Domingo 23 de julio de 2017,
Bottup.com

Alimentar a los coches o alimentar a las personas

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Reportaje

Image

ImageLos biocombustibles surgen, en principio, como alternativa ecológica, sostenible y no contaminante al petróleo. Como la gran solución al cambio climático… pero ¿es así realmente?

Quiero ser una tortilla

{youtube}qEku1R2w2MY{/youtube}

Corto de animación en 3-D de Veterinarios Sin Fronteras que muestra cómo los agrocombustibles compiten con la alimentación. De hecho, 75 de cada 100 personas que pasan hambre son productores de alimentos.
Los productores (EE UU, Brasil, Europa) ven en la producción de
biocombustibles una oportunidad de desarrollo y una solución al cambio
climático. La FAO
y otros organismos internacionales alertan del aumento del precio de
los alimentos y del peligro de desforestación para crear nuevos campos
de cultivos. Los biocombustibles, ¿solución o amenaza?

Algunos estudios apuntan a que no habría terreno cultivable suficiente.
Por ejemplo, en EEUU toda la superficie cultivada de maíz actual sólo
podría cubrir el 12 por ciento del consumo de gasolina estadounidense

Los biocombustibles son carburantes que derivan de la biomasa (vegetales o deshechos metabólicos) y pueden ser de dos tipos: bioetanol, un alcohol de origen vegetal que se fabrica a partir de materias ricas en azúcares o en almidón como, por ejemplo, la remolacha, la caña de azúcar o los cereales.

Dadas sus propiedades químicas puede sustituir o mezclarse con gasolinas de origen fósil. Sus principales productores y consumidores son Brasil y EEUU. El otro ecocombustible es el biodiesel, que se obtiene a partir de materias primas renovables, plantas oleaginosas (soja, colza, girasol, palma…) o aceites vegetales usados.

¿Habrá que elegir entre los coches o las personas? Parece que
sí. Desde hace dos años los precios de los alimentos han ido
aumentando, alcanzando un incremento del 80%. Subida que afecta con más
dureza a los países en vías de desarrollo

Ésta es la apuesta de Europa, cuyo principal productor es Alemania (63% de la producción). Las ventaja es que su impacto medioambiental es menor (elimina emisiones de CO2) que el de los combustibles fósiles.

Son renovables, a diferencia del petróleo, que es un recurso limitado. Aunque las verdaderas razones irían más bien por buscar formas de energía no dependientes del petróleo y lograr una autonomía de los actuales productores, por otro lado, “enemigos” políticos de occidente (Venezuela, países árabes).También estarían interesados en el desarrollo de los biocombustibles las industrias automovilística y la de cultivos transgénicos.

La primera busca mantener la venta de coches y dar una imagen ‘ecológica’ del automóvil. La segunda buscaría dar salida a su stock de alimentos transgénicos, rechazados por el consumidor. ¿Inconvenientes?: Algunos estudios apuntan a que no habría terreno cultivable suficiente.

Por ejemplo, en EEUU toda la superficie cultivada de maíz actual sólo podría cubrir el 12 por ciento del consumo de gasolina estadounidense. Investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología del Medio Ambiente de la Universidad de Barcelona explican que el uso de biocombustibles tiene un impacto negativo económico, social y medioambiental. Veterinarios sin Fronteras denuncian que la producción conlleva un consumo de energía mayor que el que se genera.

Aunque sobre el tema de la producción hay cierta controversia, si se tiene en cuenta que los cultivos destinados a combustibles deben ser masivos para ser rentables, requieren energía fósil, pesticidas, alto uso de fertilizantes, agua… finalmente, el balance energético se inclina hacia el lado negativo. La supuesta independencia del petróleo no es tal, ya que se necesita para la producción, riego, transporte… 

Las consecuencias: La demanda de biocombustibles va en aumento. Si se necesitan más campos de cultivos o estos se desvían para el consumo de los automóviles, ¿qué pasa con los alimentos? ¿Habrá que elegir entre los coches o las personas? Parece que sí. Desde hace dos años los precios de los alimentos han ido aumentando, alcanzando un incremento del 80%. Subida que afecta con más dureza a los países en vías de desarrollo, frenando su crecimiento económico y llevando a hambrunas masivas de carácter global.Han subido la harina, el maíz, la soya, el arroz, el aceite, la leche, la fruta y la verdura fresca.

El precio del trigo se incrementó en un 181% en tres años. El arroz subió hasta un 50%. En México, la tortilla de maíz, alimento básico, subió hasta un 30%. Dos terceras partes de la población del planeta viven en condiciones de pobreza y desnutrición crónicas, a esto sumamos la subida de los granos, los alimentos básicos y los piensos para animales resultando un agravamiento de la crisis alimentaria.

Esta escasez ha llevado a disturbios en Kenia, Senegal, Guinea, Burkina Faso, Camerún, Egipto y Haití. En Bangladesh, a finales de abril, unos 20 mil trabajadores textiles (la principal industria del país) iniciaron protestas por la subida de alimentos y demandaron subidas salariales. En Costa de Marfil miles de personas marcharon cantando “tenemos hambre”. Huelgas y enfrentamientos han tenido lugar igualmente en Perú, Bolivia, México, Indonesia, Pakistán, Filipinas, Tailandia, Etiopía y Yemen. Además de toda el África Subsahariana.

Según el director General de la FAO, Jacques Diouf, “existe el riesgo de que esto se extienda porque las causas son las mismas”: la expansión de los biocombustibles, la especulación en el mercado de materias primas y los subsidios a las exportaciones de la Unión Europea, que significan que Occidente es el mayor responsable de la hambruna que tienen que enfrentar los países en desarrollo.

Otros peligros

La paradoja de los biocombustibles es que verdaderamente podrían ser
una solución, pero el problema es que no van a la raíz: un sistema de
consumo, producción y transporte claramente insostenible

La ONU alerta de la posibilidad de que aumente la deforestación si se habilitan sin control nuevas áreas (Amazonía, Indonesia, etc.) para los cultivos destinados a biocombustibles, que requieren de vastas extensiones de terreno.Los pequeños agricultores pueden verse perjudicados, desplazados de sus tierras, sustituyendo las pequeñas cosechas por los monocultivos, desapareciendo la biodiversidad…

Conclusiones

Existe la tecnología necesaria para alimentar a toda la población, pero, en una apuesta suicida, nos decantamos por utilizar esa
tecnología para mantener los privilegios de un pequeño porcentaje de
habitantes del planeta

La paradoja de los biocombustibles es que verdaderamente podrían ser una solución, pero el problema es que no van a la raíz: un sistema de consumo, producción y transporte claramente insostenible. Simplemente cambian un combustible de origen fósil por otro vegetal.

Pero no tocan los hábitos de consumo, no cuestionan los sistemas de producción intensivos, ni las leyes implacables del mercado todopoderoso -recientemente, Juan José Daboub, director del Banco Mundial, descartó intervenir para detener la subida de los alimentos y acabar con una crisis que, según él, durará dos o tres años más, una crisis que ha empujado a la pobreza a 100 millones de personas, “el mercado debe regularse solo”-.

No se potencia la diversificación de fuentes de energía, se apuesta por una sola. Se proponen también “soluciones-parche”, como comer menos carne o donaciones de dinero a organismos internacionales. O aumentar los préstamos a los agricultores africanos (endeudándolos aún más).

Debido a una suma de factores -expansión de los biocom, especulación de las materias primas, pérdida de cosechas debido a meteorología adversa en los últimos años, crecimiento de la población, pérdida de soberanía alimentaria, proteccionismos de ciertas economías, subida del precio del petróleo- los logros alcanzados desde la descolonización están retrocediendo, la crisis alimentaria se está exacerbando y ha conducido a una ola de hambre mundial sin precedentes.

Existe la tecnología necesaria para alimentar a toda la población. Pero, en una apuesta suicida, nos decantamos por utilizar esa tecnología para mantener los privilegios de un pequeño porcentaje de habitantes del planeta.

Esta noticia concursa en el I Premio  Periodista Ciudadano en la categoría de: Medio Ambiente y Cambio Climático

Image


Image

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

3 Comentarios

  1. Anónimo 23/12/2008 en 20:49

    Biocombustibles y la crisis alimentaria
    Los felicito por el artículo sobre los biocombustibles. Lo encontré tan bueno que fue nuestra principal fuente para publicar un post en nuestro blog.

    Sobre el tema de los biocombustibles creo que debe ser regulado por los gobiernos. Se necesitan políticas públicas que defina cuántas zonas pueden ser cultivadas para ser utilizadas en la producción de biocombustibles y de esa manera proteger a las personas más pobres que ven como los productos agrícolas suben de precio.

    Saludos,
    Blog Red Prensa Rural

    • olgah 12/06/2009 en 1:37

      Hola

      Gracias por citarlo en vuestro blog (por cierto, me ha parecido muy interesante. Me alegra que el artículo os haya sido útil.

      un cordial saludo 😉

  2. Anónimo 08/06/2008 en 13:55

    Se presenta en España el Ecofa primer biocombustible de 2ª generación que ya ha sido probado en vehículos diesel.

    El investigador español Francisco Angulo, ha desarrollado un Ecocombustible, producido a partir de residuos orgánicos “basura domestica” mediante un cultivo de bacterias, obteniendo un combustible liquido acto para los motores diesel actuales.

    Las ventajas con respecto a otros biocarburantes son amplias: Al aplicar la biotecnología para realizar el proceso, este no necesita aporte energético. El combustible obtenido es un Biodiesel de 2ª generación que funciona perfectamente en los vehículos diesel actuales. La materia prima son los residuos orgánicos, por lo que soluciona el problema inherente que estos mismos producen.

    Acto de presentación Ecofa Basura = Gasolina:

    El petróleo no es renovable y agota sus reservas. Al tener sus días contados aumentará sus precios insaciablemente y por efecto dominó, los de la mayor parte de productos imprescindibles. Una gran crisis económica mundial se avecina si no se toman soluciones inmediatas.

    Los biocombustibles tradicionales son renovables, pero no sostenibles (más demanda que capacidad de producción) y están siendo un problema más que una solución. La ansiedad de un rápido beneficio origina que las plantaciones de cereales u oleaginosas sustituyan a otras también imprescindibles para la alimentación humana, pero menos rentables. Esto provoca enormes subidas en productos alimenticios y otra gran crisis mundial, además de la económica, también se avecina.

    La logística de las basuras domésticas causa a veces enormes inconvenientes, como la reciente situación en la ciudad de Nápoles, sin olvidar la de otros Ayuntamientos españoles y hospitales, por citar sólo algunos casos.

    El cambio climático puede acabar con nuestra civilización , pero la sociedad del llamado primer mundo continúa impávida y desenfrenadamente su consumo. Los ciudadanos estamos asistiendo a este esperpento y algunos nos resistimos a que esto continúe así… CiÑe –Círculo Independiente Ñ de Escritores- mediante su campaña Dignidad, conciencia global, publica el ensayo: ECOFA, una solución viable, que recopila artículos y escritos de tres de sus socios y autores; Francisco Angulo (investigador que ha descubierto y patentado este eco-combustible), Antonio J. Nevado (coordinador del Proyecto ECOFA y Técnico TIC municipal) y Xavier de Tusalle (Presidente de CiÑe, editor de Mandala & LápizCero e impulsor de sus campañas).

    ECOFA es un eco-combustible que aporta una solución novedosa y viable. Es multi-renovable, multi-sostenible y además soluciona el grave problema de los RSU -Residuos Sólidos Urbanos- entre otros.

    CiÑe le(s) invita a la presentación pública de ECOFA, una solución viable, tendrá lugar el 5 de junio en el local de la Fundación Progreso y Cultura, C/ Maldonado nº 53 -28006 Madrid Tfno: 914449137 – Metro: Diego de León (líneas 6, 5 y 4) Núñez de Balboa (Línea 5), a las 20:30 horas y en la que se espera una gran presencia mediática. El evento se complementará con la demostración del ECOFA en un vehiculo de serie con motor de gasoil, en el cual se ha habilitado un depósito de combustible transparente para comprobar su correcto empleo y funcionamiento.

    Más información en: http://es.youtube.com/profile_videos?user=agnux&p=rhttp://www.circuloindependiente.net/Prox_Pres_ecofa.htm y http://www.ecofa.es

    Prensa, petición de currículos, contratación de conferencias y otros eventos, tanto públicos como privados, Ana Sevilla: +34645845301 y +34 639569235. ana@ecofa.es

Participa con tu comentario