Jueves 08 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Artur Mas visita Bruselas… los recortes…

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

De “fe país” a deshacer el país, ¡que recorte Extremadura!

Barcelona. Pasadas las elecciones municipales vuelven al ataque. No tienen más remedio, Madrid no aceptará unos presupuestos que no contemplen mínimo un 10% de recorte, y Europa obliga.

La España o Cataluña, que no se podía comparar con Grecia, Irlanda o Portugal, se ha lanzado a los recortes cumpliendo las exigencias del ‘rescate virtual’ que, al igual que todo ‘rescate’, exigirá tanto encubiertas renovaciones de créditos como más créditos.

La España o Cataluña, que no se podía comparar con Grecia, Irlanda o Portugal, se ha lanzado a los recortes cumpliendo las exigencias del ‘rescate virtual’

Las finanzas autonómicas tras las últimas elecciones en España tensan más si cabe la situación política, y oír a Mas-Culell (el mejor economista vivo) volver al agravio comparativo o victimismo catalán reclamando que se detenga el AVE en Extremadura, me recuerda el “oasis catalán” y la célebre frase de Pujol “fe país” cuando como buitres sus hombres copaban negocios y estafas en Barcelona. Una plaga para la ciudad.

El pujolismo solo funciona si recibe. Un Gobierno que creó, o lo crearon, personajes como Piqué Vidal, Pascual Estevill, Javier De la Rosa, John Rosillo, Maciá Alavedra, Lluis Prenafeta, Félix Millet, etc., etc., y miles de sus colaboradores, sabe mostrarse desde fervoroso monaguillo a refinado estafador, o ganster si conviene al bolsillo particular de sus miembros.

¿Se ha visto en algún lugar del mundo que una comunidad eleve a los altares a un banquero ¡y del franquismo!? O esa comunidad está formada por ingenuos bobalicones o el banquero es el más refinado e hipócrita de los charlatanes. ¡Y ahora amaga con lo de la independencia! Sin ánimo de entrar en el esperpento yo colocaría a Jordi Pujol de Presidente de España para que lidie a los europeos.

Quienes hemos vivido y padecido (por situados en otra clase social, o fuera de su órbita financiera) al gurú del catalanismo o flautista de Hamelin tocando la flauta a su millón de acólitos (ahora con 700.000 ya le bastan) al tiempo que les abrían cuentas corrientes en Banca Catalana, y sus secuaces enriquecerse con las ampliaciones de capital y las pólizas de crédito, para a continuación enlazar con los traspasos a la Generalitat, los casinos, las subvenciones europeas, los porcentajes por obras públicas, la compra de edificios, recalificaciones e hipotecas, las caixas, sabemos que Madrid lo tiene muy mal para exigirle frenar y retroceder, dejar de darle. No es posible, además han fabricado tanto funcionario “con oposiciones” (plaza en propiedad), a lo que se sumó vorazmente el Tripartito, que es imposible ‘recortar’. Cerrar quirófanos o despedir unos miles de desgraciados interinos o contratados, los abnegados ‘machacas’ en todo ambiente laboral público… es el ‘xocolata del lloro’.

Saltarse Madrid significa que la situación madrileña es caótica, y que la Generalitat merece una atención especial porque por sí solo también puede sumar en la desestabilización del euro

La noticia del pasado enero abría la caja de los truenos…

Heraldo.es:
“Un déficit de 7.000 millones
Mas anuncia dos años de recortes en la Generalitat
EFE. Barcelona 04/01/2011
El nuevo presidente catalán, Artur Mas, ha anunciado que el Gobierno catalán deberá afrontar al menos dos años de duros recortes al encontrarse unas cuentas en una “situación delicada” y un déficit “dos o tres veces mayor del previsto”.

… que cinco meses después lleva a Artur Mas a Bruselas, tras machacar en su tele sobre los 1.400 millones que debe Madrid. Visita de la mano del comisario europeo socialista Juaquín Almunia y con el eterno Durán i Lleida.

Saltarse Madrid significa que la situación madrileña es caótica, y que la Generalitat, otro Estado dentro del Español, merece una atención especial porque por sí solo también puede sumar en la desestabilización del euro. No es lo mismo dejar de pagar a los proveedores, a lo que ya están acostumbrados tanto gobernando la Generalitat como sus negocios privados, o a los propios bancos y cajas con miles de millones en créditos y certificaciones de obra pública o parapública de cientos de fantasmales inmobiliarias, que los pagarés esparcidos por bancos europeos a través de las caixas, o las simples nóminas públicas. Y mucho menos retrasarse en pensiones y miserables subsidios sociales que por sí solos convertirían a los ‘indignados’ en furibundos asaltantes de la Bastilla.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario