Martes 08 de abril de 2014,
Bottup.com

Buenos Aires: mucho más que tango y fútbol

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 10,00 de 10)

 

El barrio de la boca es uno de los reclamos turísticos más conocidos de Buenos Aires

El barrio de la boca es uno de los reclamos turísticos más conocidos de Buenos Aires

FOTORREPORTAJE / La capital argentina es una urbe en constante ebullición en la que el visitante puede disfrutar de un sinfín de sensaciones diferentes

Es evidente que al pensar en Buenos Aires muchos asocian esta ciudad a la de sus dos grandes clubes de fútbol, Boca y River, y por supuesto a ese sensual y sugerente baile llamado tango. Y sin lugar a dudas, no van desencaminados, pues evidentemente tanto el fútbol como el tango son dos de las grandes pasiones de los argentinos en general, y en particular de casi todos los porteños (así llamados también los bonaerenses).

Así es, estos dos clubes de fútbol despiertan en ellos un sinfín de pasiones, pero me atrevería a decir que sin duda alguna es el Boca Juniors el que se lleva la mayor parte de sus simpatías. Es el club de Diego Armando Maradona, casi un dios para muchos argentinos, y un club que forma parte de uno de los barrios más emblemáticos y peculiares de la ciudad. Podríamos decir que ‘La Boca’ es mucho más que un simple barrio, es… ¿cómo diría yo?… como una pequeña y diminuta República dentro de la ciudad, tal y como lo definen algunos de sus habitantes. La Boca es y ha sido el barrio de los obreros, de los inmigrantes, sí, el barrio de los descamisados, tal y como diría Evita Perón.

La Boca es y ha sido el barrio de los obreros, de los inmigrantes, sí, el barrio de los descamisados, tal y como diría Evita Perón

Pero además de todo esto, hoy en día La Boca es el barrio turístico por excelencia de la capital porteña, un barrio en donde las fachadas de las casas, pintadas con mil y un colores, transmiten al viajero una sensación de alegría y placidez que, muy posiblemente, contraste con la dura y sacrificada vida de sus habitantes. Unos habitantes que, por otro lado, siempre te suelen mostrar su jovialidad y ganas de vivir cuando te hablan de las hazañas del ‘Boca’ en la ‘Bombonera’ (su estadio), o cuando contemplan en plena calle la vistosidad y la pasión que suelen transmitir un hombre y una mujer unidos por la música y sensualidad de un tango. Así es, el tango, ese baile mágico que tan sólo pueden llegar a entenderlo en su totalidad todas aquellas personas que lo sienten realmente en su interior.

No obstante, y como decía en el titular de este artículo, Buenos Aires es incluso mucho más que todo lo que pueda llegar a transmitirnos el tango y el fútbol, pues cada rincón de la ciudad es capaz de sugerir al visitante una inagotable fuente de sensaciones diferentes.

Recuerdo que en mi visita descubrí una ciudad viva en todos los sentidos. En la plaza de Mayo, justo enfrente de la Casa Rosada, unas enormes pancartas me recordaron la valiente lucha llevada durante años por las madres de los desaparecidos en la sangrienta dictadura de los Videla, Massera, Galtieri y compañía, mientras que en la avenida 9 de Julio (la más ancha del mundo), varios cientos de manifestantes me dieron a entender que la lucha por conseguir una vida más justa y digna, continúa en todos los sentidos.

También tuve tiempo de pasear por el barrio de Palermo, con sus impresionantes bosques y jardines, como por ejemplo el japonés, así como también por el céntrico y elegante barrio de Recoleta que, con sus magníficos edificios centenarios, dan un toque de distinción a esta parte de la ciudad. Quise igualmente conocer una de sus zonas más modernas, Puerto Madero, situado justo detrás de la Casa Rosada (la casa de gobierno), y allí pude contemplar la vida nocturna porteña, rodeado por inmensos rascacielos que conviven armónicamente con el resto de edificaciones de esta cosmopolita urbe.

Fue todo un placer deambular por calles peatonales como Lavalle o la mencionada Florida, para así poder sentir latir el verdadero corazón de la ciudad

Y cómo no, paseé tranquilamente por la atiborrada y peatonal calle Florida, con sus decenas y decenas de vendedores ambulantes que, a precios de saldo, te venden desde bufandas y todo tipo de enseres, hasta por supuesto las camisetas de sus ídolos de la albiceleste como Tévez, Higuaín, Mascherano, o el gran Messi. En efecto, fue todo un placer deambular por calles peatonales como Lavalle o la mencionada Florida, para así poder sentir latir el verdadero corazón de la ciudad mientras admiraba a las parejas de bailarines callejeros que, cada dos por tres, exhibían su arte formando corrillos entre los visitantes más curiosos.

Indudablemente fueron muchas más las cosas que pude observar durante aquellos días, como por ejemplo el ilustre y mítico Café Tortoni, en el que escritores e intelectuales del siglo XX pasaron largas horas intentando mostrar su arte y sus pensamientos al mundo, o el encantador barrio de San Telmo, en donde sus callejuelas y mercadillos, como los situados en la plaza Dorrego, te introducen inconscientemente en épocas pasadas mientras el ritmo de los tangos amenizan tu pausado caminar.

Sí, Buenos Aires es mucho más que tango y fútbol, es… por decirlo de alguna forma, una ciudad viva y en constante ebullición que a nadie deja indiferente. Sin lugar a dudas, todo un regalo para propios y extraños.

Y si me lo permiten, un último y significativo apunte, y es que cuando visiten cualquier zona de Argentina, no dejen de imitar a sus habitantes al menos en una cosa: degusten un sabroso y maravilloso asado argentino rodeándose de las personas a las que quieren, tal y como hacen ellos. Yo así lo hice, y les aseguro que, si siguen este pequeño consejo, ustedes tampoco se arrepentirán.

Víctor J. Maicas es escritor

Pincha para aumentar cada una de las imágenes:

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Viajero incansable y escritor, mis novelas publicadas son “La playa de Rebeca”, “La República dependiente de Mavisaj”,“Año 2112. El mundo de Godal” y "Mario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad". Son, principalmente, novelas comprometidas y de crítica social. Además, he escrito artículos para la prensa escrita así como también para diferentes publicaciones digitales. En la actualidad soy miembro del Consell de Cultura de la ugt-pv y socio o colaborador de diferentes ONG’s

Participa con tu comentario