Domingo 25 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Bangkok, ciudad en guerra

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Ya hay 54 muertos y 1.660 heridos oficiales, pero defensores de los DDHH aseguran que el ejército está retirando muchos cuerpos y que “es muy difícil dar una cifra exacta”

Omar Havana (Camboya)-. 64 días después de la toma del centro de Bangkok por los ‘Rojos’, las calles del centro de la capital de Tailandia han cambiado su color. Si entonces era el de las camisas de los manifestantes el objetivo de la prensa, hoy ese color rojo se ve en la sangre que tiñe las aceras o en la que la Cruz Roja está solicitando todo el día para atender a los heridos.

54 muertos y más de 1.660 heridos son las cifras oficiales. Aunque hoy, Suhas Chakma, director de ACHR (Centro Asiático para los Derechos Humanos) afirmaba que “el ejército está retirando muchos cuerpos, entonces es difícil dar una cifra exacta de los muertos”, abogando también para que “Naciones Unidas investigue el intento de asesinato del General Seh Daeng”, alias Sen Daeng, con el que este periodista ciudadano habló hace menos de dos semanas y de cuyo intento de asesinato informó el pasado jueves.

Las noticias son cada vez más difíciles de contrastar, los rumores invaden el ambiente. Explosiones de granadas M-79 se escuchan por todo el centro de la ciudad, y entre tanto se muestra la imagen en una televisión tailandesa de un niño de 11 años alcanzado por un francotirador, uno de los presuntos cuerpos no encontrados como decía el Sr. Chakma.

Rumor o confirmación, no importa, esto debería quizás al menos servir de advertencia. Como presencié días anteriores, la ciudad roja estaba repleta de niños y mujeres. Hoy es una imagen, mañana quizás sea una masacre.

Como presencié días anteriores, la ciudad roja estaba repleta de niños y mujeres. Hoy es una imagen, mañana quizás sea una masacre

Mientras tanto los líderes siguen pasando la pelota de lado a lado, sin dar su brazo a torcer. Piensan que el camino a la democracia es esta absurda “guerra civil” (como algunos se han apresurado a afirmar), y se olvidan que la misma palabra engloba un significado de diálogo entre ambas partes. La corrupción política en esta parte del mundo ha alcanzado su punto más alto, en este punto, la paz es un sueño cada vez más lejano.

Durante el trascurso del día, varios puntos de la ciudad han sido declarados “zona de fuego real” (Bon Kai y Rajaprarop), además varios periodistas han sido heridos y se han mostrado las primeras imágenes de francotiradores apostados en las alturas y miembros radicales de los camisas rojas portando armas de fuego. Varias Embajadas han cerrado: Holanda, Japón, Inglaterra, Canadá, Nueva Zelanda y Estados Unidos, esta última ha ofrecido la posibilidad de ofrecer refugio a las familias de sus empleados.

Algunos líderes rojos afirman que si el ejército sigue impidiendo que comida y agua lleguen dentro de las barricadas

El Primer Ministro ha declarado en un discurso retransmitido en diferido por las televisiones tailandesas, que “está probado que los manifestantes poseen armas de fuego, afirmando que las fuerzas de seguridad solo están usando rifles en sus ataques, y no las granadas M-79”. El Gobierno sigue negando la autoría del intento de asesinato del General Seh Daeng.

Algunos compañeros cuentan que mientras se vieron en medio de los disparos esta mañana, se tuvieron que refugiar en una de las casas colindantes, donde han establecido su centro temporal de prensa. Después de pasar todo el día allí de que la familia del hogar les preparara una buena comida, han podido llegar a sus respectivos hoteles.

Un día más, las calles del centro de Bangkok recuerdan más a una ciudad en guerra que a ese gran centro comercial que pierde más de 6 millones de dólares diarios desde el comienzo de este conflicto.

Algunos ya lo comparan con ese 6 de Octubre de 1976, donde murieron más de 300 personas en lucha por la democracia en los enfrentamientos entre estudiantes y grupos de derechas.

Cada minuto que pasa, los suministros dentro del campamento de Rajprasong son menores, y algunos líderes rojos afirman que si el ejército sigue impidiendo que comida y agua lleguen dentro de las barricadas, asaltaran los centros comerciales situados dentro de la ciudad roja.

Mientras tanto, cientos de turistas se siguen divirtiendo como siempre, en las inmediaciones de Khao Sarn Road, el área de mochileros de Bangkok, esta es la imagen con que me despedía todas las noches después de visitar la Ciudad Roja.

Fotografías: Omar Havana


Subtítulo, titular y destacado. Fotografías: 1ª de Reuters, resto de Omar Havana.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Luis Cañivano 17/05/2010 en 12:18

    Gracias Omar, nos estás manteniendo perfectamente informados de todo el conflicto, en ocasiones mejor que la televisión, que no le dedican más de dos minutos al asunto.

Participa con tu comentario