Lunes 27 de marzo de 2017,
Bottup.com

Bruselas no cree los números españoles

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 10,00 de 10)

 

José Manuel Durão Barroso, presidente de la Comisión Europea

José Manuel Durão Barroso, presidente de la Comisión Europea

Barcelona 16-11-2013. Europa no cree en los números españoles, tampoco en Artur Mas y Oriol Junqueras, a los que niegan sus ilusiones independentistas.

Si Bruselas opina o dicta estudiando presupuestos, los españoles opinamos ante la diaria realidad. Con los conflictos y quiebras empresariales o la corrupción aflorando, se necesita ser un ingenuo para creer en optimismos

Si Bruselas opina o dicta estudiando presupuestos, los españoles opinamos ante la diaria realidad. Con los conflictos y quiebras empresariales o la corrupción aflorando, se necesita ser un ingenuo para creer en los optimismos de Rajoy, Guindos y Montoro, y demás voceras a sueldo.

Guindos asegura que las diferencias con Bruselas son de décimas, mínimas, y que el Gobierno cumplirá con el déficit pactado. Noticias entre los 1.000 millones que dice Guindos y los 35.000 millones en nuevos recortes que pide Bruselas. Estilo español: “Ellos, el BCE, que continúe con la barra libre de liquidez y que nos dejen a nosotros cuadrar presupuestos y déficit”, pensará Guindos cuando abraza a los nórdicos. Al igual Mas-Colell, primero se relatan y suman los gastos, y en cuanto a su cobertura, o sea, ingresos, se utiliza la imaginación, pura fantasía, y cuando los déficits aprieten se pide a Madrid a cuenta del dinero que nos roban.

País de cachondeo. Los únicos que nos lo tomamos en serio somos las decenas de millones que luchamos a diario arrastrando el carro, o los empresarios que agotadas todas las posibilidades tiran la toalla. “Ni con un local que vale el doble de lo que pido me conceden más crédito”, me decía un empresario medio antes de cerrar. Ni que decir tiene que se declaró en concurso de acreedores, despidió la plantilla, y a empezar de nuevo en otro local y con la mitad de la plantilla anterior.

Para bromas en Cataluña: el viaje a Israel de Artur Mas, o las declaraciones en la Eurocámara de Oriol Junqueras. Uno dice que trae negocios y ciencia, y su socio pretende paralizar la economía catalana. Y sarcasmos catalanistas ante la crítica por el coste del viaje capitaneada por la Vicepresidenta Sáenz de Santamaría: muchos de los ¡sesenta! cortesanos y cortesanas pagó de su bolsillo, y detalle a resaltar “viajaron en clase turista”, no como en Madrid que se utiliza el avión presidencial.

Para bromas en Cataluña: el viaje a Israel de Artur Mas, o las declaraciones en la Eurocámara de Oriol Junqueras. Uno dice que trae negocios y ciencia, y su socio pretende paralizar la economía catalana

Y si los catalanes sufrimos el peso de dos Estados con dos presidentes, que uno viaja en tercera y otro en avión oficial, tenemos una oposición, socia del ‘presidente del Estado-ficción’, que lo mismo firma unos presupuestos con ingresos fantasía, ¡falsos!, que amenaza dinamitar  la economía catalana que en teoría los sustenta.

Pero para que el absurdo catalán se muestre al completo: el PSC que debería ejercer de oposición, debate su ruptura. Catalanistas puros y charnegos dudosos. Ni la más mínima cita, discusión, sobre la corrupción que les ha apeado de su indiscutible dominio de Cataluña. El saqueo en diputaciones, municipios, y el ¡Tripartito con ERC!, más el expolio de Catalunya Caixa, que pesa en ese presupuesto que Bruselas no se cree. Se reúnen para discutir la consulta secesionista o referéndum. El jefe Navarro tomó partido por España, y los críticos no quieren la secesión del partido pero sí con el PSOE. Peligran sueldos y reparto del poco poder que detentan, deberán llegar a acuerdos, si no quieren desaparecer… lo que ya hubiera ocurrido si viviéramos en un país democrático.

Madrid repleta de basura, y Barcelona de corrupta-basura.

Imagen: European University Institute

Editado por la Redacción: subtítulo, destacados e imagen

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario