Viernes 28 de julio de 2017,
Bottup.com

Blázquez pide perdón para la Iglesia por “actuaciones concretas” en la Guerra Civil

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

En su último discurso como presidente ante la Asamblea de los obispos

Aludió a la postura conciliadora del Cardenal Enrique y Tarancón y apeló a que nadie imponga su visión selectiva de la historia

Image
Ricardo Blázquez

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el obispo de Bilbao Ricardo Blázquez, ha pedido hoy perdón para la Iglesia católica por “actuaciones concretas” durante la Segunda República y la Guerra Civil, en un discurso ante la Asamblea de los obispos de corte conciliador y claramente rupturista con las posiciones de los prelados más conservadores.

“En muchas ocasiones -ha dicho- tendremos motivos para dar gracias a Dios por lo que se hizo y por las personas que actuaron;  probablemente en otros momentos anta actuaciones concretas, sin erigirnos orgullosamente en jueces de los demás, debermos pedir perdón y reorientarnos, ya que la purificación de la memoria implica tanto el reconocimiento de las limitaciones y de los pecados como el cambio de actitud y el propósito de la enmienda”.

Blázquez ha defendido que nadie debe imponer su visión de esta parte de
la historia española al expresar su deseo de “se haga plena luz sobre
nuestro pasado”

Blázquez ha defendido que nadie debe imponer su visión de esta parte de la historia española al expresar su deseo de “se haga plena luz sobre nuestro pasado. Esta aproximación abierta, objetiva y científica evita la pretensión de imponer a la sociedad entera una determinada perspectiva en la comprensión de la historia, ya que la memoria colectiva no se puede fijar selectivamente”.

El prelado, que dejará la presidencia de la CEE el año próximo, ha recordado en su discurso al cardenal Vicente Enrique y Tarancón, al que ha calificado como un “hombre de espíritu abierto” que aplicó en España las ideas que nacieron en el Concilio Vaticano II, “pues respondió con dignidad y calrividencia al desafío que le planteaban la aplicación del Concilio en aquella fase concreta de nuestra sociedad”.

Según Blázquez, Enrique y Tarancón “buscó siempre la concordia, respetando la pluralidad y fomentando el diálogo. Sin olvidar el pasado miraba al futuro, y por ello confiaba en las nuevas generaciones y les daba la palabra”.

Sus palabras contrastan con las posturas mantenidas por los prelados más conservadores del episcopado. Este sector criticó abiertamente a Tarancón por sus posturas aperturistas y nunca ha reconocido actuaciones impropias del espíritu cristiano por parte de la Iglesia durante la Guerra Civil y la dictadura posterior. En abril de 2000, el entonces portavoz de la CEE y hoy obispo de Córdoba, Juan José Asenjo, afirmó que “la Iglesia, en Guerra Civil, fue sujeto paciente y victima”.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 20/11/2007 en 16:11

    Dificilmente puede tener el mismo recuerdo, el piloto que ametralla y bombardea una carretera llena de refugiados, que quien corre despavorido por ahí abajo…Si de verdad quieren plena luz -cosa que dudo- bastaria con repasar los comunicados (pastorales) de sus jerarquias en cada momento, para empezar el cardenal Segura que ya en Mayo del 31 se enfrenta a la república en su condición de máxima autoridad de la iglesia -las quemas de iglesias incontroladas,vinieron despues y no antes- vean como se prepara el golpe de estado desde el mismo momento de implantarse la república, con la ayuda imprescindible del clero sobre todo en Navarra “memorias de la conspiración” Antonio Lizarza, jefe y organizador de requetes. El cardenal Isidro Gomá tambien se instala en Navarra dias antes del 18 de julio y su labor por la causa de Franco es inmensa, sus pastorales dirigidas al mundo católico condenan a la república y apoyan a Franco. La iglesia, sin el menor asomo de la ambiguedad que le caracteriza apoyó total y absolutamente el franquismo en todas sus manifestaciones. Vivimos varios millones de personas que sufrimos su identificación con el fascismo más atroz, no nos tomen el pelo.

Participa con tu comentario