Martes 25 de julio de 2017,
Bottup.com

Arranca la campaña ‘1 Millón de Adhesiones’ a la Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Recogida de adhesiones en Alemania


Desde la organización se reclama “nuestro derecho a vivir
en paz y libertad. No se vive en libertad cuando se vive amenazado”


Image
Ciudadanos de Bangladesh firman su adhesión a la campaña

Desde el día 10 hasta el 20 de abril, Mundo sin Guerras y otros organismos del Movimiento Humanista han lanzado esta campaña para conseguir 1 millón de adhesiones a la Marcha Mundial por la paz y la no violencia en todo el planeta.

La Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia está abierta a la participación de cualquier institución, asociación, colectivo o partido interesados. El objetivo es “crear conciencia frente la situación crítica que vivimos en todo el mundo, caracterizada por la pobreza de vastas regiones, el enfrentamiento entre culturas, la violencia y la discriminación que contaminan la vida cotidiana de amplios sectores de la población” según el comunicado de Mundo sin Guerras.

Desarme nuclear

Uno de los temas básicos que reivindica esta marcha es el desarme nuclear. En los años 80 el tema movió a amplios sectores de la población que todavía alcanzó a ver el final de la “guerra fría” que tenía dividido al mundo en dos: Oriente y Occidente. En aquellos años se podían ver películas que imaginaban desolados mundos futuros post radiación nuclear (Akira, Mad Max).

Sin embargo, no había que irse muy lejos: en 1985 tuvo lugar el accidente en la central nuclear de Chernobyl, en la antigua Unión Soviética, el más grave de la historia. Miles de muertos y miles de evacuados, miles de casos de cáncer producidos por la nube radiactiva, contaminación de animales y vegetales en gran parte de Bielorrusia, Rusia y Ucrania, aunque la nube tóxica se extendió hasta Alemania, Suecia, Finlandia, Rumania… hasta un 40% de la superficie de Europa quedó contaminada, con efectos de la radiación vigentes hasta hoy.

“Es
necesario despertar una conciencia que nos permita
rechazar no sólo la violencia física, sino también la económica, racial, psicológica, religiosa, sexual, etc.”

“Es urgente crear conciencia por la paz y el desarme. Pero también es necesario despertar la conciencia de la No Violencia que nos permita rechazar no sólo la violencia física, sino también toda forma de violencia (económica, racial, psicológica, religiosa, sexual, etc.)”. Parecen temas obvios y se podría pensar que todo el mundo estará de acuerdo. Nada más falso, si fuera así el mundo sería de otra manera.

Lo cierto es que hoy se dan buenas razones para continuar con el desarrollo nuclear, razones medioambientales, pues se supone que es una energía más limpia que los hidrocarburos; lo que no se dice es el coste y el problema de los residuos radiactivos. También se justifica la carrera armamentística, el gobierno de Bush defendía, por ejemplo, la necesidad de un escudo antimisiles en territorio europeo, reactivando las viejas tensiones con Rusia. Y ciertos países reivindican su “derecho” a tener su propio arsenal nuclear.


Paradójicamente, los primeros países en desarrollar estos arsenales forman parte del Tratado de No Proliferación Nuclear (EEUU, Rusia, Reino Unido, Francia y China). Luego están los que ni siquiera se han molestado en firmar dicho tratado (India, Pakistán y Corea del Norte). Y de los que se sospecha pero no lo confirman (Israel, Irán, Arabia Saudita).También se dan buenas razones para mantener ejércitos de ocupación (a los que se llama ejércitos de “pacificación”) en países con interesantes recursos naturales con la excusa de la ayuda humanitaria cuando, como escribía Jeffrey Sachs (antiguo asesor de Kofi Annan): “Sólo será posible tener un mundo más pacífico cuando los estadounidenses y otros empiecen a ver las cosas a través de los ojos de sus supuestos enemigos y a darse cuenta de que los conflictos actuales, nacidos de la desesperación y la impotencia, pueden resolverse mediante el desarrollo económico, y no con guerras”.

Durante diez días, en las calles de Madrid, Barcelona, París, Berlín,
Roma, Maputo, Rabat, Accra, Nairobi, etc. activistas de la paz estarán
pidiendo adhesiones en las calles

Por ello, desde la organización de la Marcha se reclama “nuestro derecho a vivir en paz y libertad. No se vive en libertad cuando se vive amenazado”. Durante diez días, en las calles de Madrid, Barcelona, París, Berlín, Roma, Maputo, Rabat, Accra, Nairobi, Mumbai, Dhaka, Hong Kong, Nueva York, Lima, La Paz, Buenos Aires… activistas de la paz estarán pidiendo adhesiones en las calles, el metro, las universidades, los comercios. El objetivo: lograr un millón de personas  a favor de estos cinco puntos:

• El desarme nuclear a nivel mundial,
• El retiro inmediato de las tropas invasoras de los territorios ocupados,
• La reducción progresiva y proporcional del armamento convencional,
• La firma de tratados de no agresión entre países y
• La renuncia de los gobiernos a utilizar las guerras como medio para resolver conflictos.

La propuesta inicial se ha desarrollado muy rápidamente. En pocos meses la Marcha Mundial ha suscitado la adhesión de miles de personas, agrupaciones pacifistas y no-violentas, diversas instituciones, personalidades del mundo de la ciencia, de la cultura y de la política sensibles a la urgencia del momento.

Adhesiones como la de Michelle Bachellet, Rigoberta Menchú, Pedro Delgado, Juanes, Federico Mayor Zaragoza, Desmond Tutu, Noam Chomsky, José Saramago, Ana Belén, Forges, Carlos Sastre, Viggo Mortensen, etc.

Organizaciones como Alcaldes por la Paz, Abolition 2000, Amnistía Internacional (Chile, Uruguay, México, Alemania), Abuelas Plaza de Mayo, Greenpeace (Hungría, República Checa, Nueva Zelanda), Cruz Roja (Argentina, Chile), etc. también han dado su apoyo. También ha inspirado una enorme diversidad de iniciativas en más de 100 países.

Una de ellas será la marcha simbólica de un equipo multicultural que recorrerá los seis continentes. Comenzará el 2 de octubre (Día internacional de la No Violencia) en Wellington (Nueva Zelanda), y terminará el 2 de enero de 2010 al pie del monte Aconcagua, Punta de Vacas (Argentina).En todo este tiempo, en cientos de ciudades se realizarán marchas, festivales, foros, conferencias y otros eventos

.La paz, el desarme y la no violencia no son temas obvios, no todos ven su necesidad ni su urgencia. Sin embargo, además de ser urgentes son posibles. Es posible y merece la pena el intento de cambiar la dirección de los gobiernos si se suma la voluntad de todas las poblaciones. “Desde las ciudades podemos presionar a los gobiernos” se defiende desde Alcaldes por la Paz.

Ha sido necesaria una monumental crisis económica para que quede evidente la invalidez y desproporción del sistema actual. No deberíamos esperar a otro accidente nuclear o a otro conflicto que pudiera poner en juego ese tipo de arsenal para decidirnos a rechazar la violencia como forma de resolver los conflictos entre países.

ENVIA TU ADHESIÓN ENTRANDO EN:
http://formularioadhesiones.blogspot.com/
Ver vídeo spot de la Marcha


Más información:

http://www.marchamundialdistritofuencarral.tk/


¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario