Jueves 08 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Se cumplen 70 años de Argelès como la tumba de la II República

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Francia, que reconoció a Franco incluso antes de que acabara la Guerra Civil, tiene una deuda moral con los refugiados españoles en aquel indigno campo de concentración

Corría el frío febrero del 39, y la frontera de Le Portús con La Junquera se llenaba de refugiados republicanos españoles que huían del avance de las tropas del General Franco, que ya era vencedor de la guerra, de ingrato recuerdo, y que había asolado y destruído nuestro país.

La llegada al puesto fronterizo donde eran desarmados y recibidos por la policía Francesa. Después de muchos días de sufrimiento y penurias, por caminos y montañas de nuestra geografía, con hambre, enfermedades y frío, se encontraron con la sorpresa de ser recibidos hostilmente por un país considerado amigo, democrático e imagen de libertad. 80.000 seres humanos entre militares, civiles y familias, fueron confinados en un campo de concentración, y verdaderamente no fue un campo cualquiera: tres kilómetros cuadrados custodiados por alambres de espino y una guardia colonial francesa, integrada por senegaleses y magrebíes, que hicieron la vida imposible a los refugiados.

Muchos de los españoles maltratados por Francia en Argelès se enrolaron después en su resistencia contra los nazis

El campo estaba desprovisto de todo, era una gran explanada donde el fuerte viento de la zona hacía mas hostil la vida en él, no tenía ni letrinas y las necesidades se hacían donde caía el momento, la dureza de las enfermedades -como la desintería, la neumonía, el cansancio, el desánimo, la nostalgia- llevó a la muerte en soledad a miles de persona en aquella playa del sur francés, sin tener en cuenta las violaciones, opresiones, malos tratos que fueron la muerte en vida, de muchos de sus habitantes forzados.

El gobierno frances empezó alimentar aquellos pobres diablos, siempre y cuando se hiciera cargo la maltrecha economía de la derrotada República Española, una alimentación escasa para la intensificada masa de población que tuvo de subsistir como pudo.

Para mas desesperación, el 27 de febrero de 1939 Francia reconoció oficialmente al Gobierno del General Franco, en plena guerra, teniendo en cuenta que terminó oficialmente en abril del mismo año. Una de las democracias reconocía explícitamente al fascismo y certificaba la defunción de la II Republica Española en aquel inhóspito campo de concentración de Argeles.

Francia tiene una deuda moral con todos los refugiados de Argelès-sur-Mer, teniendo en cuenta el maltrato recibido, y, sobretodo porque muchos de ellos lucharon después con la resistencia francesa para combatir el fascismo nazi apoyado por los que lo habían reconocido no mucho tiempo atrás.

Se han cumplido la friolera de 70 años, el viento ha soplado mucho, ha llovido a raudales en estos años, pero la arena y el mar siguen en el mismo lugar en Argelès, que recuerda aquellos valientes que sufrieron las penurias de la historia.

A las nuevas generaciones nos falta la memoria histórica, algo muy frecuente en nuestros días, donde nuestro mundo se nos vuelve loco. Aprender del pasado es importante para no caer en los mismos errores del aye. La lucha de aquellos hombres por la pura supervivencia hace que nuestros días, a pesar de los momentos difíciles, sean el paraíso terrenal. Es algo que verdaderamente hace pensar en lo que tenemos y verdaderamente no valoramos.


Titular, fotografía, enlaces

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. Anónimo 07/05/2010 en 13:46

    Por favor, quisiera saber si alguien pudiera hablarme de los refugiados catalanes en Argelés después de la guerra civil española, en especial de mi padre Juan Comitre Pagés.

    Muchas gracias.

  2. Anónimo 11/12/2009 en 18:43

    Francia tuvo una lamentable actuación al final de la Guerra civil, pero al menos al principio algo intentó hacer… La democracia que realmente torpedeó a la República fue -cómo no- la pérfida Albión. Fue el Reino Unido quien impuso la “neutralidad” del resto de Europa y no hizo nada -mas bien al contrario- cuando Italia y Alemania se la saltaron a la torera

Participa con tu comentario