Sábado 03 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Antología del talante (II)

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Análisis del derroche de los dineros públicos que ha llevado a cabo el Gobierno socialista en estos últimos cuatro años y, en especial, su austero presidente

Opinión


“Cuando se prefiere la demagogia a la virtud, la democracia se extingue” (Platón)

Hace sólo tres años, el actual ejecutivo aprobó a bombo y platillo el Código del buen gobierno para
administrar los recursos públicos con austeridad o no hacer un uso
impropio de los bienes y recursos que la Administración pone a su cargo.
En este artículo veremos sólo algunos casos del despilfarro del dinero
público que ha protagonizado a lo largo de la legislatura este
Gobierno, cuyo presidente va por la vida de humanitario, filántropo y
austero, mientras la prensa de su régimen te entretiene con sus
soflamas populistas.

Sólo pocos
meses después de firmar el ya citado Código del buen gobierno, ordenó
gastar 270.000 euros para preparar a su gusto La Mareta
Porque a los
rancios trabajadores del PP, las lumbalgias no les permiten andar, ni
siquiera hasta la esquina, mientras que el socialismo obra el milagro
de sanar a sus enfermos

Aprovechando que la caridad bien entendida comienza por uno mismo,
los socialistas han decidido tomarse dicha máxima al pie de la letra.
El ministro Bermejo, el que presume de rojo y azote de fachas, pese a
que su padre era jefe de falange, ha gastado 250.000 euros del erario
público en reformar un ático. Lo más sorprendente es que esta vivienda
ya fue reformada hace sólo seis años por la nada despreciable cifra de
110.000 euros y que su anterior inquilina, María Antonia Trujillo, ha
asegurado que dicha vivienda se encontraba en perfectas condiciones de
habitabilidad.

Y mientras, los funcionarios de justicia que protestan
por sus precarios sueldos, son secuestrados durante varias horas para que
no le afeen a Zapatero su España feliz y en colores (véase denuncia).

Podríamos hablar igualmente de unos cuantos ministros
que han utilizado helicópteros para usos privados, a cargo también,
obviamente, del erario público, que con la plebe nos mezclamos sólo en
los mítines, no en los atascos. Pero centrémonos
en el jefe de esta cuadrilla, el del hipócrita talante.

Sólo pocos
meses después de firmar el ya citado Código del buen gobierno, ordenó
gastar 270.000 euros para preparar a su gusto La Mareta,
chabolo elegido por el matrimonio Zapatero-Espinosa para pasar el
verano del 2005 en Lanzarote. Por si esto fuera poco, el presidente del
gobierno decidió llevarse a esa residencia de verano a todo el personal
de cocina del Palacio de La Moncloa, formado por quince personas. Y que viva la Pepa.

Nuestro austero presidente, el amigo de los pobres, ha
cometido algún que otro desliz más de socialista millonario. Quién no
ha cogido alguna vez un avión oficial para irse con la mujer, la suegra
y las niñas a las rebajas de Harrods, ¿verdad? Quién no se gastaría
tres cochinos millones de pesetas en unas obras de climatización de la
piscina de La Moncloa, para evitar que su mujer siga haciendo un uso despótico de la piscina de la academia de la Guardia Civil
en Valdemoro para sus prácticas de buceo. Y es que José Luis es, ante
todo, un hombre enamorado, pues está dispuesto a gastar todo el dinero
público que haga falta con tal de ver sonreír a la pobre de Sonsoles.

No se puede explicar de otra manera que cogiese otro
avión oficial sólo para ver a su mujer haciendo gorgoritos en la ópera
de Berlín. En el colmo del paroxismo austero, y como a su señora
tampoco le debió de gustar mucho el mobiliario del palacio de La Moncloa,
pues ya sabemos lo rancia que es la derecha, decidió gastarse en el
2006 la dadivosa cifra de medio millón de euros para cambiar su
mobiliario. Para que luego este aprendiz de Hugo Chávez nos hable del
bonobús o del abono transportes. Ay, que me parto. Con obreros tan
solidarios como éste, nuestro país sería un solar.

Esto es sólo una parte de la España
en colores de la que habla el ministro del ático reformado por 250.000
euros, marido de la enferma que lleva siete semanas de baja por una
lumbalgia que le permite atravesar la península. Por cierto, ésta es
una de las grandes ventajas de vivir con tanta alegría. Porque a los
rancios trabajadores del PP, las lumbalgias no les permiten andar, ni
siquiera hasta la esquina, mientras que el socialismo obra el milagro
de sanar a sus enfermos. Será porque el PSOE es más eficaz que el 3en1, pues siempre están dispuestos a lubricarte para joderte mejor, especialmente el bolsillo.

Pero que nadie se escandalice por semejante exhibición
de desvergüenza para dilapidar nuestro dinero, que tampoco es para
tanto. Quizá por eso el Gobierno socialista ha aprobado la nueva ley
del suelo, con el único fin de seguir ayudando a los pobres, claro
está. Gracias a ella la Administración Pública puede expropiar terrenos a precio de coste.
Si tienes uno que les interese, ya te lo puedan robar impunemente pero,
eso sí, con alegría, que lo nuestro es suyo, y lo suyo también. Así da
gusto ser tan socialista.

*Los artículos de Nodo Libre sólo representan el punto devista de su autor. Bottup es una comunidad de centenares de periodistas ciudadanos con su propio criterio, que la Redacción nunca puede coartar.

Relacionada:

Antología del talante (I)

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario