Sábado 19 de agosto de 2017,
Bottup.com

Anchoas de Cantabria, trajes de Valencia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Mal muy mal, deben estar los dirigentes del Partido Popular de la Comunidad valenciana.

Lo
que se consideraba como despecho de un sastre profesional que era
despedido de su empresa, se está convirtiendo en el gran escándalo
político de los trajes regalados.


También lo que parecía una más que sospechosa conversación
telefónica de amigos del alma, está encontrando base sólida jurídica de
regalos que unos pagaban y otros recibían. Los pagadores, algunos
encarcelados y los receptores entre ellos el presidente de la Comunidad
valenciana, Sr. Camps, (PP) en fase de imputación jurídica muy avanzada.

Esto,
debe tener unas consecuencias políticas muy graves de seguir por el
camino que lleva. Así lo ha debido apreciar la alcaldesa de Valencia,
Rita Barberá, (PP) sospecho que con el ánimo de crear una
cortina de humo y distraer a la opinión pública, declara que recibir
trajes regalados para varios dirigentes populares, de empresas que
luego obtenían contratos del Ejecutivo valenciano, es lo mismo que
recibir las anchoas que muy hábilmente publicita y regala cuando viene
a Madrid, el presidente de Cantabria, Sr. Revilla.

Esta
comparación es la cosa más tonta e insulsa que se le puede ocurrir a un
gestor político. Decía al principio que deben estar muy tocados por el
caso y estas declaraciones lo demuestran.
Es decir, lo que es
explicado abiertamente por el Presidente cántabro y aplaudido por la
industria conservera que representa, debido a la publicidad gratuita
que le reporta, la Sra. Barberá, lo compara con los resultados de una
investigación judicial que puede acabar en acusación de cohecho. Lo
dicho, de los nervios total.

Y mientras tanto, Mariano Rajoy,
silencioso. No es para menos, recientemente en la campaña europea,
hacía una apuesta clara y decisiva de apoyo a su compañero valenciano.
Esperanza Aguirre, con fina ironía afirma que ella, está de acuerdo con
todo lo que hace la dirección de su partido.
Ya veremos si a
consecuencia de los dichosos trajes, no quedan todos afectados. Y
encima al no conocerse las marcas, no se benefician de la publicidad
que sí obtiene el presidente Revilla para las anchoas.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario