Lunes 26 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Aman la tierra donde han nacido

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / Los gallegos sienten cierta desconfianza de los políticos, de sus palabras, promesas

¿Cómo se ven a sí mismos los gallegos? ¿Cómo los ven los demás? Los gallegos tienen fuera de Galicia fama de introvertidos, desconfiados, ahorradores…, pero son cariñosos/as, trabajadores, honrados: aman la tierra donde han nacido y, sobre todo, a sus seres queridos; quieren a sus tierras, rocas… como lo demuestra la siguiente copla: “Dicen de los ancareses /tienen la vida perdida/ la tengan que no la tengan/ Ancares del alma mía” (Candín, León, 1980).

Los gallegos sienten cierta desconfianza de los políticos, de sus palabras, promesas…; creen en los hechos y como éstos últimos nos demostraron que en Galicia ha estado ausente del contexto nacional, quizá con razón alberguen gran número de incertidumbres en sus corazones. No obstante, el individualismo que preside muchas de las actuaciones de los galaicos, concretamente en su propia tierra, carentes de espíritu colectivo que reivindique, se enfrente y empuje a los gobernantes para que se comprometan con sus tierras y lugareños, es un ‘handicap’ para el lento desarrollo de esta Autonomía.

El ‘minifundio político’ -bien llamado caciquismo– en el que el poder de unos pocos ha venido explotando a los oriundos de Galicia, trajo como consecuencia el silencio de los mismos

El ‘minifundio político’ -bien llamado caciquismo– en el que el poder de unos pocos ha venido explotando a los oriundos de Galicia, trajo como consecuencia el silencio de los mismos –ignorantes de lo que estaba pasando-; ésta puede ser una de las razones del atraso reinante en comparación con otras autonomías españolas. En estas verdes tierras faltan más cooperativas agrícolas, pequeñas y medianas empresas, planificaciones pesqueras rentables… Vivir de realidades, pues los caciques viejos y jóvenes se irán muriendo por su propio peso.

Los descendientes celtíberos tuvieron que emigrar a Cuba (años 1908 a 1937) como consecuencia de la pobreza reinante en España: pues bien, estos emigrantes dejando tierras, familias y amores –con su trabajo, creatividad, constancia y amor propio– hicieron de la isla afortunada una nación próspera y rica. La ‘élite’ de los negocios cubanos estuvo en manos de gallegos y asturianos, quienes dejaron en buen lugar el pabellón español. EEl sementeiro de Cuba/ hermoso jardín de flores/ donde allí están enterrados/ la flor de los españoles”, así reza esta maravillosa copla (Mazaricos, 1975).

Quien mejor escribió poesía gallega hasta la fecha, Rosalía de Castro, reflejó el dolor de sus hermanos emigrantes gallegos en el siguiente anatema (imprecación): “Castellanos de Castilla, / tratade ben a los gallegos: / cando van, van como rosas; cando vén, vén como negros”.

Y cierto es que los partidos políticos mayoritarios en nuestra querida España, mintieron y se equivocaron, a saber:

a) El PP -sus integrantes- se equivocaron y mintieron en la pasada legislatura en el caso del petrolero Prestige. Comenzó su hundimiento el 13 de noviembre de 2002, y, al poco, se hicieron eco las manifestaciones del señor Rajoy (21-11-2002): “(…) No va a verter un sólo litro más”. “No es en ningún caso una marea negra, se trata sólo de manchas localizadas”, formuló el 23 de noviembre de 2003. Siguen equivocándose y mintiendo durante los graves sucesos –atentados– de la Estación de Atocha en Madrid (11-M), cuando el ex presidente, señor Aznar –con esa prepotencia política que le distinguía– se apresura al manifestar que “la autoría de los anteriores acontecimientos correspondía al grupo terrorista vasco”. Tantas y tantas equivocaciones induce a pensar que, presuntamente, mintieron en alguna de ellas, y todos sabemos que las mentiras marcan “tocata y fuga de muerte” para los partidos políticos que las emplean.

Quien mejor escribió poesía gallega hasta la fecha, Rosalía de Castro, reflejó el dolor de sus hermanos emigrantes gallegos

b) En el desfile del 12-O (corriendo el año 2003), y cuando el señor Rodríguez Zapatero ocupaba el cargo de líder de la oposición, no se levantó al paso de la bandera de EE.UU. Manifestó más tarde: “El hecho de no haberme levantado no significa que no respete a ese país. Respeto a la bandera de EE.UU. tanto como el resto de las banderas”, concluyó diciendo. Olvida, señor Presidente, que por ‘un trozo de tela rectangular’ muchos americanos murieron y seguirán haciéndolo. Honor, patria, dignidad… todo esto representa y mucho más una bandera (17 autonomías –que no nacionalidades dentro de una nación– españolas –sus banderas– son respetadas hoy en día). Con su actitud mostró ser una persona caprichosa y desprovista del arte de la prudencia, que ha de poseerse para ser Presidente de una nación como la española.

Usted estaba en contra del señor Bush -‘el señor de las bombas’- y le aseguro que yo también, pero se equivocó, pues, con su postura, no hizo honor al pueblo americano. Querer a los EE.UU. es hacerle honor, aunque el honor sólo es de Dios. Con respecto al último, Calderón dejó escrito: “Al Rey la hacienda y la vida/se ha de dar, pero el honor/es patrimonio del alma, /y el alma sólo es de Dios”. Después vino lo de Irak: “Rodríguez Zapatero anima a todos los países a retirar sus tropas para mejorar la situación en Irak”, así rezaba una titulación periodística. Me parece, señor Presidente, que usted hubiera sido un nefasto diplomático.

c) Dolor y muerte, muerte y dolor por fuego de cuatro personas inocentes es la cosecha recogida en ese nefasto verano de 2006. Unos indeseables -delincuentes- fueron los presuntos autores, que el cuerpo de policía rural de la Guardia Civil puso a disposición de la Autoridad judicial competente.

Sin embargo, las causas de esta tragedia hay que buscarlas también en la gran fuerza del viento del nordeste, en los montes mal cuidados y sucios llenos de rastrojos, en pirómanos enfermos en sus mentes, en personas que se dedican a practicar el mal por mal, en la falta de prevención y vigilancia por parte de la autoridades competentes de la Xunta de Galicia, que dejan a la improvisación la resolución de esta serie de catástrofes que son habituales en Galicia. Si existen leyes, que las hay, todo consiste en aplicar de forma racional y ecuánime, obligando a los dueños de fincas y montes a limpiar y cuidar aquellas tierras que son de su propiedad.

Hay que conseguir, y de una vez para siempre, que ‘el cometer errores’ no se convierta en costumbre, y por costumbre los sigamos cometiendo

El Ejecutivo de Emilio Pérez Touriño, ex presidente de la Xunta, debía haber pedido ayuda inminente a las demás comunidades autónomas españolas, cosa que no hizo, olvidándose de la ideología política de los respectivos presidentes. Todos sabemos que las diputaciones provinciales cuentan con un servicio contra incendios, que hubieran actuado de inmediato. Pedir ayuda a la Comunidad Europea, uno lo hubiera solicitado en último término. Prevención y vigilancia, vigilancia y prevención: he aquí dos premisas fundamentales para erradicar el fuego matador de las tierras gallegas. Se careció de las anteriores, así como un mando único que coordinase todas las actuaciones. (Cuando el Prestige ocurrió otra tanto de lo mismo, estando en el poder el ex presidente señor Fraga. Improvisación y falta de medios económicos.)

d) El PSOE –su Ejecutivo actual–, que preside Rodríguez Zapatero, estableció contactos con el terrorismo español sin haber informado al Congreso de Diputados, y, desde luego, siempre al jefe de la oposición (año de 2007). Y esto es porque estábamos poniendo en juego la seguridad de España, y, en consecuencia, la seguridad de todos los españoles. Por tanto, aquí nos encontramos con otra pequeña equivocación.

¿Mentiras o equivocaciones? (¡equivocaciones o mentiras!): qué sabe uno lo que… En cierto modo, y en el tren llamado ‘esperanza’ en el que viajamos todos, todos y cada uno de nosotros cometemos errores. Nuestra inteligencia comete yerros, pero esa misma inteligencia nos hace corregirlos: esto es ser inteligente. Mas hay que conseguir, y de una vez para siempre, que ‘el cometer errores’ no se convierta en costumbre, y por costumbre los sigamos cometiendo.

Uno no ha nacido en Galicia pero aquí –en estas tierras fecundas y maravillosas que forman parte de España al igual que las restantes 16 autonomías, y Ceuta y Melilla que ostentan el rango de ciudades autónomas– he aprendido a soñar y a querer a España, es decir, a los españoles.

La Coruña, 19 de noviembre de 2011
Mariano Cabrero Bárcena es escritor


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

(...)He nacido en Madrid, 8 de Noviembre de 1938. Estoy casado y con dos hijos. Soy esscritor, poeta y ensayista. Funcionario de La Administración del Estado(escala Ejecutiva), jubilado, pero con unas ansias enormes de seguir escribiendo para aprender de los demás. Informar, tratar de ilustrar y entretener forman parte de mi bagaje cultural, que renuevo a diario. Y en todo momento trato de transmitir tranquilidad y esperanza a la sociedad actual: todo dentro de una ética periodística adecuada a cada momento. Busco como articulista el informar cuanto antes lo que acontece a mi alrededor. Lo demuestro con mis humildes obras( hijos propios salidos de mis sueños): "Periodismo: ¡Difícil profesión!" (1995) y "Mi compromiso con el periodismo" (1998). Intento penetrar en el difícil mundo de la poesía, y lo lleva a cabo con silencios, diálogos con muertos y con la exaltación del amor a la mujer: el ser más maravilloso sobre la tierra. Trato de demostralo con mis libros de poemas : “Reminiscencias de mi juventud, Poemas" (1994), "Miscelánea de muertes, sueñosy recuerdos, poemas" (1995), "La realidad de mis silencios, poemas" (1997) y "La travesía de la vida, poemas" (2001).Siempre escribo para aprender de los demás, de sus críticas, de sus consejos...He tratado de no mentir, más uno lo haría en dos casos muy concretos: a) para salvar la vida de un ser humano, y b) para elogiar la belleza de una mujer –parto de la base de que para uno existen tan sólo mujeres menos guapas, pues toda mujer tiene su encanto...-.

Participa con tu comentario