Jueves 17 de agosto de 2017,
Bottup.com

Ayaan Hirsi Ali y la lucha de la razón contra los fanáticos del alma

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
La keniata de origen somalí Ayaan Hirsi Ali

Salman Rushdie: “Hirsi Ali podría ser la primera refugiada de Europa occidental después del Holocausto”

 

Fue colaboradora del asesinado cineasta Teo Van Gogh y también está amenazada de muerte

Image
Hirsi Ali en el Parlamento Europeo

“Hirsi Ali podría ser la primera refugiada de Europa occidental después del Holocausto”, expuso el escritor inglés, Salman Rushdie, en una opinión publicada el 16 de octubre 2007 en el diario Le Monde. Rushdie escribió esto en apoyo a una mujer que, como él, es víctima de la radicalización religiosa, en este caso del Islam. 

“Yo peleo por un cambio en las conciencias de
aquellos que se identifican conmigo, porque fueron educados como
musulmanes, como yo, para que acepten que los principios de la
democracia, los principios de la libertad, son más preciados que los
preceptos del Islam”, dijo Hirsi Ali en entrevista para AFP.

Ayaan Hirsi Ali llegó a Francia, donde varios intelectuales y políticos se movilizaron en su causa. El muy mediatizado filósofo, Bernard Hénri-Lévy, tomó la batuta y orquestó un mitin de apoyo el 10 de febrero en un anfiteatro de la escuela normal superior. Los militantes de esa: la revista de investigación ProChoix, el semanal satírico Charlie Hebdo, el diario Libération y la ONG SOS Racismo.

La presencia de Rama Yade, secretaria de estado de asuntos exteriores y derechos humanos, aportó un valor oficial a la reunión. Finalmente y como símbolo de su empresa, Hirsi Ali recibió el premio Simone de Beauvoir por la libertad de las mujeres.

La tradición de Francia le ha abierto las puertas, sin embargo, las preparaciones burocráticas y políticas obligarán a Hirsi Ali a quedarse de pie y esperando.

A inicios del 2007, el entonces candidato a la presidencia, Nicolás Sarkozy, se comprometió a que cada mujer martirizada en el mundo, “yo quiero decir que Francia le ofrece su protección dándole la posibilidad de ser (ciudadana) francesa”, esta frase fue validada por el grupo de apoyo de Hirsi Ali para convidar al hoy presidente a concretar sus palabras. “Yo seré honrada de tener la posibilidad de llegar a ser francesa”, exclamó Hirsi Ali como respuesta a la invitación abierta por Sarkozy.

El presidente francés respondió, por escrito, en un mensaje leído esa noche por Rama Yade: Sarkozy invita a sus homólogos europeos a actuar, y propone la creación de un fondo comunitario que asegure la integridad de las personas amenazadas en Europa. Este proyecto seguramente será propuesto a los miembros de la Unión Europea, pero no hasta junio, fecha en la que Francia presidirá la presidencia de la UE.

En espera de la nacionalidad gala, Hirsi Ali continúa su peregrinar. Este jueves se presentará ante el Parlamento europeo donde intentará hacer valer las leyes constitucionales y también de derechos humanos que erigen los miembros de la UE.

“Yo peleo por un cambio en las conciencias de aquellos que se identifican conmigo, porque fueron educados como musulmanes, como yo, para que acepten que los principios de la democracia, los principios de la libertad, son más preciados que los preceptos del Islam”, dijo Hirsi Ali en entrevista para AFP.

Quebrar el silencio

Ayaan Hirsi Ali nació en Somalia en 1969, y como lo marca la dramática costumbre de algunos países africanos, sufre la excisión del clítoris. Su familia huyó de la guerra civil somalí. Se establecen en Kenya donde vive entre los 10 y 22 años. En 1992 sus padres la fuerzan a casarse con un somalí domiciliado en Canadá; aprovechando la escala que hace su vuelo en Alemania, Hirsi Ali pide una primera demanda de asilo que es rechazada, Hirsi Ali tienta su suerte en Holanda donde esta vez sí fue aceptada.

Sin embargo, para lograr ese asilo político, miente sobre su identidad y menciona que su país de origen es Somalia, ocultando que en Kenya gozaba ya del estatuto de refugiada. En Holanda, Hirsi Ali gana su vida como sirvienta, combinando además sus estudios de ciencias políticas con el interés que desempeña hacia la suerte de otros refugiados.

En 1997 accede a la naturalización holandesa.

Colaboradora de Teo Van Gogh

Un año después es elegida diputada por el partido laborista (PVDA). Su carrera política en ese país la libró combinándolo a su vez con sus esfuerzos hacia los refugiados políticos y de los derechos de las mujeres frente al ala dura del Islam.

En el 2004 colabora con el cineasta Theo Van Gogh sobre un largometraje donde pone en evidencia la ley coránica y la opresión ejercida hacia las mujeres.

Meses después, Theo Van Gogh es asesinado en plena calle por un fanático islamista (un holandés de origen marroquí); en el puñal clavado en el pecho del cineasta encuentran un mensaje de muerte para Hirsi Ali. Desde esas fechas ella ha tenido que enfrentarse a las mentes radicales de una religión, además del bochorno que crearon en la vida política de Holanda.

La Asociación de Abogados especializados en el Asilo (VAJN), dictaminaron el 12 de mayo del 2007 que las declaraciones de Hirsi Ali a su llegada al país presentaban pruebas contundentes para reexaminar su expediente de naturalización.

Sin patria, sin seguridad y expuesta al asesinato.

Hay voces en contra de Hirsi Ali que la catalogan como una mujer que sabe mediatizar su situación negativamente. Pero la amenaza de muerte es real, y el ejemplo está en Dinamarca. El 12 de Febrero, el diario Jyllands-Posten, publicó una nota donde el jefe del servicio de información policíaca (PET), Jakob Scharf, declara haber detenido varios sospechosos (un danés de origen marroquí y dos tunecinos) que, según las pesquisas de la PET, planeaban un atentado homicida contra Kart Westergaard, diseñador de la caricatura de Mahoma con un turbante en forma de bomba.

Afortunadamente, Westergaard cuenta con la protección de las autoridades de su país; para Ayaan Hirsi Ali la búsqueda de un país como refugio y de la libertad de expresión continúan.

Mail del autor: ivanovichtorres@yahoo.fr

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario