Jueves 08 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Proponen que los candidatos se comprometan con el ‘programa’ que consensúe la ciudadanía

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / Se trata de invertir el proceso habitual de unas elecciones: no esperar lo que cada partido ofrezca, sino que la mayoría ejerza el derecho a pedir lo que cree justo y que los partidos demuestren que quieren servir a la mayoría

Observo que la mayoría de las personas que tienen una opinión crítica sobre la situación de crisis y consecuentemente plantean interpretaciones sobre las causas y estrategias que las han provocado, son prácticamente unánimes respecto a las mismas, pero luego se enzarzan en matices respecto a cómo resolverlas.

Posiblemente se trate de un método muy científico, pero prescinden en cierta manera de la realidad diaria del resto de las personas, acuciadas (de forma consciente o no) por problemas que es necesario arreglar de inmediato.

Se trata de trabajar para llegar a un consenso para definir qué cambios hay que hacer y conseguir que un mínimo significativo de diputados apoye el proyecto

Quiero decir con esto que me parece necesario avanzar con un planteamiento más práctico respecto a conseguir eliminar la crisis e instaurar una forma de convivencia basada en políticas desarrolladas bajo los principios de conocimiento, información, democracia y acatamiento de los derechos de las personas, con respeto al entorno físico y social, desterrando cualquier forma de especulación o manipulación en beneficio de grupos privilegiados e insolidarios.

Supongo que ese es el objetivo, y es lógico poner énfasis en definir qué medidas habría que tomar para desterrar no solo la crisis, sino cualquier otra oportunidad de volver a caer en ella.

Pero no quiero entrar en los detalles que otros seleccionan tan juiciosamente, aunque no siempre de forma unánime.

Pero sí quiero señalar que es necesario además plantearse objetivos de acción respecto a unas inminentes elecciones, de las que podrían esperarse algunos cambios significativos. Y es urgente decidirse sobre ello.

Para mi modo de interpretar el momento en que estamos, me parece que se les está cediendo una baza importante a los partidarios para arreglar la crisis con más crisis (o sea, a los que tienen el poder), ahondando en recortes y medidas cada vez más insoportables.

Es probable que algunas de esas medidas estén destinadas a ser retiradas algún día, pero desde luego para dejarnos muy por debajo de lo que teníamos hasta ahora, que ya no era suficiente.

Es decir, posiblemente el ‘sacrificio’ que tenga que hacer la población según los designios de los que han organizado nuestro futuro, irá un poco más allá de lo que ellos tengan planeado, para que, de pronto, aparezca un ‘salvador’ que alivie un poco las restricciones, y así simular un ‘avance’ que contente a unos pocos esperanzados y mantener las cosas en el punto que a ellos les convenga.

El siguiente paso sería que se superase el número de 35 diputados dispuestos a asumir y avalar ciertas Iniciativas Legislativas Populares

Creo que es indudable que la actual situación también resultará desastrosa para sus planes, ya que ‘nos necesitan’ para que consumamos sus productos y por eso tendrán que aflojar sus medidas.

Pero ahora están en la fase ‘dura’, ya que aún pueden forzar la situación para consolidar sus objetivos: están consiguiendo ‘concentrar’ los medios de producción en sus manos, eliminando ‘competidores’, unificando mercados. Pero también están consiguiendo rebajar las diferencias de nivel en las condiciones laborales entre las distintas zonas estratégicas, rebajándoselas a los que mejores las tenían, en vez de subírselas a los que las tienen peor.

Quiero decir con esto que ya sea Rajoy o (con sorpresa, para los que creen las encuestas) Rubalcaba el próximo director de orquesta, van a tratar de ‘vendernos’ pequeños arreglos que hagan renacer la esperanza a una mayoría que pueda sustentarles en el poder. En esa ‘subasta’ de mejoras, no tendrán reparo incluso de prometer algo que sepan que no van a cumplir, puesto que el sistema electoral que nos imponen no prevé ningún tipo de infracción para la falsedad e incumplimiento de promesas.

Y ante este panorama, pensando que el camino a recorrer puede ser muy largo, ¿no parece imprescindible que, además del trabajo de llegar a un consenso para definir qué cambios hay que hacer, también es necesario plantear cómo se puede conseguir que un mínimo significativo de nuevos diputados apoye ese proyecto?

Es evidente que no será fácil que sea una mayoría de personas identificadas con la necesaria ruptura, la que se sitúe en el parlamento, para acometer las reformas necesarias. Pero además de que lo mínimo que se pueda hacer, sea intentarlo, ya sería un triunfo considerable que se superase el número de 35 diputados dispuestos a asumir y avalar ciertas Iniciativas Legislativas Populares, que sería el paso siguiente.

La propuesta consiste en llegar a un acuerdo donde se definan los puntos mínimos como objetivos inexcusables para el parlamento y que esa lista se ofrezca a los candidatos

Así pues, mi propuesta alternativa se refiere a que se organicen las entidades que reúnen a los concienciados con la problemática actual, llegando a un acuerdo según se definan ciertos puntos mínimos (no más de cinco) como objetivos inexcusables a conseguir en el próximo parlamento, y esa lista se le ofrezca a todos los candidatos que se presenten.

Así cualquier candidato (en el caso de los senadores) o cualquier candidatura (en el caso del Congreso) podría declarar de forma inequívoca que asume la defensa de dichas propuestas, comprometiéndose además ante un notario a renunciar a su acta si no cumple su promesa de apoyar esas propuestas en un plazo de dos años.

La labor de los promotores será recoger firmas de personas que a su vez se comprometan a votar a cualquiera de las candidaturas que haya firmado ese compromiso… Y no importa de qué partido sea: tendrá que cumplir ese mandato, o dimitir, si así lo firmó ante notario.

Claro que, para que sea eficaz, tendremos que pensar en un mínimo superior al millón de firmas, para que su peso sea significativo. Creo que no es exagerado suponer que cada firmante representa entre 5 y 10 personas más.

Y si ésta es una idea a la que se le ven posibilidades, me parece adecuado señalar aquellos aspectos que podrían ser los que se planteasen como exigencias, y que deben de referirse a aspectos generales asumibles por toda la población.

A la vista de lo que leemos creo que podríamos definir, como máximo, cuatro áreas:

1) Conceptos básicos a incluir en la Constitución Española y en la Europea.

a) Reforma para incluir la celebración de referéndums por iniciativa ciudadana ante cualquier cambio legislativo.

b) Reconocimiento exhaustivo del derecho a vivienda y garantía de subsistencia digna. Inviolabilidad de la vivienda propia familiar, única.

c) Garantías de igualdad ante la Ley y derechos cívicos.

d) Reconocimiento del derecho de elección de régimen político para las autonomías.

El candidato que asuma la defensa de esas propuestas deberá comprometerse ante notario a renunciar a su acta si no cumple su promesa de defenderlas en un plazo de 2 años

2) Ley Electoral.

a) Los votos en blanco, de alcanzar un número suficiente, se computarán para dejar puestos vacantes sin cubrir.

b) El número total de miembros de cada cámara se establecerá como un número variable, según la distribución de votos, para permitir establecer un número que permita aplicar un reparto equitativo y proporcional directo a los votos recibidos.

c) Supresión de la petición de avales para presentar una candidatura, o de mantenerla, ampliarla a las candidaturas que ya hayan obtenido puestos en una convocatoria anterior, que también deberán presentar avales. El número de los mismos sería aplicando el 50% del porcentaje de puestos obtenidos a la población afectada. Por ejemplo: en donde hayan obtenido el 40%, de los puestos deberán presentar un número de avales equivalentes al 20% de la población, ya que será necesario demostrar que no han perdido la confianza de sus electores.

d) Supresión de la barrera porcentual para tener derecho a representación, estableciendo cómputos globales, según el ámbito de participación:

i) Estatal.

ii) Autonómico.

iii) Demarcación.

De forma que a cada lista se le asignará el global de puestos que en función a los puestos totales a elegir en la demarcación en que se presente. Luego dichos puestos se repartirán por las demarcaciones correspondientes, asignándolas, hasta agotar el cupo, según el mayor porcentaje obtenido.

e) Que cada candidatura pueda establecer, para el caso de que no alcance un número suficiente para obtener escaño, que los votos recibidos por la misma, se puedan computar a otra lista de su elección, y si así lo acepta cada votante, marcando un cuadro con su conformidad con dicha cesión. (Otras alternativas: que cada votante pudiera designar una candidatura a su elección, en caso de que la elegida como principal no obtuviera ningún puesto, o que varias alternativas se presenten en bloque, y luego, según los resultados parciales, se repartan los puestos obtenidos entre las mismas).

Los promotores recogerán firmas de personas que a su vez se comprometan a votar a cualquiera de las candidaturas que haya firmado ese compromiso, sin importar a qué partido pertenezcan

3) Servicios sociales y de utilidad pública.

a) La Constitución debe garantizar el derecho a los Servicios Sociales inalienables, como educación, sanidad y previsión social, que no podrán ser objeto de explotación comercial o privada, teniendo su administración el carácter de ‘entidades sin ánimo de lucro’ financiero. La investigación y comercialización farmacéutica debe ser gestionada y controlada por la propia administración, sin perjuicio de iniciativas privadas que concurran en el mercado libre, sin vincularlas a los Servicios Sociales estatales.

b) Otros servicios, como comunicaciones y transportes, energías eléctricas y fósiles, y servicios financieros, deben de ser prestados y controlados por la Administración Pública, permitiendo la iniciativa privada en casos de que sea acometida por sociedades civiles sin ánimo de lucro.

4) Derechos laborales y pasivos.

a) Todas las personas nacidas en el ámbito del Estado, tendrán derecho a solicitar y obtener una subvención de supervivencia, a partir del día de su nacimiento, en un importe suficiente para cubrir sus necesidades básicas, teniendo en cuenta sus circunstancias personales y vinculación con otras personas, con las que se integren en un grupo social, así como las rentas que puedan percibir por otros conceptos.

b) Las personas podrán organizarse en cooperativas de cualquier índole, correspondiendo al Estado facilitar el desarrollo de las mismas, mediante ayudas y subvenciones. En caso de cierre patronal, aquellos que estén incluidos en la plantilla, tendrán preferencia para asumir el patrimonio de la empresa, constituyéndose en Cooperativa o Sociedad Laboral, según les interese, teniendo derecho a ser apoyados en su iniciativa.

c) Cualquier persona tendrá derechos pasivos, si acredita al menos un año cotizado a la S.S., fijándose su pensión de forma proporcional al tiempo cotizado, y computando los tiempos reales de cotización para su determinación, estableciendo diferentes porcentajes según los años realmente cotizados y computados. Dicha pensión podrá ser complementada con la Subvención de subsistencia, para que el importe resultante alcance cierto mínimo.

d) Personas que convivan, podrán, por común acuerdo, acumular sus periodos de cotización, para alcanzar tramos más adecuados a cada uno.

Los principales ámbitos que se han de reformar serán la Constitución española y la ley electoral, reforzando y blindando los servicios sociales, los servicios públicos y los derechos laborales

Son propuestas que se formulan para invitar a otros a que las analicen, voten, y presenten alternativas u otras diferentes. Es un trabajo urgente para hacer entre todos, si es que la propuesta de plantear globalmente a todas las candidaturas una alternativa que sirva para la mayoría de las personas se considera válida y es secundada por una mayoría.

Posiblemente haya que simplificar esta propuesta, suprimiendo algún aspecto e incluyendo otros, pero lo importante es avanzar. Sobran personas que saben y pueden hacerlo. Contemos con ellas, y participemos todos votando y manifestando nuestro deseo de exigir a los candidatos que se pronuncien sobre ellas.

Realmente, de lo que se trata es de invertir el proceso habitual durante unas elecciones: no esperamos a ver que ofrece cada partido, nos manifestamos en nuestro derecho de pedir lo que nos parece justo, y ahora que sean ellos los que demuestren que quieren servir a la mayoría, dentro de los márgenes de su propia conciencia.

Pero es conveniente ceñirse a un mínimo, para aunar voluntades. Los puntos que se proponen deberían de servir para abrir caminos y seguir progresando, por eso es necesaria la máxima participación, para concretar exactamente lo que vamos a exigir, y tendremos que asumir que lo que resulte elegido por mayoría, todos tendremos que aceptarlo, como un primer paso.

Deberíamos ponerle un nombre a este proyecto(*), y empezar a trabajar y a recoger adhesiones y contactos, para llegado el momento, facilitar una recogida y presentación de firmas ante todas las candidaturas y la Comisión electoral nacional.

Pero sin un mínimo de reformas, es inútil pensar que algo pueda cambiar. Centrémonos en conseguirlas.

669781006 – Maqmaq@gmail.com
Intergal Sociedade Cooperativa Galega.

(*) Por ejemplo: ‘Programa para el cambio’, ‘Los electores exigen’, ‘Nuestro Programa’, ‘Sólo así votaremos’, ‘Esto es lo que queremos’, ‘Esto es lo que votaremos’, ‘Queremos cambios’. En siglas: PPC, LEE, NP, SAV, ESLOQUE, EV, QUECA.

Página que se está preparando para la participación de todos para conseguir el consenso de mínimos: www.adebate.net



Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

1 comentario

  1. Anónimo 10/10/2011 en 10:52

    Déjame unas horas para leerlo más profundamente y reflexionarlo, aunque a priori… me parece muy-muy bueno.

Participa con tu comentario