Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Mas y Montilla, Trias o Hereu ¿No hay más remedio?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN

Sus jefes, quienes los ‘nominaron’ para que no les salieran respondones, los eligieron tan de segunda categoría que rayan en el esperpento

¿Y no hay más remedio? ¿Los directos herederos de los personajes de la ‘Gran Corrupción’, los que han conducido al país, y en particular a Cataluña, a una debacle y hastío jamás vividos, serán quienes de nuevo, pactando o no con unos partidos que no saldrán de muy minoritarios, gobiernen Cataluña, su reino de taifa?

Ni Franco lo hubiera hecho mejor montando su “atado y bien atado” del que deriva este engendro político, que llaman ‘democracia’. Él la llamaba, vertical, más o menos lo mismo

Ni Franco lo hubiera hecho mejor montando su “atado y bien atado” del que deriva este engendro político, que llaman ‘democracia’. Él la llamaba, vertical, más o menos lo mismo. Pero encima, con la Ley de Peter en la mano, sus jefes, quienes los ‘nominaron’, para que no les salieran respondones y oscurecieran su brillante estrella e indiscutible liderazgo, los eligieron tan de segunda categoría, que rayan en el esperpento. Han sobrepasado y mucho su nivel de incompetencia. Una cosa es medrar en cerradas estructuras burocráticas o de amiguetes, y otra muy diferente el liderazgo y la capacidad.

Ayer, un comentarista en un artículo sobre Narcís Serra i Serra escribió:  “Cóm es que costa tan fotre fora tots aquets corruptes del poder?”, (“¿Cómo es que cuesta tanto echar a todos estos corruptos del poder?”). Una de las miles de respuestas sería que los franquistas pactaron bien aquella llamada Transición, repartiendo cargos a gentes como Serra (líderes o enredadores, rojillos de boquilla) o Carrillo (peligrosos vividores de la política), con quienes se repartirían el despegue económico de España a la sombra del europeo.

Dentro de mi nulidad mediática aconsejo no votar. Quizá así, parecido al caso de la Diagonal, esos cerrados clubs tomen conciencia, tiren la toalla y se abran

Cuando me achacan ser de derechas, pienso en personajes como Samaranch, Porcioles, los energúmenos y corruptos De la Rosa y su amigo Eduardo Bueno Ferrer, o sus instituidos, los eternos Fernández Díaz, Enrique Lacalle o Juan Piqué Camps, incluso con Narcís y Maragall, para mí tan de derechas como sus padrinos. Y si lo hago en versión y contemplando Cataluña, delante aparecen Pujol y su cuadrilla, demagogos de la catalanidad, especialistas en ‘negocios’, estafas y cracs… Y si voy hacia la izquierda, Rafael Ribó, Carlos Jiménez Villarejo, Mena… camuflando su franquismo.

Dentro de mi nulidad mediática aconsejo no votar. Quizá así, parecido al caso de la Diagonal, esos cerrados clubs tomen conciencia, tiren la toalla y se abran. ¡Gran ingenuidad!, insisto en que morirán matando. Por desgracia, sólo esta crisis, afectando a toda la sociedad, impidiendo subvenciones y manutenciones  al amplio tejido social que impulsa el sistema, puede acabar con él provocando unas elecciones libres y abiertas.

Veremos cómo les sienta a los electores: más impuestos, paralizar durante un año las obras públicas, más paro y quiebras, recortar salarios y “conquistas sociales”, las pensiones etc. etc. Por lo tanto, menos poder adquisitivo, para muchísimos ya nulo, digan lo que digan Zapatero y sus propagandistas. Todo fruto de ‘la Gran Corrupción’ y su disparatado fraude inmobiliario-financiero.


Titular, subtítulo, destacados, fotografía, enlace

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 13/06/2010 en 19:27

Participa con tu comentario