Jueves 19 de octubre de 2017,
Bottup.com

Autobombo previsible en la Universidad de Sevilla

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Image

La institución pública sevillana vuelve a consultar a sus alumnos si reciben una enseñanza de calidad, sin tener en cuenta el error de bulto en la metodología del cuestionario utilizado.

Image
Logo de la Universidad de Sevilla

Advertencia: este texto contiene explicaciones estadísticas en lenguaje cotidiano. Absténgase de leerlo si considera el rigor estupefaciente una virtud del discurso, pues aquí estamos practicando la permisividad relativa (los únicos alumnos que no están leyendo, están en su casa echándose una siesta).

La explicación es bastante sencilla, y debería ser vergonzante para las

personas que llevan a cabo dicho estudio, pues conocen el resultado

inequívocamente positivo que dará, sean cuales sean las observaciones de los

estudiantes.

Pero seamos inocentes para demostrarlo. Supongamos que el cuestionario no es

oportunista, y que se realiza de forma honrada.

Aun así, está mal diseñado,

y un alumno con suficientes conocimientos de estadística (y/o sociología,

antropología, experimentación, etc.) podría poner en evidencia dicho

defecto:

Se aconseja usar niveles impares en la evaluación (3, 5 ó 7 son los más

habituales). ¿Por qué? Porque permiten resultados neutros, y permiten

graduar hasta qué punto queremos detectar casos extremos.

Ojo: detectar, en caso de haberlos. Pero estos pájaros son mucho más que cucos. Pueden poner casos neutros pintados de casos un poco sesgados…

Caso del 5. Calidad de la docencia:

1.-Muy mala

2.-Mala

3.-Normal

4.-Buena

5.-Muy buena

Es tan habitual que me referiré a él a partir de ahora, para no complicar la batallita. “Buena”, “Normal” y “Mala” se puede quedar corto (caso de las 3 categorías), y el de las 7 categorías puede ser abrumador para el asunto que nos ocupa.

¿Cuál es el mayor problema del método? Que no existe una comparación de la

docencia más que consigo misma.
Consecuencia: cuantos más alumnos participen, el resultado tiende a ser más

neutro o positivo, independientemente de la calidad comparada (o “real”) de

la docencia.

Ello permite anticipar que “la mayoría de los estudiantes

calificó la docencia del 1 al 5 con un 3, un 4 ó un 5 (normal, buena o muy

buena)”, fantástica frase con la cual estaría satisfecha cualquier

organización, que es lo que hará la Universidad de Sevilla cuando acabe este trámite tan “participativo”, “ecuánime” y “confidencial” como es el de una encuesta.

¿Cómo es eso posible?

Hipótesis A: supongamos que la docencia es normal (3 en la escala de 1 a 5).

El reparto de los votos se concentraría en el 3, seguido muy de cerca por

el 2 y el 4, y algunos votos en los extremos de la conocida como “campana de

Gauss” o “curva de distribución Normal”. Así pues, tendríamos pocos votos en

el 1 y en el 5. ¿Qué hacer para salvar las apariencias? Fácil: “la mayoría de

los estudiantes votó 3, 4 ó 5”.
(Sí: son más porque incluye el grupo central, 3, el más votado de todos, como algo a favor; y el 1 y el 2, que suman los mismos votos que el 4 y el 5 juntos, no pueden nada contra esa desviación maniquea de los datos.)

Los demás casos son todavía más irrisorios.

Hipótesis B: supongamos que la docencia es mala (2).
Jejeje. No contaban con que los alumnos, a los cuales les otorgan solamente esta oportunidad de “votar” u “opinar”, se han habituado (efecto de habituación descrito para infinidad de comportamientos humanos, tanto a nivel social como fisiológico), y claro, la docencia mala ya les parece lo normal. Por eso, cuando hay cierto repunte minoritario de buena docencia, lo califican de muy buena, porque es excepcional respecto del trasfondo mediocre al que están acostumbrados.

Mismo razonamiento que antes. En contra de lo esperado, los votos no se concentrarán en mala, porque eso sería decir que la mayor parte de lo que reciben es negativo, y ya hemos dicho que se han habituado a esa situación. Como su propio nombre indica, lo normal, lo que suelen recibir, es “normal”. O sea, 3. Por tanto, el resultado es idéntico al de la hipótesis A: todo se reparte un “eslabón” más arriba, centrado en el 3 (lo mediocre es lo normal), y Santas Pascuas…

Para remate de los tomates, atentos a lo poco que interesa dar una buena

docencia (jajaja; no se rían, va en serio).

Hipótesis C: supongamos que la docencia es buena (4).
¡Vaya por Dios! ¡Los estudiantes reciben lo que esperaban, una docencia de calidad! ¡Se van a salir de las tablas! Pues no, hijos míos, no. También en este caso, y con toda la lógica y el sentido común del mundo, si la docencia es buena, que es lo que esperan los estudiantes, tenemos el espejo de lo que pasaba con la resignación cuando es mala: pues que los casos que destacarán serán los 1, 2 y 3, compensando otra vez hacia el centro una docencia que, “en realidad”, puede ser incluso buena. (Claro: los acostumbras al jamón serrano, y luego el de York les parece un insulto -pero ojalá fuera así).

Tendremos de nuevo el reparto centrado en el 3, y con dos “colas” a los lados, de alturas (número de votos) decrecientes, achatadas en 1 y en 5. De nuevo el mismo agrupamiento (3, 4 y 5 para el bote), y sale que la docencia es “normal, buena o muy buena”.

Le robaré una sola palabra al Dr. House:
-“Mola, ¿eh?”

Corolarios:

1.-Si se dejan engañar, al menos que sepan ustedes que los están engañando.

¿Para qué, entonces, “malgastar” tiempo y recursos en un resultado que ya

se sabe antes de realizar el estudio?

2.-Bueno, lo dejaría para la próxima clase, pero no soy como ese tipo de personal… Se hace así para quitarse el muerto de encima, y decir que “son los alumnos quienes han calificado positivamente la docencia de manera global”. Que es como decir: “¡no lo digo yo, lo decís vosotros, la Universidad de Sevilla es ‘normal, buena o muy buena’, así que luego no os quejéis ni un ápice, o sacaremos el látigo de la estadística trucada, y veréis como nadie se desvía de la media!”.

{mos_sb_discuss:2}


Esta noticia concursa en el I Premio  Periodista Ciudadano en la categoría de: Denuncia

Image


Image



¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario