Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Bienvenido Mr. Marshall

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

La visita de Benedicto XVI, que recuerda a la entrañable película de Berlanga, paralizará el centro de Madrid durante una semana

Todavía me viene al recuerdo, en casa de mis abuelos, una ‘Telefunken’ en blanquinegro, saliendo de sus altavoces la cantinela: “Americanos / os recibimos con alegría / ole mi madre / ole mi padre / ole mi tía… Un pueblecito de la España profunda esperaba la llegada del ‘Mesías’ americano para subsanar su maltrecha vida cotidiana.

A quien no le viene a la memoria el malogrado gran actor José Isbert, con su voz ronca, encarnado al alcalde del pequeño pueblecito de Villar del Río, con gorro andaluz, y dirigiéndose a su pueblo: “Como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación y esta explicación que os debo la voy a pagar…”.

Esta película maestra del cine español la estrenó Berlanga en el cine Callao de la Gran Vía madrileña,el 4 de abril de 1953.

58 años han trascurrido de dicha fecha, y ahora nos llega el segundo Mr. Marshall. Mañana llega a nuestro país el pontífice Benedicto XVI, el máximo representante de Dios en la tierra, salvador de almas ajenas, y redentor de todos los pecados terrenales.

Es una fecha para enmarcar, 18 de agosto de 2011, posiblemente a 40 grados a la sombra, pero ni el sofocante calor podrá con la euforia desmesurada de unos seguidores que raya el talibarismo del fervor religioso.

Ni el sofocante calor podrá con la euforia desmesurada de unos seguidores que raya el talibarismo del fervor religioso

Madrid esta tomada, las fuerzas de orden público y los estamentos municipales han decidido paralizar el centro de Madrid, sin ruidos, humos, ni transportes que puedan enturbiar el medio ambiente, en una visita tan ilustre. Si tirarmos de hemeroteca seguramente veríamos que Madrid no se paralizó ni en plena guerra civil.

A la población española, de mayoría católica no practicante, nos orgullece la visita de tan ilustre personaje, y estamos decididos a que los parados tengan algo que hacer en un día como hoy: entregarse, en fervor y alma al pontífice, un día menos duro que los demás, con suerte alguna migaja caerá en sus manos, y contentos de que las autoridades les obsequien con un evento – espectáculo como éste para el verano.

España es un país sin problemas internos y con una economía saneada, las mayores empresas españolas participan del evento papal para estar bien con el Supremo y a la vez con las instituciones, que les darán un remiendo en sus impuestos, no sea que se les dé por empezar a realizar ERES por doquier y la próxima visita divina ya no tengamos 5 millones de parados, sino 10.

Estoy orgulloso de sentirme español, y si nada lo evita, a partir del 20N ya me estoy bordando el toro en la camisa para ir a juego con el entorno que se nos avecina.

Las Jornadas de la Juventud en Madrid me han devuelto al pasado, en aquel momento que en compañía de mis seres queridos, que sin duda estarán con el Supremo, veíamos aquellas películas veraniegas. Con botijo a mano pasábamos las tardes viendo el viejo receptor y disfrutando de lo que teníamos.

Mr. Marshall pasó de largo, pero el Mr. Marshall adecuado a las necesidades del siglo XXI, pasará para recoger las migajas de un país que lucha para salir de una crisis galopante, sin pararse a ver que lo inporatente es la supervivencia de muchos conciudadanos nuestros.

Sr. Benedito: ¡bienvenido Mr. Marshall!


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario