Domingo 25 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Ante los recortes… referéndum

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Los ‘indignados’ de Atenas podrían forzar un referéndum sobre las medidas de ajuste obligadas por Europa

Barcelona. Desde el primer día paseando por Plaza Cataluña me convencí que de allí no saldría ni Túnez ni Egipto, demasiada izquierda y antisistema para que los políticos aceptaran un diálogo abierto. Si la mayoría absoluta de la población hubiera pasado de la total simpatía por los ‘indignados’ a una entrega masiva y contundente como en los países árabes, quizá el más concreto de los postulados, ¡Democracia Real Ya!, hubiera arrancado la promesa de cómo mínimo unos cambios en la Ley Electoral y la de Partidos Políticos, abrir el Régimen.

Los ‘indignados’ en Atenas marcan metas posibles, y silenciadas en España. Prometer un referéndum sobre los recortes sociales, sería un logro importante

Nuestros políticos, de cualquier signo, son inmensamente hábiles en marear la perdiz, ¡profesionales!, y ante las en principio espontáneas manifestaciones optaron por otorgarles una etérea ‘razón’ con máxima y favorable cobertura mediática televisiva, !su tele!… y de tener un interlocutor dialogar sobre las demandas. La espontaneidad, creada en Internet, se convirtió en ‘organización’ y la fuerza inicial, que insisto no se tradujo en varios millones de ‘indignados’ en la calle obligando cambios radicales, perdió gas. Y aplicaron de inmediato el ‘divide y vencerás’, demostrado en las asambleas donde el desmantelar o no las acampadas señalan el final.

Pero olvidando la referencia árabe, los ‘indignados’ en Atenas marcan metas posibles, y silenciadas en España:

“Los logros de los ‘indignados’ en Grecia destacados en la prensa extranjera, ignorados en España

7 de Junio 2011

Cientos de miles de personas protagonizan desde hace 14 días protestas masiva en la plaza Syntagma de Grecia. Incluso han bloqueado el Parlamento. El primer ministro George Papandreu ha admitido que estudia convocar un referéndum sobre las medidas de austeridad. Los grandes medios internacionales están informando del tema y resaltan los vínculos del movimiento griego con el español del 15M. Sin embargo la prensa nacional apenas está recogiendo lo que sucede en Grecia.

Ni el bloqueo en dos ocasiones de la salida de diputados -griegos y europeos- del Parlamento que está en la misma plaza Syntagma, ni el anuncio de Papandreou, que tras las presiones de la calle, podría someter las medidas de austeridad que le piden la UE y el FMI a un referéndum popular, han sido destacadas por los medios españoles. En el mejor de los casos se ha publicado una breve nota en la edición digital. En cambio la prensa internacional sí recoge la revolución griega.”

Europa debe percibir que el camino iniciado no solo no tiene futuro, porque a los recortes seguirá más miseria y ningún desarrollo, sino que existe un límite en la paciencia pública

Prometer un referéndum sobre las medidas de austeridad que se materializan en una cascada de recortes sociales, sería un logro importante, puesto que el nudo gordiano del déficit público radica en el coste del aparato estatal sumado a la corrupción del Sistema Financiero. Los europeos blandiendo las razones de un acreedor obligan unas leyes que los políticos no tienen más remedio que aceptar pues de lo contrario se cortarían los euros, y por tanto su fin tal como está planteado. Pero esas leyes no es que destruyan el mal llamado ‘estado del bienestar’ que jamás existió, es que sitúan a millones de griegos, portugueses, irlandeses y españoles, no solo en el umbral de la miseria (donde millones ya vivían, máxime desde el estallido de la crisis, 2008) sino en la miseria y en aumento, además de la desesperación juvenil ante su cada día más negro futuro.

Si pretenden una masa de decenas de millones que trabajen por debajo de la subsistencia diaria ya lo han conseguido. Contratos basura, despido libre, pensiones y subsidios de hambre, y los precios e impuestos subiendo. Una anécdota vivida, real: al comprar un producto chino muy barato le solté al vendedor “claro, está fabricado en China”, a lo que me contestó: “¡o en Badalona!”.

La ‘indignación’ deberá frenar la tendencia, el acreedor Europa, tan culpable como los políticos o político-financieros que tomaron el dinero y lo dilapidaron o robaron, debe percibir que el camino iniciado no solo no tiene futuro porque a los recortes seguirá más miseria y ningún desarrollo significativo, sino que existe un límite en la paciencia pública.

En Atenas el referéndum marca ese límite.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario