Martes 23 de mayo de 2017,
Bottup.com

Argentina tiene cuatro millones más de pobres

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Uno de los 4 millones de nuevos pobres ignorados por el gobierno argentino

Análisis

El modelo productivo del Gobierno
nacional y popular argentino dio como resultado el hundimiento de más
de cuatro millones de personas al nivel de pobreza, sólo en los últimos ocho
meses. La inflación real consume los salarios de los argentinos a una
velocidad cada vez mayor y lentamente se va produciendo un estado de
pauperización generalizada.

Image
Efectivos de civil secuestran a un manifestante luego de la represión policial

Inflación galopante y pauperización general

El costo real de la canasta básica familiar se sitúa alrededor de los $3.000; no obstante el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, acaba de anunciar un aumento escalonado del salario mínimo a $1.240 en Diciembre.

A esta cifra se llegó en un consenso entre representantes gubernamentales, sindicales y empresariales, reunidos en el Consejo del Salario el pasado 28 de julio. Sin embargo los intereses de los trabajadores no se vieron representados allí. Al parecer los dirigentes sindicales hallaron más rentable un acuerdo con los empresarios que la defensa de los derechos de quienes dicen representar.

No sería la primera vez que un sindicato desproteja al trabajador. Basta con citar al conflicto del Casino Flotante de Puerto Madero, en el cual varios sindicatos involucrados se posicionaron junto a la empresa exigiendo el despido de cientos de trabajadores que protestaban por conservar sus derechos y hasta su propia salud, pues sus labores comprometían sus estados físico y mental (sólo por citar un ejemplo, una de cada seis trabajadoras embarazadas sufría de abortos espontáneos debido a los duros ritmos de trabajo).

Quizá la tan anunciada redistribución de la riqueza quede sepultada por
el deseo del Gobierno de reconstruir la burguesía nacional
El ex presidente Kirchner creyó librarse de la deuda
con el desembolso de casi 10.000 millones de dólares al FMI a finales de
2005, pero hoy ese fantasma  reaparece aún con mayor fuerza y
en un contexto de crisis financiera de nivel internacional

En aquel conflicto no actuaron sólo la burocracia sindical y la irresponsabilidad empresarial; también tomó protagonismo la brutal represión policial y de la prefectura naval argentina que incluyó el desalojo violento, la detención y hasta se conocieron casos de tortura; recordemos que ambas fuerzas fueron enviadas y comandadas por el gobierno que se enorgullece de ser defensor de los derechos humanos. El mismo Gobierno bajo cuyo mandato se produjeron los asesinatos de dos testigos clave en los juicios a los ex-represores de la dictadura militar e incluso la reciente fuga del ex militar Julián Corres, involucrado en delitos de lesa humanidad.

Quizá la tan anunciada redistribución de la riqueza quede sepultada por el deseo del Gobierno de reconstruir la burguesía nacional. Quizá la democracia sea, a fin de cuentas, la explotación del trabajador para mantener la rentabilidad empresarial. O quizá no, pero quienes se oponen reciben el rechazo en los medios y la represión policial en las calles.

Superávit fiscal y miseria social

El pasado día 2 del presente mes se realizó la primera conferencia de prensa dada por la presidenta de la nación. Pero mientras ella hablaba con entusiasmo acerca de la calidad institucional del Gobierno y de las medidas antidemocráticas de la oposición durante el conflicto agrario por las retenciones a la exportación, el pueblo sufre sus propias retenciones en el salario. Me refiero, por supuesto, al IVA (Impuesto al Valor Agregado) que el trabajador paga en cualquier bien o producto que adquiere (ni los alimentos escapan a él) y en cualquier servicio que contrate. Es un recorte al salario de la clase obrera que va a parar al bolsillo de los grandes capitalistas. Y si a eso le sumamos una inflación cada vez mayor, puede adivinarse un futuro negro para el obrero.

¿Pero, por qué el gobierno argentino habla de una inflación mensual del 0,6% cuando todas las mediciones privadas la indican cerca del triple? ¿Por qué el Gobierno introduce tantos cambios y tanta presión en el Instituto Nacional De Estadísticas y Censos?

Sucede que el eje de la cuestión pasa por los bonos de la deuda reajustables por inflación, de modo tal que el anuncio oficial de un índice inflacionario mayor complicaría mucho su pago. El mismo ex presidente de la nación y actual presidente del Partido Justicialista, Néstor Kirchner, dejó escapar el verdadero objetivo de la resolución 125, recientemente desaprobada en el parlamento, de las retenciones a la exportación de granos: “Si se suspenden las retenciones, ¿con qué vamos a pagar la salud, los hospitales, las obligaciones externas de los argentinos? ¿Creen que vivimos en un paraíso fiscal? Si vamos juntando monedita tras monedita para poder sacar a este país del infierno en el que estuvo”.

Por si no se entendió bien, lo que el ex presidente quiso decir fue que a través de una política impositiva severa sobre un sector empresarial y, por ende, sobre el consumidor (pues se descarga sobre los precios de los productos), sólo a través de ella es posible realizar el pago de la deuda externa que se hace cada año más difícil de pagar. El ex presidente Kirchner creyó librarse de las ‘obligaciones externas’ con el desembolso de casi US$ 10.000 millones al FMI en finales de 2005. Pero hoy el fantasma de la deuda reaparece aún con mayor fuerza y en un contexto de crisis financiera de nivel internacional.

En conclusión, mientras la presidenta rebautiza a la manipulación estadística en los datos oficiales llamándola “calidad institucional”; el pueblo golpeado en el bolsillo por la inflación, cuando sale a exigir condiciones más dignas de vida, es también golpeado por los bastonazos de la policía nacional. Ésta es la forma en que el gobierno nacional y popular argentino ha resuelto los problemas sociales: dibujando los números que indican la pobreza y callando el reclamo popular con represión policial.

Y mientras vemos cómo se esfuma la tan esperada redistribución de la riqueza en cada pago de la deuda externa; se hace presente la pregunta de si esto es realmente un régimen democrático, un verdadero gobierno del pueblo.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 23/08/2008 en 6:07


    querido nicolas aparte de la miseria que siempre existio porque los comerciantes se llevan todo . se han hecho otras cosas que estamos esperando que pau las publique de argentina DNI 11.454.351

Participa con tu comentario