Sábado 29 de julio de 2017,
Bottup.com

Bolivia constituyente

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Puede que el remedio, las modificaciones, sean peor
que la enfermedad, la Constitución

Image
El Presidente Evo Morales
Image Alt
Mapa político de Bolivia

Bolivia se enfrenta a un referéndum para modificar su carta magna. Al igual que otros países del entorno, como Ecuador y Venezuela, el presidente Evo Morales
considera el cambio de la constitución como un paso básico para mejorar
las condiciones económicas y sociales de los ciudadanos. Sin embargo
este “cambiar las reglas del juego” también tienen controversia y
polémica asociada. Puede que el remedio, las modificaciones, sean peor
que la enfermedad, la Constitución.

Hay una pulsión por refundar países, por recrear
las recetas que llevaron a muchos gobernantes a acceder al poder.
Hugo Chávez en Venezuela lo quiere hacer, Rafael
Correa
en Ecuador lo ha hecho, En estos días Evo
Morales
hace lo mismo en Bolivia.
Mi pensamiento es algo turbio respecto a este particular, ya que tengo
una sensación continuada que lo que busca este neoproceso
constitutivo es la perpetuación de una nueva élite en el poder y no
necesariamente para crear mejores opciones para los bolivianos
.

Parece algo torticero que, amparándose en la propia
constitución, se le de finiquito y se inicie un nuevo proceso para el
que, en general, el legislativo no suele estar legitimado. El
referéndum, el trasunto electoral no puede ocultar un hecho
muy antidemocrático, el plebiscito puede ser manipulado por la
opinión pública por los hechos y medios de comunicación cercanos
al poder y, al término y en caso negativo, puede ser modificado a
golpe de pucherazo. Por desgracia la vida política en América
Latina
no vive ajena a ninguno de estas arquitecturas populistas
de corta mira.

Los bolivianos votarán este cambio, el derecho es
suyo, y elegirán de manera soberana, aunque el propio concepto está
viciado. Y está viciado porque el fundamento previo a la democracia
es el respeto a la legalidad y, en este caso, modificar la
constitución es tratada como un hecho electivo cotidiano frente al
cual el presidente puede actuar. No debería valer, en consecuencia,
una mayoría simple sino una mayoría que reflejara una
representación que se pudiera considerar “constitutiva”.

El presidente Evo Morales mantiene un nivel
de seguimiento entre la población de en torno al 60% lo cual, leído
al revés indica que hasta un 40%
de los bolivianos
no estarían de acuerdo con estas
modificaciones básicas de las reglas de juego democrático. Esta
sospecha, esta espada de Damocles, es una hipoteca, desde mi punto de
vista inasumible, para esta modificación. Puede que una mayoría
superior a los dos tercios sería un refrendo clarísimo a estas más
de cien modificaciones a la antigua constitución boliviana.Los
cambios pueden acercar la realidad política a la realidad social
pero también tiene el riesgo, esto es lo que se critica, que los
cambios sean sesgados o hagan multiplicarse los casos de corrupción
al dotarse de mayor poder a las instituciones locales y regionales.

A lo malo los bolivianos dicen no, y a lo peor Evo
pretende repetir el referendo en un par de años, como hará Chávez
con su reelección y entonces ya se consumaría el desastre
porque ni siquiera valdría el no del pueblo y se le daría un valor
caduco en poco tiempo. No hagamos más juicios de intenciones y
confirmemos con sorpresa como el hecho escatológico de votar no
siempre implica democracia porque hay un hecho previo: el
reconocimiento del sistema y de la legalidad, si eso no se asegura,
cualquier artificio es baldío.

Desde mi lejana atalaya le deseo al pueblo boliviano
y a sus rectores clarividencia y responsabilidad, el país tiene
algunos problemas: sociales,
económicos, energéticos, de integración, de corrupción
, tan
graves que merece la pena aventurarse a los cambios con tranquilidad
y pensamiento más que con la tibia y simple cobertura de un
populismo
primerón y violento.

Imagen 1

Imagen 2


¿Te gustó este artículo? Compártelo

1 comentario

  1. Anónimo 09/07/2011 en 23:35

    8)yo estoy en contra del presidente y de toda su politica “farsante”. es injusto con todas sus decisiones……….

Participa con tu comentario