista, fachadas en el suelo, miserables cuartuchos donde vivía la gente. Serias construcciones como el seminario, de hormigón y hierro con unos empalmes de viga columna fuera de especificación a pesar de lo cual costó bastante tirar.

    No voy a cansaros más, sól un par de anédotas. La primera un gringo que había venido de USA a prestar ayuda, mormón, que se sentó a fumar un cigarrillo; al tartar de encenderlo se le cayó entre los escombros el mechero y al buscar a ciegas con su mano en el agujero… una mano atenazó la suya y pudieron salvara aquel hombre aunque al gringo le hospitalizaron del susto.

    La última es que pasados ese mes en plan destroyer llegó una comisión japonesa experta en terremotos y me pusieron de ayudante con ellos mientras mis subordinados seguían con sus listas. Pusimos medidores especiales en sitios estratégicos y se dieron las instrucciones de control a quienes vivían cerca y podían hacerlo. Millones de fotos, aún no había mucho vídeo, análisis y reuniones en medio francés o inglés; podéis imaginaros lo poco que me sirvió la experiencia aunque a ellos sí por los gestos y cantidad de grabaciones que hicieron. Visitando una casa, se quedaron pasmados, en la sala estaba un refrigerador años setenta, precioso, algo movido de la pared y seccionado un poco en diagonal como si un samurai lo hubiera partido en dos de arriba a abajo. No pudieron explicarlo, claro.

    Todo esto era hace casi cuarenta años y la investigación y recursos han avanzado mucho, tanto como para casi asegurar la proximidad de un terremoto, si alguno de los tipos de ondas de la gran variedad de terremotos que hay, presenta unas secuencias detrminadas y repitiéndose con cierto patrón que ha determinado la observación continuada. Lo mismo que os contaba de las hormigas de mi jardín o de los animales de granja chinos. Creo que nada se puedde asegurar al cien por cien.

    La mortandad no se debe a la fuerza de los terremotos, ni una grieta en nuestras casas, sino en la pobre construcción de quienes son pobres porque en esos países donde no existe la clase media hay más trincones que aquí. Seguid con salud y recordad que el terremoto que llegó a Madrid era un punto y medio menos que el de Guate; así que nada de miedo.

  9. Anónimo 30/08/2007 en 11:14

    Gracias Pau: cuando recopile algunos datos los enviaré con gusto. que no siempre la ciencia es exacta, no hay más que ver como pasa la corriente a través de un aislante como en los cepillos eléctricos; pura tecnología no sé si ‘difusa’ o pura física cuántica. Saludos

    Gracias; ya dsitingo mejor los números

  10. Anónimo 30/08/2007 en 10:39

    Interesante comentario, Ricardo. ¿Podrías extenderte más en esa historia? Creo que puede resultar muy interesante a los lectores. Gracias :-)

  11. Anónimo 29/08/2007 en 12:36

    Al parecer empieza a haber algunos datos, recuerdo un documental que no puedo precisar, sobre los diferentes tipos de ondas que se producen en los lugares que por su frecuencia de terremotos se supone que poseen los aparatos necesarios para detectar aquéllas.

    También los chinos en el área rural pueden preveer con cierta eficacia la proximidad de terremotos por la observacion de ciertas especies animales.

    Mi única experiencia fue en el terremoto de Guatemala, años setenta, donde murieron más de cuarenta mil personas debido a la pésima construcción sobre todo rural. La víspera, en el jardín de mi casa desaparecieron los zompopos, especie de hormigas, que convivían con la familia y nuestro pastor alemán que dormía en la cocina se negó a entrar en casa y ese día durmió fuera. El terremoto fue a las tres de la mañana.

Participa con tu comentario