Lunes 21 de agosto de 2017,
Bottup.com

Análisis de los resultados de las elecciones municipales en clave de generales

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)




Teniendo en cuenta los resultados de las elecciones del 27 de mayo, creo que se pueden ver algunas cosas claras. Me centraré únicamente en las elecciones municipales, evaluadas en el conjunto del Estado, y brevemente los resultados de las municipales en Catalunya, pero no comentaré los resultados de las autonómicas, eso lo dejo quizá para otro momento, pues requiere más tiempo, conocimiento del entorno sociopolítico y ponderación de las cifras, y yo no me veo preparada.


Opinión





Marco:


No me cansaré de repetirlo. No, ni eran unas primarias, ni una consulta sobre la figura del Presidente del Gobierno, ni un referéndum sobre la política antiterrorista, ni tampoco un anticipo de las elecciones generales del año que viene (ni Madrid es España), si bien es cierto que los resultados de las elecciones municipales inmediatamente anteriores a las elecciones generales anticipan la tendencia de la últimas. Esto es: que según la tradición estadística, el partido más votado en las elecciones municipales gana después las generales.



No obstante, y a pesar de la tendencia que pueda marcar y de la tradición estadística (¡qué término tan curioso!), en las elecciones municipales se votan gobiernos municipales, alcaldes y concejales, y nada de lo propuesto en el párrafo anterior.






Abstención:


A nivel estatal, la tasa de abstención en las últimas elecciones municipales se ha situado en un 36,22%, mientras en el 2003 fue de 4 puntos menos, un 32,32%. Un tercio del electorado ha decidido no ejercer su derecho a participar en la elección del alcalde de su municipio. Dicho así puede parecer una burrada, pero en realidad está dentro de las cifras habituales en este tipo de convocatorias, por lo que no comparto en absoluto los análisis apocalípticos en cuanto a desafección de los ciudadanos hacia la clase política. En todo caso, creo que esta desafección ciudadana se expresa más en el “pasotismo político” que en el “pasotismo electoral” (por si acaso no quedó muy claro, no es lo mismo pasar de la política aunque se vaya a votar, que no votar y estar al tanto de lo que ocurre en el panorama político).


 
Image
Mapa de la abstención en España. Municipales 2007.



































































































































Total Estatal
 
 
 
 
2007
2003
 
Participación
63,78%
67,68%
 
Abstención
36,22%
32,32%
 
 
 
 
 
Índice de participación
2007
2003
Abstención
Andalucía
61,55%
65,57%
38,45%
Aragón
66,28%
70,42%
33,72%
Asturias
60,48%
62,88%
39,52%
Canarias
61,10%
63,82%
38,90%
Cantabria
71,20%
72,96%
28,80%
Castilla y León
69,98%
72,68%
30,02%
Castilla-La Mancha
73,29%
75,23%
26,71%
Cataluña
53,80%
61,47%
46,20%
Ceuta
60,25%
59,23%
39,75%
Comunidad Valenciana
69,43%
71,55%
30,57%
Extremadura
74,62%
75,85%
25,38%
Galicia
62,97%
66,24%
37,03%
Illes Balears
59,54%
62,85%
40,46%
La Rioja
72,35%
74,91%
27,65%
Madrid
66,57%
69,03%
33,43%
Melilla
57,47%
57,39%
42,53%
Navarra
73,10%
71,06%
26,90%
País Vasco
60,33%
70,34%
39,67%
Región de Murcia
67,53%
69,86%
32,47%

 



Sin embargo, un dato desentona, y es la cifra de abstención en Catalunya (por otra parte tradicionalmente más elevada que en el resto del Estado, a decir de Egocrata, debido a que las autonómicas se celebran separadamente): 46,20%, casi 10 puntos más que la media española, mientras en el 2003 fue de un 38,53%, sólo 4 puntos más que la media del conjunto. Aquí sí el dato me parece preocupante, porque es ya la tercera convocatoria a las urnas en las que palma la participación, y como esto siga así nos vamos a ver en una encrucijada. El éxito de partidos racistas como la Plataforma per Catalunya, que en Vic por ejemplo se han convertido en la segunda fuerza política, por sorprendente y anecdótico que nos pueda parecer, lo cierto es que no vaticinan nada bueno en esta línea.




Marc comenta que el principal motivo de la abstención es que los partidos políticos se dedican a hacer campaña de cara a desmovilizar el electorado del contrario más que a motivar la propio, porque es más sencillo esto que intentar captar votos nuevos, y por eso se pasan la campaña insultándose unos a otros. No le falta razón, aunque por ese camino vamos mal, muy mal.





Resultados electorales comparados con los del 2003



  • El PSOE ha obtenido 7.806.823 votos, el 35,12% de los votantes.

  • El PP ha obtenido 7.914.084 votos, el 35,60% de los votantes, y 107.261 votos más que el PSOE.

Estos resultados únicamente tienen en cuenta los votos en para las elecciones municipales, y no los de las autonómicas, de ahí que difieran del dato de los algo más de 200mil votos de diferencia que se viene anunciando desde anoche.



  • En el 2003, el PSOE obtuvo 7.817.024 votos, y un 35,16% de los votos válidos, esto es 10.201 votos menos y un 0,04% porcentual menos con respecto a las últimas elecciones municipales.

  • El PP otuvo en las anteriores elecciones municipales 7.875.761 papeletas válidas y un 34,29% de los votos emitidos.

  • Es decir, el PP obtuvo un 0,87% menos que el PSOE en la misma convocatoria electoral (58.737 votos), y una mejora del 1,31% (incremento de 38.323 votos) con respecto a sí mismo comparando sus resultados en las elecciones municipales del 2003 y las de ayer.

Unas diferencias mínimas, como se puede apreciar, y al mismo tiempo evidencian una fidelidad del electorado en cuanto a cifras absolutas que contrastan con la desafección hacia la clase política que se comenta hoy en la mayoría de los análisis post-electorales.





















































































Total Estatal
 
 
 
 
 
2007
2003
Censo
35.264.839
 
34.386.462
 
Votantes
22.491.570
63,78%
23.271.525
67,68%
Papeletas a candidaturas
21.800.821
96,93%
22.564.521
96,96%
Papeletas en blanco
427.234
1,90%
404.448
1,74%
Papeletas nulas
263.515
1,17%
302.556
1,30%
 
 
 
 
 
Candidaturas
Votos
%
Votos
%
Partido Socialista Obrero Español
7.806.823
35,12%
7.817.024
35,16%
Partido Popular
7.914.084
35,60%
7.875.761
34,29%
Izquierda Unida
1.512.821
6,81%
3.125.603
13,60%
Resto
4.994.327
21,30%
3.267.411
13,12%
Total
22.228.055
98,83%
22.085.799
96,17%

 


Image
Candidatura ganadora en número de concejales, en España. Municipales 2007



 


Expectativas del PP


“Es probable que Rajoy ganara las elecciones el año que viene, de repetirse las cifras de abstención de estas municipales”

Si finalmente el año que viene se cumplen las predicciones que vaticinan que quien obtiene más votos en las municipales gana las generales, no hay duda de que Mariano Rajoy tiene motivos para celebrar con champán los resultados de esta convocatoria electoral. No obstante, la participación fue muy inferior a la de hace tres años, cuando superó el 80%, lo que benefició al PSOE de Zapatero. Es probable que Rajoy ganara las elecciones el año que viene, de repetirse las cifras de abstención de estas municipales. Sin embargo, dos sombras empañan el futuro del candidato del Partido Popular:



1. Para que Rajoy pueda llegar a ser presidente del Gobierno, con las cifras de hoy, necesitaría apoyarse en los nacionalistas sin ninguna duda, ya que se queda lejos de la mayoría absoluta. Más le vale a Rajoy ir haciendo amigos, porque de lo contrario lo tiene crudo para acceder a la Moncloa. Ya comenté en otro post porqué son necesarios los pactos post-electorales que el Partido Popular es incapaz de tejer hoy en día (el hecho de que gane en votos al PSOE pero pierda poder autonómico debido a que pierde mayorías absolutas que no es capaz de recomponer con apoyos estables de gobierno es ya de por sí todo un síntoma). Si Rajoy quiere tener expectativas de gobernar, tendrá que buscar aliados en aquéllos que, hoy por hoy, le dan la espalda debido a la política de “tierra quemada” que viene practicando sistemáticamente el PP desde que Aznar era un líder endiosado.


“Si Rajoy quiere tener expectativas de gobernar, tendrá que buscar aliados en aquéllos que, hoy por hoy, le dan la espalda debido a la política de ‘tierra quemada’ que viene practicando sistemáticamente el PP desde que Aznar era un líder endiosado”


2. No hay motivos para pensar que la abstención de estas municipales se repita el año que viene en las generales. Cierto que ya no tenemos el acicate de quitar de en medio al hombrecillo insufrible, ni tenemos el cabreo constante de sentirnos asediados por las políticas de recortes de derechos y libertades que practicaba el PP con el rodillo parlamentario de su mayoría absoluta (Ley Orgánica de Universidades, Ley Orgánica de Calidad de la Educación reválida incluida, ley anti-botellón, decretazo con la reforma de la ley de desempleo y huelga general posterior, Prestige, guerra de Irak, la manipulación informativa practicada sistemática por TVE con u-erre-de-a-ce-i al frente…). Sin embargo, por poco que aumente la participación en las próximas elecciones electorales, esto beneficiará sin duda al PSOE, por lo que cualquier intento del PP de brindar con champán por el futuro vuelco electoral debería ser matizado por el dato de la participación previsible.




Sin embargo, es interesante la perspectiva de Luis Solana en cuanto a los resultados electorales del PP: en vista de los resultados en cuanto a número de votos obtenidos por el PP, que no se ha descalabrado electoralmente como muchos preveían teniendo en cuenta que Rajoy y la labor del PP en la oposición siguen siendo muy mal valoradas por los ciudadanos según las encuestas del CIS. Luis apunta que el verdadero ganador de estas elecciones ha sido Ángel Acebes, y que nos espera más crispación pues, al parecer, les funciona bastante bien (mantienen movilizado a su electorado, en tensión permanente, y tienden a desmoviliar al electorado contrario): creo que son la confirmación de la deriva conservadora del PP y un triunfo sin paliativos de la estrategia de su Secretario General.




Muchos habíamos pensado que la extrategia de la tensión iba a costarle votos al PP. Y no ha sido así. Muchos opinábamos que tanto sacar a sus partidarios a la calle y tanta bandera española podría generar rechazo. Y no ha sido así. Muchos estábamos convencidos que Angel Acebes llevaba al PP al desastre. Y no ha sido así. Vamos a vivir un final de legislatura no con más de lo mismo, sino con mucho más de la mismo.



Tensión con el PSOE; ataque a los nacionalismos; Navarra como ejemplo del entreguismo al nacionalismo vasco; ni una palabra sobre la economía y mucho “España se rompe”; recuerdo permanente del 11-M y del “robo” del 14. Nada de cambiar un guión que ha dado buenos resultados. Y -mucho menos- renovar una cúpula dirigente que con su dogmatismo cerrado ha conseguido mantener en tensión a sus votantes mientras la izquierda se desmovilizaba.



Mariano Rajoy no es el ganador de estas primarias, lo es Angel Acebes. La que se nos viene encima…





Crítica a la política de comunicación del PSOE


Nada que no haya dicho ya. El PSOE carece de una política de comunicación potente. A pesar del “imperio Polanco” (guárdeme dios de mis amigos, que de mis enemigos ya me guardo yo), está claro que quien marca la agenda mediática y quien determina el tema que van a tratar los medios de comunicación y por el que se va a preguntar en las ruedas de prensa posteriores al Consejo de Ministros lo marca el PP. Y encima el PSOE tiende a reaccionar tarde y mal. El caso De Juana Chaos es casi de manual, y lo peor es que no es el único. El PP marca los temas de los medios de comunicación, y el PSOE responde como puede y siempre tarde.




“Creo que no debemos renunciar a exponer nuestros puntos de vista y a responder con argumentos, por temor a darle más amplitud al mensaje del adversario”

Cuando expuse mis impresiones sobre el nuevo partido que están promoviendo Savater y Rosa Díez, Luis Solana me recomendó en los comentarios que no les diera bola, que no se merecen nuestra respuesta porque son los medios de comunicación conservadores quienes les hacen de altavoz y nosotros no deberíamos reproducir sus mensajes haciéndoles eco, que ya se evaporaría su mensaje por sí solo al no interesar demasiado. Yo nunca he sido demasiado partidaria de callar para no darles bola, sino todo lo contrario: creo que no debemos renunciar a exponer nuestros puntos de vista y a responder con argumentos, por temor a darle más amplitud al mensaje del adversario. Si nuestra respuesta, nuestro mensaje, no existe, perdemos una batalla en la guerra de las ideas, sólo queda el mensaje del adversario. Y nos equivocamos de medio a medio si creemos que ya se apagará por sí solo: no lo hará, no se apagará por sí solo, ya se encargarán ellos de mantener viva la llama y de repetir la consigna a diestro y siniestro. Y si los ciudadanos se encuentran con argumentos de una parte y el silencio de la otra, ¿qué ocurre? No hace falta que sea yo quien les diga qué discurso calará más: el que se repite constantemente llamando al apocalipsis, o el silencio. Es obvio.



De ingenuidad creo que pecan en el aparato de comunicación del PSOE, esperando que las consignas del PP se desvanezcan en el aire si ellos no les dan eco. Craso error, como vemos una y otra vez. Y tengo que admitir que esa parálisis comunicativa del Partido Socialista me tiene frustrada. Egocrata lo explica con cierta dosis de su cinisimo habitual:



“El PSOE no puede estar contento. Sí, han sobrevivido, y es bastante probable que con mayor participación acaben por imponerse en las generales. Pero quedarse en tablas cuando tienes la economía creciendo al 4% y tu producción legislativa ha sido más que notable es francamente preocupante. Los socialistas han estado jugando a la contra toda la legislatura, con el PP escogiendo a placer de qué se hablaba en el parlamento. O se dedican a explicarse como Dios manda, o les van a robar la cartera”.

La verdad, es hora que se dejen de historias y empiecen a explicarse. Si creen que se pueden arreglar las cosas en Euskadi, es hora que salgan y lo digan claramente. Puede ser algo tan sencillo como “Sí, podemos arreglarlo, y sí , estamos en ello. Y ahora callaros y dejadnos trabajar, coño”. El PP habla de sus fantasmas de forma incesante; es hora que el PSOE deje de permitir que le marquen la agenda.
No sólo eso: el gobierno ha pasado algunas leyes excelentes. Es hora que las expliquen. Es hora que los ministros dejen de meterse en tonterías económicas y declaraciones intempestivas. El PP les ha ganado por primera vez en siete años; si no se espabilan, tendrán el gobierno con las mejores cifras económica de Europa ganando a rastras y con pactos unas elecciones generales”.




En definitiva: de persistir en la actual política de comunicación del PSOE, es probable que el partido socialista gane las próximas elecciones generales o esté muy cerca de hacerlo, con una diferencia escasa de votos. Serán los pactos electorales los que determinen quien será investido presidente tras las elecciones del 2008. Pero es triste que la diferencia con el principal partido de la oposición sea tan mínima teniendo en cuenta:



  • Que un porcentaje significativo de la población vota poder más que partido (y ya me gustaría a mí cifrar ese porcentaje, pero no soy capaz, no tengo el dato)

  • Que la política que practica la oposición esté tan mal vista por la mayoría de los ciudadanos según las encuestas del CIS desde hace más de dos años

  • Que Mariano Rajoy es un líder tan mal valorado, incluso por una parte de sus propios votantes, según las mismas encuestas del CIS

  • Que es el Gobierno quien tiene la iniciativa legislativa y, por lo tanto, en teoría, la sartén por el mango a la hora de marcar la agenda comunicativa

  • Que se han aprobado leyes de profundo calado social que no se han sabido aprovechar mediáticamente para mejorar la percepción ciudadana de la acción de gobierno

  • Que la economía va viento en popa creciendo incluso por encima de las previsiones iniciales, y que se calcula superávit para los próximos tres años, y las elecciones son el que viene…

Teniendo en cuenta que la conyuntura es la más favorable para el partido socialista desde hace décadas, que el PSOE gane por la mínima o incluso obtenga menos votos que el PP en las próximas elecciones generales evidencia una gran falta de impulso en cuanto a comunicación se refiere. En Ferraz deberían tomar nota y poner remedio antes de que sea demasiado tarde.





Elecciones municipales en Catalunya


Al margen de subidas y bajadas, que sería algo imposible de manejar aquí, simplemente apuntaré unos cuantos datos, para no meternos a analizar todos los municipios de una cierta entidad, que sería demasiado farragoso.



  • El PSC gobierna en las 4 capitales de provincia catalanas.

  • De 23 ciudades con más de 50.000 habitantes, los socialistas han sido la lista más votada en 20.

  • CiU es el partido con más concejales, aunque el PSC sigue siendo el partido más votado, con más de 200.000 votos de diferencia. Esto es debido a que la proporción entre población y concejales no es una proporción directa, sino decreciente: los municipios más grandes no tienen, en proporción, el mismo número de concejales por ciudadanos, así que al obtener el PSC la mayor parte de sus votos en ciudades con una población muy alta, esto hace que, para el mismo número de votos, obtenga menos concejales.

  • En Barcelona, los conservadores (CiU + PP) no suman la mayoría suficiente como para desalojar a las izquierdas del ayuntamiento.

  • En Barcelona, los conservadores (CiU + PP) no suman la mayoría suficiente como para desalojar a las izquierdas del ayuntamiento. Jordi Hereu continúa como alcalde de Barcelona con el apoyo de las izquierdas plurales (en palabras de Imma Mayol), al frente del gobierno municipal.

  • Y Ciutadans palma: en Barcelona no consigue entrar en el ayuntamiento como esperaba (se queda en el 3,88% de los votos, y necesitaba un mínimo de un 5% para poder tener representación en el pleno municipal) arrastrando consigo votos que al PP le hubieran venido de maravilla; y en el resto de Catalunya se había propuesto como objetivo obtener 25 concejales, de los que ha logrado solo 13 (5 de ellos “robados” a la candidatura del PP en Gimenells i el Pla de la Font), sino que además, en las circunscripciones en las que se han presentado, pierden votos con respecto a sus resultados en las autonómicas del 1 de Noviembre del 2006. ABC titula en un artículo “El «efecto Ciutadans» se evapora en las municipales“




























































































































Cataluña







2007

2003
Censo
5.366.073

5.306.719

Votantes
2.887.029
53,80%
3.261.921
61,47%
Papeletas a candidaturas
2.777.992
96,23%
3.188.725
97,75%
Papeletas en blanco
89.617
3,10%
55.742
1,71%
Papeletas nulas
19.420
0,67%
17.454
0,54%
Concejales a elegir
8.932

8.690






Candidaturas
Votos
%
Votos
%
Convergència i Unió 722.653
25,20%
789.871
24,35%
Partit Dels Socialistes De Catalunya
924.275
32,23%
1.103.851
34,02%
Esquerra Republicana
334.771
11,67%
414.549
12,78%
Iniciativa Per Catalunya Verds
258.978
9,03%
335.861
10,35%
Partido Popular
283.408
9,88%
360.553
11,11%
Candidatura D’Unitat Popular
18.522
0,65%


Plataforma Per Catalunya
12.425
0,43%


Ciutadans-Partido De La Ciudadania
67.315
2,35%


Resto
157.018
96,00%
26.774
92,51%
Total
2.779.365
96,91%
3.031.459
93,44%


Image
Comparativa de votos en las Municipales en Cataluña 2003-2007



 



Alberto Fernández Díaz se dolía ayer de que Ciutadans, defendiendo básicamente lo mismo que el PP, les haya restado votos que podrían haber propiciado “el cambio”. La variedad de alternativas políticas es algo que en la izquierda hace décadas que tenemos asumido, aún sabiendo lo mucho que nos perjudica electoralmente. Lo que ya no me parece tan evidente es que todos aquéllos que votaron Ciutadans hubieran votado al PP de no existir este partido. ¿Va a resultar ahora que Ciutadans nace a la sombra del PP, y no de un rebote contra el PSC como se decía? Interesante tesis a tener en cuenta, y que conste que lo ha dejado en el aire el cabeza de lista del PP por Barcelona y no yo… Seguro que tendremos más tiempo para hablar de esta curiosidad política: los lerrouxistas del siglo XXI, que por cierto pinchan y no consiguen igualar los resultados obtenidos en las autonómicas en las demarcaciones en las que se han presentado.





{mos_sb_discuss:2}



¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario