Viernes 04 de abril de 2014,
Bottup.com

Bolivia exporta el método brasileño de rehabilitación de reos

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Image
En San Pedro se proyectó una cárcel para 300 presos, en la que hay 1.350.

La metodología ‘Asociación de Protección y Asistencia a los Condenados’ (APAC) permitirá rehabilitar a jóvenes de entre 16 y 21 años, un grupo poblacional que ha sido aislado de la sociedad e inmerso en un mundo de violencia sin precedentes


La entrevista al presidente ejecutivo de la
Fraternidad Brasilera de Asistencias a los Condenados, Valdeci Antonio
Ferreira, en: APAC, un método que funciona

REPORTAJE


Uno de los problemas fundamentales es que no existen programas eficientes de rehabilitación y reinserción social para jóvenes

“Hace un par de años, un vaquero que robó un caballo fue aprehendido, procesado y sentenciado a varios años de cárcel en Palmasola. Hasta ahí aparentemente era un caso cualquiera, pero resulta que él era el responsable de un hogar, de una familia, de una esposa y de dos pequeños hijos, y había cometido el delito para darles de comer.

La mujer, al no saber cómo mantener a sus vástagos sin la ayuda de su pareja, decidió mudarse junto con sus hijos a la penitenciaría. Los pequeños prácticamente se ‘formaron’ en el penal. Esto llegó a tal punto que ambos se convirtieron en los delincuentes más peligrosos de Santa Cruz; en varias oportunidades estuvieron internos en esa cárcel, que se convirtió en su hogar, hasta que, debido a su violencia y peligrosidad, incluso para los mismos internos, ambas personas fueron acuchilladas por la espalda. No salieron jamás de ese mundo que conocieron desde que eran niños”, cuenta el coronel Ramiro Valdez, que trabaja en la Dirección de Comunicación del Comando General de la Policía Nacional.

Y es que las cárceles del sistema penitenciario boliviano carecen de varios recursos para operar adecuadamente tanto para los guardias de seguridad como para los mismos internos. Por ejemplo, San Pedro, en la ciudad de La Paz, fue proyectada para que albergara a 300 reos; actualmente hay 1.350, y, según su director de Seguridad, el coronel Osvaldo Cabrera, Seguridad Penitenciaria asigna un máximo de 60 guardias. Esto significa un policía por cada 22 presidiarios. “Además de otras 300 personas, entre mujeres y niños, que se quedan a dormir”, añadió la autoridad.

Con respecto a la alimentación para los privados de libertad, éstos reciben 4,50 bolivianos (para el desayuno, almuerzo y cena); pero sólo el almuerzo para el mediodía en un mercado popular cualquiera de La Paz cuesta mínimamente siete.

Esto y otros problemas más originan que todos los internos vivan en condiciones bastante precarias y su necesidad fundamental es que no cuentan con dinero, por lo que varios internos se ‘inventan’ modos para ganarse el sustento diario. “(Éste) es un pueblo ‘chico’, lo que usted crea, encuentra. Hay de todo”, asegura el Director de Seguridad de San Pedro.

Uno de los problemas fundamentales es que no existen programas eficientes de rehabilitación y reinserción social para jóvenes que por alguna razón hayan perdido su libertad. Según la autoridad de San Pedro, “hay unos propósitos de ayuda psicológica de Derechos Humanos, Defensor del Pueblo, Régimen Penitenciario, pero son muy limitados”. Actualmente existen más o menos 150 jóvenes de entre 16 y 21 años que conviven entre los presidiarios que tienen una larga trayectoria delincuencial.

Actualmente existen unos 150 jóvenes de entre 16 y 21 años que
conviven entre los presidiarios que tienen una larga trayectoria
delincuencial

“Todos coincidimos en que es una ‘universidad criminal’. Una persona que comete un delito, cualquiera que sea su edad, a partir de los 16 años, edad punible establecida en el Código –Niño, Niña y Adolescente–, al ser internada se contamina su actitud, aunque sea por uno menor, luego esta persona sale de ese recinto mucho más peligrosa. Ya se debería recuperar a estas personas, pero se las ve como la basura debajo del tapete. Nadie quiere tocar este tema. Los jóvenes (que salen de las cárceles) ya están estigmatizados (por la sociedad) y con graves problemas familiares y sociales, porque el solo hecho de decir: Yo estaba en el penal, ocasiona una reacción muy torpe de la gente y no se logra recuperar a esa persona. (En los penales) hay terribles maneras de formarse. Una persona que sólo recibe violencia, lo único que hace es adaptarse a ese medio”, Según Valdez.

Es por eso que el Movimiento Laico para América Latina encabezado por Ricardo Giavarini, coordinador general de la ONG, desde junio de 2004 construye, el complejo Qala Uma de rehabilitación para jóvenes que fueron privados de su libertad en el penal de San Pedro. Éste utilizará el método de la Asociación de Protección y Asistencia a los Condenados (APAC).

Con fondos de la Iglesia Episcopal Italiana; dos hectáreas de la Diócesis de El Alto; una hectárea donada por Antonio Cruz, comunario de Viacha; grupos europeos de solidaridad; inversión de 63.000 dólares, el año pasado, y 900.000 bolivianos, este 2009, del Gobierno Nacional; donaciones de Unicef, y ayuda operativa del Servicio Británico se construye el complejo Qala Uma, ubicado a 23 kilómetros de la ciudad de La paz, a 15 minutos de la localidad de Viacha y con una superficie de 40.000 m2, que tiene un avance en obra gruesa del 60 por ciento.

Por un lado, este centro, donde ya se ha invertido algo más de un millón de dólares y se prevé 500 mil más para terminarlo, según Giavarini, tiene una capacidad para albergar a 150 jóvenes, 100 hombres y 50 mujeres, y tres talleres completamente equipados para desarrollar las capacidades técnicas de los internos: carpintería, tallado en madera y ebanistería; panadería, repostería y pastillaje, y telares y costura.


También contará con una escuela técnica-humanística para que los ‘huéspedes’ puedan terminar el bachillerato, y, si alguien lo quiere, se gestionan convenios con universidades para la formación superior. Además tiene un polifuncional para el esparcimiento deportivo y cultural, una capilla para la reflexión espiritual, siete bloques de cultivos para diferentes plantas leguminosas, un invernadero para las hortalizas y una granja para la cría de animales.

La población meta que se ha fijado este novedoso programa de rehabilitación de reos en Bolivia son los jóvenes de entre 16 y 21 años, “ya que las personas en este rango de edad no tienen una formación definida. Éstos tienen que estar en centros que les den la posibilidad de desarrollarse plenamente en todas sus capacidades. Ellos no han tenido la oportunidad y sus derechos son vulnerados continuamente. (En las cárceles, éstos) son los que pasan a hacer los servicios para los adultos, son explotados, violados, son manejados por los adultos, además de ser considerados como lo peor”, describe Judit Camargo, educadora de Qala Uma.

El Movimiento Laico para América Latina ha desarrollado el Documento Educativo Qala Uma

Además de la infraestructura, el Movimiento Laico para América Latina ha desarrollado el Documento Educativo Qala Uma, en el que están previstas tres etapas que serán aplicadas una vez se inicien las actividades: Inicial de Acogida, ésta es una etapa del recuperando de reflexión consigo mismo y durará de dos a tres meses, en la que se separará lo material de lo espiritual y se combina con un trabajo de manualidades para que los jóvenes descubran que sus manos, que hicieron daño, pueden servir para hacer muchas cosas constructivas, por lo que no tendrán contacto con los demás internos. También se hará un diagnóstico (trabajo social, médico, odontológico y jurídico) para evaluar las potencialidades de las personas; Semiabierta, en la que los recuperandos se involucran con los estudios y el trabajo en los talleres. Se le dará la opción de elegir lo que quieren hacer. También éstos participarán en actividades recreativas, espirituales. Aquí se hace una labor combinada con la familia, que es un núcleo fundamental para los jóvenes. Y finalmente la de Comunidad, que es la incorporación plena, recuperando a las actividades del centro.

La mayoría de los presos de San Pedro no tiene sentencia

En el penal de San Pedro, de la ciudad de La Paz, el 85 por ciento de los presos no tiene sentencias emitidas por un juez, según Judith Camargo, educadora de Qala Uma, por el retraso de la justicia. Éste es el mayor de los problemas para que se consolide el método brasilero APAC (Asociación de Protección y Asistencia a los Condenados) con éxito en Bolivia.

La mayoría de los presos, según Camargo, están recluidos en San Pedro en condición preventiva, ya que muchos de los juristas defensores utilizan como estrategia este vacío legal para que pase el tiempo y cese la detención. “Los abogados no se dan cuenta del daño que les hacen a los jóvenes, esto tiene muchas implicaciones negativas: ser estigmatizados (por la sociedad), al permanecer encerrados se desvinculan de la familia, pierden los estudios, el trabajo, aunque hay algunos jóvenes que sí tienen recursos económicos y salen casi de inmediato, la mayoría permanece en el penal hasta por tres años en esta condición”, añadió.

“La ley estipula que la detención de una persona en una penitenciaría es la última alternativa, antes existen otras (detención domiciliaria, libertad asistida), pero eso supone mucho personal”, sostuvo la educadora de Qala Uma.

La confianza es la base

Un convenio firmado en 2007 por la Mesa Interinstitucional de Justicia Penal le da la potestad de administrar el complejo Qala Uma por diez años, a partir de su inauguración,  al Movimiento Laico para América Latina, para que así aplique el método APAC, que se desarrolla con éxito en Brasil.

El Movimiento Laico para América Latina administrará el complejo Qala Uma durante 10 años

Pasado ese tiempo, “nos comprometemos a cederles la infraestructura. Creemos que con el proceso pedagógico es posible revertir los efectos delincuenciales en los jóvenes. A partir de la inauguración, el Gobierno se compromete a cubrir los gastos ordinarios (agua, luz, comunicaciones, salarios y seguridad), sólo pedimos que la Policía esté fuera, dentro estarán sólo los educadores” para que exista un clima de confianza entre los que se estén recuperando y el equipo multidisciplinario de Qala Uma, según Ricardo Giavarini, coordinador general de la ONG.

La Mesa Interinstitucional de Justicia Penal está compuesta por: el Defensor del Pueblo, Unicef, DNI, Capacitación y Derecho Ciudadano, la Pastoral Penitenciaria, el Movimiento Laico para América Latina, Pro Adolescente Bolivia, Régimen Penitenciario, Ministerio de Justicia y Ministerio de Igualdad de Oportunidades, pero el punto “más flojo” es el aparato judicial, “no hemos logrado trabajar lo suficiente con ellos”, añadió Giavarini.

Periodistas: Virginia Uchazara Quispe y Fernando Luque Flores

La entrevista al presidente ejecutivo de la
Fraternidad Brasilera de Asistencias a los Condenados, Valdeci Antonio
Ferreira, en: APAC, un método que funciona
Ilustración (CC): eskararriba

Image
titular, subtítulo, imagen, enlaces

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 11/01/2011 en 21:08

    existe tanto de verdadero en todo el reportaje leido y es realmente preocupante la falta de un verdadero sistema de rehabilitacion de reos, ya que apesar de sus errores son personas que tienen derecho a una segunda oportunidad sobre todo si se trata de jovenes.

Participa con tu comentario