Jueves 29 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Ana Rosa Quintana y Aída Nízar

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

“Cómo no estar contentos con ella si hace audiencia y nunca toca los cojones”, o el “es una hija de p…”

Barcelona. Siempre consideré a las estrellas mediáticas integrantes de la ‘Gran Corrupción’. Mis nefastos personajes no hubieran alcanzado tan altos niveles de podredumbre, estafas y extorsiones, si antes no los hubieran ensalzado los medios, o los encubrieran callando cuando “todos lo sabían”. Contra el cuarto poder, la prensa, sin su connivencia, imposibles las cifras de la delictiva ‘Pirámide Inmobiliaria’, ni menos que la falsedad democrática gobernara España desde la muerte de Franco. Imposible sin personajes como Federico Gallo, Luis del Olmo, Iñaki Gabilondo, Encarna Sánchez, etc., etc., o Ana Rosa Quintana. Jueces estrella, estrellas mediáticas, líderes o estrellas políticas, la ‘Gran Corrupción’.

Sin la connivencia de la prensa, imposibles las cifras de la delictiva ‘Pirámide Inmobiliaria’, ni menos que la falsedad democrática gobernara España desde la muerte de Franco

Cuando anteayer, leyendo los títulos en el Confidencial, tropiezo con la expresión del jefe supremo de la primera cadena española por audiencia, Vasile, leo el artículo. Entiendo que se refería a sus cojones, o sea, que la estrella no presenta problemas a la dirección, pero yo interpreto que su gran valía reside en contribuir a crear la ‘opinión pública’ favorable al poder, a no tocarle los cojones al poder, ¡muy al contrario! El fenómeno es tan viejo que ya por los cincuenta, en mi niñez, oía en mi entorno lo de “chaqueteros del franquismo” comentando sobre celebridades de la radio. Poco antes Hitler elevó a Ministro de Propaganda al paradigma del ramo, el gran Goebels.

Y para colmo, ayer dándole vueltas al tema, desde mi ordenador oigo por la tarde los gritos de la tele, y las marujas de mi tribu soliviantarse con el personaje que ha roto todas las cotas de audiencia, Aída Nízar. La “hija de p…” según los refinados periodistas y tertulianos de Tele 5.

Esto es importante, me dije, y no solo por el papanatismo, sino porque mis marujas y sus amigas constituyen un matriarcado selecto. Los teléfonos al rojo vivo entre varias profesionales jubiladas o en activo, ventajas de la tarifa plana.

Cualquiera tan atrevido como yo hubiera entrado al trapo: “¿Pero que no veis que es un guión… que a esa señora la han enviado a la isla, ¡si existe la tal isla!, para montar la escena contando a la Mohedano las desgracias de su concuñado el Ortega Cano… redondeando los revolcones con el marido tras cuestionar su matrimonio de toda la vida?”.

“Tú siempre de aguafiestas. En Supervivientes está prohibido que cuenten las noticias de fuera… pero puede que tengas razón… faltaba la bruja de Blancanieves… son inteligentes estos de Tele 5… enganchan. De sentarles tan mal la supuesta traición de la Nízar, con cortar la escena asunto concluido”.

Otras veces no consigo tanto. Les cuento que en tiempos leí un reportaje en Interviú sobre unos periodistas asesinados por una tribu amazónica con fotos de sus cabezas ensartadas en lanzas, que se descubrió rodado en unos estudios de Roma, y me voy. Siguen distraídas y oigo que mi tesis entra a formar parte del espectáculo.

La estrella no presenta problemas a la dirección, pero yo interpreto que su gran valía reside en contribuir a crear la ‘opinión pública’ favorable al poder

Y Tele 5 debe ser el único imperio mediático español que gana dinero…

Vanitatis:

Juan M. Fdez – Sígueme en Twitter – 07/07/2011
El consejero delegado de Telecinco, Paolo Vasile, es un tipo que no se corta ni un pelo a la hora de hablar. Por eso ayer, durante un encuentro con los medios con motivo del final de temporada de El programa de Ana Rosa, el italiano fue bastante claro cuando le preguntaron las razones por las que había decidido renovar a Ana Rosa Quintana por tres años más: “Cómo no estar contentos con ella si hace audiencia y nunca toca los cojones”, dijo tajante. “El nivel de tocamiento de cojones es inversamente proporcional al éxito”, añadió el directivo.
Lógicamente los impresionantes datos de audiencia de la reina de las mañanas también han sido cruciales para esta renovación. Y es que, tras siete años en antena, El programa de Ana Rosa ha vuelto a convertirse en el magacín matinal más visto con un 17% de cuota de pantalla, superando en 3,8 puntos a Espejo público de Antena 3 (13,2%). “Es sorprendente que este año hayamos hecho una de las mejores temporadas desde que comenzamos. En los últimos tres meses estamos en torno al 19% de media, lo que no es habitual en un programa que lleva ya siete temporadas”, confesó Quintana a los medios.
“Ha sido un año bueno, con sobresaltos, como tiene que ser cuando haces un programa en directo de tres horas y media cada día y ha existido tanta complicidad entre Màxim y Joaquín que hemos logrado pasarlo especialmente bien”, ha añadido la madrileña, cuyo mayor ‘disgusto’ ha sido cuando ciertos medios le reprocharon el haber ejercido presión para obtener el relato en el que Isabel García afirmaba que su marido Santiago del Valle había asesinado a la niña Mariluz. “Fue una imputación injusta. Es una desgracia que algunos compañeros nos traten como criminales (…) Fue un trabajo bien hecho, puro periodismo”.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario