Miércoles 02 de abril de 2014,
Bottup.com

Artur Mas: “Luchamos contra el Estado español”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 10,00 de 10)

 

Artur Mas

Artur Mas

Barcelona 10-03-2014. La nación apache, con perdón de los apaches, contra la OTAN. Una tribu de unos millón y medio de individuos, niños y niñas incluidos, indistinguibles mezclados entre 7,5 millones, en pie de guerra. ¡De locos! Pesada broma.

De haber “guerra” dominaría la social por los recortes e impuestos, los indignados, contra incluso Artur Mas y la casta política

Domingo maravilloso. Los turistas llenan el centro hasta el puerto, y a nadie se le ocurriría que estamos en guerra. Hasta el Rabal muestra su cara más amable, y en la Plaza Real los tenderetes de monedas y vendedores oportunistas hacían negocio. Ni siquiera tropecé con alguna de las habituales manifestaciones.

Cuando llegué a casa y oído en la tele a Artur Mas: “Luchamos contra el Estado español porque no tenemos más remedio ni queda otra salida”, me he reafirmado que alguna deficiencia mental domina a un sector de la población catalana que ni en mi entorno ni en la calle se trasluce. Y repito que de haber “guerra” dominaría la social por los recortes e impuestos, los indignados, contra incluso Artur Mas y la casta política. Discurso bélico: “Nosotros estamos luchando contra el Estado español, pero no contra el mundo, y nos gustaría no tener que luchar ni siquiera contra el Estado español”.

Creía, y escribo con insistencia, que en cuanto a Mas y Pujol, o sus enchufados y subvencionados, la independencia forma parte de su táctica política, ¡que viene el lobo!, o una cuestión de supervivencia en su particular y privilegiado estatus, aparte de detener el alubión de investigaciones policiales y judiciales por la gran corrupción en que ellos, solos o en compañía del PSC, la ‘sociovergencia’, han emporcado Cataluña durante 34 años, arruinándola. Pero que en su retorcido cerebro, embadurnen su cara con pinturas de guerra, y se la declaren al Estado español, tras pensar en la suerte de que mi edad militar caducó hace demasiadas décadas, insisto, me hace temblar por mi triste pensión.

Recurriendo a la sátira e ironía, subliminalmente esa mamarrachada puede traducirse, puesto que no tienen ni caballos, o lanzas y flechas, para pasar el Ebro y atacar a Aragón o Valencia, invadir Castilla, y conquistar Madrid, en que de acuerdo con Oriol Junqueras, y demás iluminados, declararán en ese Parlament, engendro de la partitocracia catalana, la independencia, jugando con que España no tiene ni combustible para tanques o aviones.

En cuanto a Mas y Pujol, o sus enchufados y subvencionados, la independencia forma parte de su táctica política, o una cuestión de supervivencia en su particular y privilegiado estatus, aparte de detener el alubión de investigaciones policiales y judiciales

El escrito del Gobierno al Congreso bloqueando la iniciativa separatista le ha desatado los nervios, y de nuevo otra pataleta con lo de la lengua catalana y el “proyecto colectivo catalán”. Si cada lengua en el mundo pretende Estado propio, la ONU, en lugar de casi 200 Estados, reunirá 1.000 ó 2.000 y más, la Torre de Babel.

Un vividor de la política desde hace casi 30 años, toda su vida desde que dejara su colaboración en varias quiebras, debería saber que ningún Estado en el mundo pondría una alfombra para que una de sus tribus se independice, por lo que me hace pensar que teatraliza para continuar en el machito, apoyado por visionarios.

Dejando el léxico bélico, en chulesco desplante a Rajoy, añade que “el pueblo catalán será llamado a las urnas”. Un consuelo que no llame a filas.

El “estamos muy lejos de Crimea”, si no tiene otra traducción que la ilegalidad del referéndum, en la práctica sin un ejército ruso, traería, insisto, desde el ‘corralito’ bancario… al caos comercial, financiero y social. La guerra, símil literario, que puede entusiasmar a un millón y medio de catalanistas independentistas, se habrá declarado contra el resto de seis millones de catalanes, que bromeando en serio se pueden cabrear mucho.

Estupideces aparte a las nueve y media estaré en la Audiencia de Barcelona. Me aseguran, aunque no lo creo, que Félix Millet, pujolista recaudador en negro, declarará en silla de ruedas. Aguantaré las argumentaciones de mi ex abogado Francesc Jufresa, entendiendo mejor la corrupta gangrena que padecemos.

Imagen: Convergéncia Democràtica de Catalunya

Editado por la Redacción: subtítulo, destacados e imagen

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario