Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Antología del talante (III)

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Análisis del Estatuto de Cataluña y del Pacto del Tinell, para seguir conociendo el verdadero talante del actual presidente del Gobierno

Opinión


“Éstos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros.” (Groucho Marx)

En los próximos minutos vamos a desmontar, una vez más, la sarta de
mentiras del charlatán que ocupa el palacio de la Moncloa. Para ello,
hoy vamos a centrarnos en dos asuntos catalanes: su nuevo Estatuto y el
pacto del Tinell. Vaya por delante mi respeto al pueblo catalán,
directamente proporcional a mi desprecio por la casta política que ha
promovido ambos textos.

Zapatero, que como buen mentiroso dice lo contrario de lo que piensa
con la intención de engañar, miente cuando dice que el nuevo Estatuto
es bueno para todos los españoles. Y miente más todavía, cuando asegura
que sirve para fortalecer la cohesión y la solidaridad
interterritorial. Especialmente en lo de la solidaridad te quería yo
pillar, moreno. ¿Por qué está ocultando a los ciudadanos, a los que
mira con cara de corderito degollado, que dicho Estatuto incluye un
sistema de financiación que hace trizas la solidaridad
interterritorial? ¿Por qué se vanagloria de un texto que va a
discriminar económicamente a otras comunidades y, por tanto, a sus
ciudadanos?

Supongo que el lector no conocerá estos detalles, porque ya se
encarga la artillería mediática socialista de ocultárselo y porque
contarlo, además, implicaría ser bautizado laicamente como anticatalán.
El nuevo Estatuto, se arroga el derecho a quedarse con un trozo del
pastel del dinero del Estado muy superior al actual, en perjuicio,
obviamente, de otras regiones mucho más deprimidas. A éstas sólo les
reservan las migajas, pues ya no podrán optar en igualdad de
condiciones al reparto.

Afortunadamente, el polémico Tribunal Constitucional ha echado el
alto a este revolucionario de salón que patrocina nuestro colosal
desmadre estatutario, y que está favoreciendo a unas comunidades en
flagrante perjuicio de otras. En su sentencia 13/2007, de 18 de enero,
respecto al nuevo Estatuto de Andalucía (otro que merecería también
artículo aparte), afirma: La autonomía financiera de las
comunidades, correlato imprescindible de su autonomía política, debe
necesariamente partir de la consideración de que dicha autonomía
financiera ha de tener en cuenta los principios de coordinación con la
hacienda estatal y de solidaridad entre todos los españoles.”


Menudo guantazo, por insolidarios. O sea, que de coger la tarta y decir quien parte y reparte se lleva la mejor parte,
naranjas de la China. Si lo que el leal de Zapatero pretende es
cargarse la Constitución, pues uno de sus pilares es la solidaridad
interterritorial (artículos 2 y, especialmente, 138**), para así acabar
con el actual modelo de Estado, sería de agradecer que por lo menos
tuviera la gallardía de comunicárselo a los votantes. Pero no, a él le
resulta mucho más rentable electoralmente marear a base de
circunloquios a “los que no tienen de todo, mientras
defiende estatutos que les dejan con las sobras, a espaldas de la
Constitución. ¿Todo esto refuerza la cohesión y la solidaridad con los
más necesitados?

Segunda parte. Como según Zapatero hemos mejorado en lectura gracias
a su gestión, aunque nuestros estudiantes estén entre los más burros de
Europa, aprovecharemos para leer un bello fragmento del pacto del
Tinell, documento que está íntimamente ligado al nuevo Estatuto del que
acabamos de hablar.

Un pacto que fue rubricado por su partido en
Cataluña el 14 de diciembre del 2003, sólo tres meses antes de que el
adalid del talante llegara a La Moncloa, y del que aseguró desconocer
su existencia en su primer debate con Rajoy. Leamos todos juntos, que
es muy bonito: “Los partidos firmantes del presente acuerdo se
comprometen a no establecer ningún acuerdo de gobernabilidad (acuerdo
de investidura y acuerdo parlamentario estable) con el PP en el Govern
de la Generalitat. Igualmente estas fuerzas se comprometen a impedir la
presencia del PP en el gobierno del Estado, y renuncian a establecer
pactos de gobierno y pactos parlamentarios estables en las cámaras
estatales.”


Menuda declaración de intenciones, señora. Marchando una de talante
y otra de tolerancia. O sea, que promulgaron hace cuatro años un pacto
oficial, para arrinconar en todo el Estado al principal partido de la
oposición, es decir, a media España. Pero, que conste, que tanto
Zapatero como sus amigos del Tinell lo han hecho con el único y noble
fin de fomentar la concordia nacional, claro está.

Tenían que apuntalar
el cordón sanitario, no se les fuese a ocurrir a los fachas quitarles
la poltrona. Y es que mira que son intolerantes, crispadores y
antidemocráticos los del PP, ¿verdad?. En cualquier caso, y pese a esta
interminable y colosal cadena de tomaduras de pelo, al menos no me
negaréis lo bien que habla mi José Luis. Sobre todo cuando mira a la
cámara empleando palabras como solidaridad, cohesión, igualdad, unidad,
convivencia, respeto, democracia, etc.

Sobran más comentarios acerca de los principios de este charlatán,
y perdonen que no me levante, pero es que estoy tirado por el suelo,
muerto de risa.

** Artículo 138 de la Constitución Española.

1. El Estado garantiza la realización efectiva del principio de
solidaridad consagrado en el artículo 2 de la Constitución, velando por
el establecimiento de un equilibrio económico, adecuado y justo entre
las diversas partes del territorio español, y atendiendo en particular
a las circunstancias del hecho insular.

2. Las diferencias entre los Estatutos de las distintas Comunidades
Autónomas no podrán implicar, en ningún caso, privilegios económicos o
sociales.

*Los artículos de Nodo Libre sólo representan el punto devista de su autor. Bottup es una comunidad de centenares de periodistas ciudadanos con su propio criterio, que la Redacción nunca puede coartar

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario