Domingo 26 de marzo de 2017,
Bottup.com

Amor, poder, intriga y aventuras en la obra maestra de Ken Follett

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Portada del libro

Crítica ficción: ‘Los pilares de la Tierra’

Esta novela refleja el papel reiterativo de los sueños y de los
problemas del ser humano que se repiten con el paso de los siglos. Aunque la
sociedad avance, sorprende descubrir que los problemas e inquietudes de los
hombres de la Edad Media se parecen tanto a los nuestros.

Esta espectacular obra arranca en la Inglaterra
medieval
. En la ciudad de Kingsbridge
cuelga ajusticiado un inocente juglar
que verá perdidos sus sueños, pero cuyo recuerdo permanecerá latente para surgir
en el momento más revelador de la novela.

En este marco, Tom Builder, uno de los personajes mejor perfilados de la novela,
sueña con construir una catedral y lograr para sí y para su familia estabilidad
y prestigio por su buen hacer. Sin embargo, el camino que le lleva a su cumplir
su sueño, con frecuencia, es pedregoso y ofrece giros inesperados y
complicados. Tom sorteará cada uno de ellos manteniendo ante todo, aquello que
nos iguala a ricos y a pobres
y que no distingue de razas: la dignidad.

La intriga y la cadencia de la novela te atrapa de una forma casi
imperceptible. Engancha a un lector que desea descubrir un poco más de la
vida de cada personaje
Algunos se sienten
abrumados por las más de mil páginas de esta obra, sin embargo el desarrollo de
la historia, sin ser trepidante, no es excesivamente lento

 

Otro de los personajes que recogen magistralmente los valores de esta novela es
el Prior Philip.
Alrededor del Monasterio de Kingsbridge se desarrollan intrigas, mentiras,
traiciones
que tienen también un importante papel en esta novela. Un mundo
ajeno a Philip, pero con el que ha de convivir para poder realizar lo que para
él es ‘voluntad divina’. Aunque la justicia quede a muchos años luz de la
cúpula de la iglesia de esta época -aún está por llegar en pleno siglo XXI-,
algunos hombres buenos cambiarán la historia.

La intriga y la cadencia de la novela te atrapa de una forma casi
imperceptible. Engancha a un lector que desea descubrir un poco más de la
vida de cada personaje. Aquí radica el éxito de esta novela, en la que los
personajes
soportan, en sí mismos, el peso de la obra tomando forma poco a poco
y haciéndose casi palpables. Aunque son muchos, no olvidas sus nombres, los
conoces por como son, y son como son por lo que hacen
. Ninguno es bueno ni malo
a priori, sino que el lector, con el paso de las páginas, se va haciendo una
idea del papel de cada uno.

Otro gran éxito es el ritmo. Algunos se sienten
abrumados por las más de mil páginas de esta obra, sin embargo el desarrollo de
la historia, sin ser trepidante, no es excesivamente lento y, cuando abunda en
descripciones o se hace pausado, el autor introduce sorpresas o giros
inesperados que nos invitan a leer un poco más
. En definitiva una obra
universal repleta de acción, realismo, amor, intriga y aventura. ¿Qué más se
puede pedir?

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario