Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Los Grupos Zeta, Prisa y Mediapro y los beneficios bancarios en 2009

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

No me imagino, o no debería imaginar,  a ninguna democracia ordenar a la banca o cajas que abran o cierren pólizas de crédito a favor de un u otro grupo mediático

Volviendo a las cifras publicadas (el BPI, Banco de Pagos Internacionales, duda de su calidad y sostenibilidad) sobre las ganancias bancarias, la gran banca (Santander 8.876, BBVA 5.020, La Caixa 1.510, Popular 766, y Caja Madrid 265) publica 21.000 millones de euros destinados a provisiones y 15.694 de beneficios, durante el año de más quiebras y parados de la historia de España, superando el “deterioro de la economía” al 2008 (inicio de la crisis donde escribí parecida reflexión) y entrando en el 2010 que batirá los tristes estadísticas anteriores.

La Caixa desmenuza el Grupo Zeta en partes y las vende a quienes están tan quebrados como él

Leo, el mismo día 6-02-10 de mi comentario sobre los beneficios de La Caixa y el Banco de Santander, un artículo tan a propósito sobre la Prensa (voceras al servicio y dependiente de la gran banca), pequeño sumando de la ‘Gran Quiebra’, o no tan pequeño, 10.000 millones de euros -más del billón y medio de las antiguas pesetas-,  que amplío mi comentario sobre tan hipotéticos beneficios. Ver en imágenes de www.lagrancorrupcion.blogspot.com

Si cuando el Grupo Zeta se puso a la venta (¡había tantos compradores que publicaron que se subastarían al mejor postor!), preconicé que nadie lo compraría a menos que le dieran dinero para quedárselo, y encima con quita de la gran masa de deuda (leer en www.lagrancorrupcion.com varios artículos sobre el para mí nefasto Grupo) ahora leo que bajo la batuta de La Caixa y su hombre Juan Llopart (el de los Albertos ¿o también al servicio de La Caixa? cuando el pelotazo de los terrenos de MACOSA en FORUM-DIAGONAL MAR) desmenuzan el llamado Grupo vendiendo sus partes a quienes están tan quebrados como él. Es interesante leer en el artículo de El Confidencial que Juan Llopart (un técnico en desguaces, publiqué) se impone, coincidiendo con aquello de que la Generalitat de Montilla no hace nada sin consultar con Isidro Fainé. Dimite el director general Rafael Nadal, hermano del Conseller, y se intercambian ejecutivos y hasta mercado publicitario con Prisa.

Se montan operaciones liquidando unos saldos deudores a cargo de nuevas pólizas de crédito, añadiendo más inútil dinero. La huida hacia delante

Pero no es mi objetivo si el dinero se impone a la política o viceversa. Se trata de la situación de los activos o créditos bancarios referidos a un sector sin demasiada incidencia en cuanto a grandes cifras, los medios de comunicación, pero que ya por si solo muestra ese hacer de tramposo monopoly de las cuatro grandes instituciones financieras, el oligopolio o cártel. La Cuatro se la queda TeleCinco de Silvio Berlusconi, o la Sexta del nuevo astro Jaume Roures (dicen amigo de Zapatero) negocia con Antena 3 al mando de Manuel Lara, al tiempo que tirando de presupuestos (horadando más si cabe el secado pozo sin fondo) cada ayuntamiento, diputación o comunidad autónoma tiene su tele para el autobombo, aparte de subvencionar prensa. La libertad de expresión, pues, brilla por su ausencia, y empeñados en que comulguemos con ruedas de molino. Repito, se montan operaciones liquidando unos saldos deudores a cargo de nuevas pólizas de crédito, añadiendo más inútil dinero. La huida hacia delante, y peor, se montan campañas publicitarias a cargo del Sistema, o se reparte la tarta principal, el fútbol.

En Barcelona quebraron o desaparecieron grandes medios de comunicación: El Noticiero Universal, Tele Exprés, el Diario de Barcelona, La Prensa, etc. con sus correspondientes agujeros en sus bancos financieros, ignoro por qué no puede quebrar ese Grupo Zeta… o Prisa, como Cambio 16… y la respuesta ni siquiera es que son los puntales del PSOE, sino los intragables saldos deudores para las cuentas de explotación de la Banca: menores pero tan pesados como las decenas de miles de millones de euros de la gran burbuja inmobiliaria, cuyos créditos renovados superan en mucho beneficios y provisiones ¡Sólo Colonial, Urbis y Metrovacesa suman 17.000 millones de euros! Esto sin entrar en la valoración contable del activo recuperado de esas mismas inmobiliarias… y de todas las inmobiliarias.

No me imagino, o no debería imaginar,  a ninguna democracia ordenar a la banca o cajas que abran o cierren pólizas de crédito a favor de un u otro grupo mediático, ¡pero quien ha dicho que estemos en una democracia!

Poco ha cambiado desde que en La Vanguardia Española el director lo nombraba el Régimen.


¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario