Sábado 27 de mayo de 2017,
Bottup.com

Bali se salva en el último minuto

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Image
Manifestación de Greenpeace, en Bali

El acuerdo final incluye a Estados Unidos, tras un cambio de postura de este país en el último momento

Los ecologistas critican que no se incluyan compromisos cuantificables en la reducción de emisiones de gases

Los países desarrollados financiarán a los pobres para afrontar los efectos del cambio climático; los países emergentes recibirán tecnologías avanzadas y estos mismos países tendrán ayudas económicas para que mantengan sus masas forestales

Las negociaciones para lograr un pacto más ambicioso que el de Kioto comenzarán el próximo año; los países desarrollados financiarán a los países pobres para afrontar los efectos del cambio climático; los países emergentes recibirán tecnologías avanzadas para mitigar sus emisiones; y estos mismos países tendrán ayudas económicas para que mantengan sus masas forestales.

Estos son, en esencia, los acuerdos logrados en la cumbre de Bali sobre cambio climático que ha finalizado hoy tras dos semanas de intensos debates entre los 180 países asistentes.

El documento definitivo no incluye explícitamente reducciones del 25% al 40% para el 2020 respecto a 1990 en las emisiones de los países industrializados

El compromiso final se produjo cuando Estados Unidos retiró a última hora su oposición a las exigencias de los países en desarrollo, que pedían ayudas del mundo desarrollado para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Ban Ki-moon: “Éste es un momento determinante para mí y mi mandato. Estoy
profundamente agradecido a muchos estados miembros por su espíritu de
flexibilidad y compromiso”

Sin embargo, el documento definitivo no incluye explícitamente reducciones del 25% al 40% para el 2020 respecto a 1990 en las emisiones de los países industrializados. La Unión Europea y otros países trataron que la medida fuera vinculante, pero al final quedó como una nota a pie de página atribuida a los expertos del Panel Intergubernamental sobre del Cambio Climático de la ONU.

La inclusión de Estados Unidos, único país desarrollado que no ha ratificado Kioto, puede significar el principio del fin del boicot de este país al freno de las emisiones. En la cumbre de Copenhague a finales de 2009, en la que debe acordarse el documento sucesor del Protocolo de Kioto, podrá comprobarse si EE UU cambia la postura mantenida hasta ahora.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, afirmó que “éste es un momento determinante para mí y mi mandato. Estoy profundamente agradecido a muchos estados miembros por su espíritu de flexibilidad y compromiso”, informa Reuters.

Yvo de Boer, jefe del Secretariado de Cambio Climático de la ONU, resaltó que “las tres cosas que quería han salido de estas conversaciones: lanzamiento, agenda y fecha final”.

Decepción entre los ecologistas

Greenpeace entiende
que el acuerdo “se ha visto despojado de los objetivos de reducción
exigidos por la comunidad científica”. Y para su director ejecutivo,
Gerd Leipold, hay un principal responsable. “La Admnistración Bush

Las organizaciones ecologistas reconocen los avances conseguidos en Bali, pero critican duramente la falta de compromisos cuantificables.

Greenpeace entiende que el acuerdo “se ha visto despojado de los objetivos de reducción exigidos por la comunidad científica”. Y para su director ejecutivo, Gerd Leipold, hay un principal responsable. “La Admnistración Bush -dice Leipold- ha manipulado sin escrúpulos el nivel de acción sobre el cambio climático que la ciencia exige”.

“Los gobiernos deben seguir plantando cara a este incapaz presidente estadounidense con su pobre agenda. Los países industrializados deben fijar ya objetivos ambiciosos para reducir las emisiones a la espera de una nueva Administración norteamericana”, ha afirmado la responsable de cambio climático de Greenpeace.

La ONG valora “positivamente” las medidas encaminadas a reducir las emisiones producto de la desforestación y añade que “se avanzó mucho más de lo que nadie esperaba en materia de ayuda para la adaptación a los impactos del cambio climático y en el fomento de tecnologías limpias”, aunque denuncia que la financiación acordada en Bali “es un bagatela comparada con las necesidades de adaptación”.

Por su parte, Ecologistas en Acción señala que un documento que no incluye reducciones en las emisiones “significa una rebaja de la importancia” del último informe de la ONU sobre cambio climático.

“La responsabilidad de los representates de los países -dice esta organización- es traducir a acuerdos el mejor y más avanzado conocimiento científico existente. Desgraciadamente, en esta ocasión no se ha materializado el espíritu de este mandato ético”.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario