Jueves 08 de mayo de 2014,
Bottup.com

Cambios en Bolivia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Image
Mujeres aymaras de la organización OMAK. En primer plano: su futuro



El 6 de agosto de 1825 marcó el inicio de la República de Bolivia,
pero también implicó el inicio de un proceso largo de exclusión de la
población indígena originaria


Image
Hace tres días se cumpliero tres años de la llegada al poder de Evo Morales

El 6 de agosto de 1825 nacía la República de Bolivia. Conformada por una mayoría indígena, sin embargo, la Constitución de
1826 no hacía ni la más mínima mención a esta población mayoritaria, como
tampoco lo harían las subsiguientes constituciones.  Más bien, sus
aspiraciones quedaban limitadas cuando en el artículo 14 se señalaba que “para ser ciudadano es necesario: (…) saber leer y escribir…”, siendo que la mayor parte de la población indígena no había tenido la oportunidad de aprender a leer o escribir.

Esta situación derivaba en una serie de acciones contrarias a la población mayoritaria indígena, como tener las puertas cerradas ante cualquier posibilidad
de acceso a cargos públicos o a cargos de elección en una república que
se había constituido luego de haberse logrado la emancipación de un
poder injusto y opresor.

La primer constitución de Bolivia ya decía que para ser ciudadano es necesario saber leer y escribir, cuyo aprendizaje estaba vetado a los indígenas

Ante una serie de
injusticias, el desarrollo de la historia de Bolivia iría a
caracterizarse por una constante lucha de los pueblos indígenas
originarios en búsqueda de su derecho a la educación, de recuperar las
tierras que les fueron arrebatadas, de acceder a mejores condiciones de
vida.  Líderes indígenas como Faustino y Marcelino Llanqui de Jesús de
Machaqa, Prudencio Callisaya de Guaqui, Santos Marka T´ula de Kurawara
de Pacajes, Francisco Tancara de Calacoto, Pacajes y muchos otros
habrían de dar su vida al enfrentarse  a los poderosos con los únicos instrumentos que podían tener: su voz, su verdad y su gran fuerza y coraje.

Algunos  de estos líderes habrían de aprender a leer y escribir en escuelas clandestinas, de a ocultas como se dice, para defender a sus hermanos. Si
esto fue una constante en el caso de los varones indígenas, fue peor
para las mujeres indígenas porque los patrones de las haciendas no
dejaban que aprendieran las letras al ser contrario a sus intereses de
seguir contando con mano de obra gratuita.

Habrían
de pasar muchos años de rebeliones indígenas de generación en
generación. Llegarían los años 50 del siglo pasado.  Los indígenas
habrían de ser utilizados como carne de cañón en la contienda del
Chaco, pero ello también habría de servir a los vueltos de la Guerra a
continuar reclamando sus derechos en la participación en cargos
electivos, por ejemplo para autoridades locales.  Pero
la primera década del siglo XXI marcaría en definitiva un hito
histórico.

Tres años de emancipación

El 22 de enero de 2006, Evo Morales Ayma era posesionado
como Presidente de la República de Bolivia. Por primera vez en la
historia de este país, un indígena llegaba a un cargo tan alto con una
votación del 54%, porcentaje nunca antes logrado por algún otro
mandatario. Ayer 22 de enero, nuevamente la
Plaza Murillo de La Paz se colmó de una gran cantidad de gente que llegó desde
las comunidades, de otros departamentos y de otros países para saludar
y celebrar los tres años de gobierno.

Se cumplen tres años de la victoria de Evo Morales con un 54% de los votos, el más alto porcentaje de la historia del país

Como sucediera el pasado 21 de enero en Tiwanaku, La Paz,  esta vez también se realizó una ceremonia ritual en la Plaza  Murillo a cargo de la comunidad de Kallawayas, sabios andinos, como agradecimiento a la pachamama (madre tierra).   Prácticamente toda la  jornada de pasado 22 se vivió un ambiente de alegría y festejo en la plaza principal de La Paz.

Un nuevo periódico

Aproximadamente a las 8 de la mañana se presentaba en Palacio de Gobierno el primer periódico estatal ‘Cambio’, único medio escrito que se suma al Canal 7  y a la Radio Patria Nueva. A esto le seguiría la
presentación del informe de gestión gubernamental en el Congreso
Nacional a través del cual el Presidente Morales destacó los logros de
su gestión, entre ellos la Declaración de Bolivia como tercer país en Latinoamerica sin analfabetismo, luego de un masivo proceso de
alfabetización iniciado en marzo del 2006.

Otro de los aspectos que resaltó son las relaciones que pudieran existir con el nuevo gobierno norteamericano, sobre todo en el campo del intercambio comercial, cuyas negociaciones estuvieran basadas en condiciones justas. Concluido su informe de algo más de cuatro horas, se
trasladó nuevamente al Palacio de Gobierno, del mismo que se dirigió a
la ciudad de Cochabamba al cierre de campaña por el Sí a la Nueva
Constitución Política del Estado, a ser votada en el Referéndum de hoy 25
de enero. Mientras tanto, la Plaza Murillo
en La Paz, permaneció colmada. Sones autóctonos y danza por una parte,
por otra, la comunidad afro-boliviana también se hacía presente con su
danza y canto.

Los afro-bolivianos, reconocidos

La Constitución Política del Estado de 1880 declaraba que “la esclavitud no existe en Bolivia. Todo esclavo que pise el territorio boliviano es libre”. 

Aparte de esa mención nunca más se había vuelto  considerar a la población afrodescendiente  al extremo que en el último censo de 2001 ni siquiera fueron incluidos dentro del mismo.  El trabajo incansable de este pueblo posibilitó que  por
primera vez,  en esta nueva Constitución se reconozca la presencia de
esta comunidad según el artículo 32 que dice: “El pueblo afroboliviano
goza, en todo lo que corresponda, de los derechos económicos, sociales,
políticos y culturales reconocidos en la Constitución para las naciones
y pueblos indígenas originarios campesinos”.

Morales presumía ayer de que Bolivia ya es el tercer país en
Latinoamerica sin analfabetismo, luego de un masivo proceso de
alfabetización iniciado en marzo del 2006

Ayer 22 de enero se cumplió tres años de gobierno del
Presidente Morales, fecha que coincidió con el cierre de campaña
previo al Referéndum por una nueva Constitución.

La
llegada a la presidencia de Morales Ayma, marcó una etapa importante en
la historia boliviana y significó una esperanza para las mayorías
empobrecidas, esperanza que queda plasmada en la nueva Constitución,
que espera ser aprobada hoy domingo 25.

Fotografía 1 (cc) Pablo Lasansky – IWGIA

Relacionadas: Especial Bolivia

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario