Lunes 05 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Empate ante las elecciones de EE.UU.

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

INTERPRETACIÓN / Minorías como la latina y la percepción de la población sobre la reforma sanitaria de Obama pueden deshacer el empate

Obama y Romney se encuentran en situación de empate técnico en las encuestas realizadas a una semana de las elecciones del 6 de noviembre, por lo que el resultado final de la votación podría depender del voto latino, pues aunque prefieren mayoritariamente a Obama (65%) y Romney da por perdido el voto latino tras difundirse el vídeo indiscreto del “47% de parásitos que viven del Estado y para los que no piensa trabajar“, ninguno de los dos habría hecho méritos para merecerlo.

Obama cuenta con el apoyo del 65% del electorado latino, decisivo en Estados como Florida

Así, el resultado final de la votación podría depender de la motivación del electorado latino por votar, pues estaría dolorosamente harto por las leyes xenófobas aprobadas por Estados como Arizona y por el retraso ‘sine die’ del Proyecto de Ley sobre Inmigración prometido por Obama, proyecto que buscaría una mayor igualdad y protección de derechos civiles y laborales tanto para los nacidos en el país como para los que obtengan el derecho de residencia.

Una de las razones de este inesperado empate técnico en el tramo final de la campaña presidencial sería que la Casa Blanca habría perdido la batalla mediática frente al ‘caos revolutum’ impuesto por los medios de comunicación dominantes (mainstream media), de lo que sería paradigma el hecho de que sólo un 34% de los estadounidenses es capaz de identificar a Obama como cristiano, según un sondeo elaborado por el Pew Research Center, publicado por elmundo.es, y “existe incluso un movimiento, llamado ‘birther’, que se dedica a propagar la idea de que la partida de nacimiento de Obama es falsa y que su acceso a la presidencia es resultado de una oscura conspiración”.

En el terreno político, el ciudadano sería incapaz de valorar hoy los beneficios de la Ley de la Reforma de la Sanidad que daría cobertura sanitaria a más de 30 millones de personas sin seguro médico y habría acabado viendo esta iniciativa como un costosísimo proyecto que destruirá el estilo de vida estadounidense.

La ley de reforma sanitaria aprobada por el Congreso en 2010 “ha dividido a la sociedad estadounidense y ha provocado una notoria pérdida de popularidad del candidato demócrata a la reelección al tiempo que los republicanos no han dudado en afirmar que, si llegan al poder, revocarán inmediatamente la ley al considerar que atenta contra la libertad del pueblo estadounidense”, publica Jesús Cruz Álvarez en laredinformacion.es.

Una de las razones del inesperado empate podría ser que la Casa Blanca ha perdido la batalla frente a la campaña de los medios de comunicación dominantes

Así, “según Public Citizen (un instituto de análisis de la financiación de la actividad política en EEUU), las compañías de seguro se han gastado un millón y medio de dólares cada día para intentar influenciar a los miembros del Congreso, por lo que es comprensible la confrontación constante que este asunto ha despertado en los círculos políticos del país”, continúa el mismo artículo.

Sea cual fuere el resultado final de unas votaciones que se presumen tan reñidas como en el 2000 entre Al Gore y Bush, por ironías del destino y con la ayuda de Sandy, podrían tener el desenlace contrario (victoria de Obama por votos del colegio electoral y de Romney en número de votos a nivel nacional).


Subtítulo, destacados y enlaces

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario