Sábado 01 de octubre de 2016,
Bottup.com

Cada día 33 niños ingresan en la indigencia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Uno de los fundadores del movimiento ‘Los sin Techo’ declara que la miseria se ha triplicado

El Movimiento ‘Los Sin Techo’, es una ONG de la provincia de Santa Fe (Argentina) que comenzó hace 25 años con su lucha contra la pobreza. El padre Rosso es uno de sus fundadores, y en una entrevista, declara que actualmente la miseria en Santa Fe se ha triplicado.

“En aquel tiempo habíamos dejado la ciudad sin villas, hoy hay más o menos 3.500

“El Estado no hace nada sino tiene garantizado que vas a poder pagar una cuota mínima”

ranchos, surgen 30 o 40 ranchos por mes. El problema es que para el hombre que va al rancho no hay nada pensado, la ciudad tiene prevista la situación de la gente que vive en la pobreza, pero no para gente que vive en la indigencia. El Estado no hace nada si no tiene garantizado que vos vas a poder pagar mensualmente una cuota mínima”.

“No hay ninguna Ley territorial que les garantice la tierra, de esta manera vamos construyendo un mundo muy residual. Los que viven en una sociedad organizada y los que no. Solo se trabaja con aquellos que forman parte del sistema económico, los que tienen un sueldo, un negocio, pero no para los que viven de la changa o de nada”, aseguró el Padre Rosso.

Salud y educación para todos
Con el trabajo diario de combatir la pobreza, el movimiento fue estudiando las necesidades de la gente, de ahí se llegó a la realidad de que, luego de solucionar el tema de la vivienda, se seguían padeciendo problemas de salud y educación. De esta forma, surge el plan 2000-2010 ‘Educación y Salud’, en el cual se tiene muy en claro que para poder enseñar, es necesario que el chico esté sano.

Hoy el movimiento cuenta con diez centros de computación con Internet que se usan como apoyo educativo, y a los que asisten entre 800 y 900 chicos; con la copa de leche, frecuentada por 5.000 menores; con 19 jardines; diez cursos de computación y dieciséis cursos de oficio.

La copa de leche

“Solo se trabaja con aquellos que forman parte del sistema económico”

Entre indignación e impotencia, el Padre Rosso reconoce que el tema de la copa de leche necesita un replanteamiento, debido a que solo funciona para una familia pobre, pero no para aquellos que lo único que tienen es el vaso de leche que se les da, aseguró.

Una copa de leche no hace nada, no hay ninguna desnutrición que se pueda combatir, hay que ser honesto. “Yo estoy podrido de dar leche”, y hoy damos una merienda de 600 o 700 calorías, con fruta, una feta de queso, una feta de mortadela. La madre cree que con la copa de leche ‘ya está’, y la gente te aplaude por los 5.000 chicos a los que ayudas, pero es una mentira organizada, y el Estado que nos ayuda a facilitarle la leche a los chicos, cree que hace algo”.

Una cultura fatalista
Son varios años los que el Padre Rosso lleva compartiendo y luchando junto a la gente que padece necesidades de todo tipo. Conoce su forma de vivir y sobrevivir, es por este motivo que Atilio Rosso puede asegurar que la cultura marginal es una cultura fatalista, ignora el mañana. En la villa no se habla nunca del mañana y el hoy se negocia.

“El pobre cree, a cambio de un beneficio económico, pero eso no se puede hacer, tenemos que romper con esa cultura del negocio, e incorporar la cultura de la dignidad, la que no trae votos, no trae feligreses, y lleva tiempo, porque se tiene que aprender a usar la libertad”.

“Para el que no tiene, la vida es una opción, blanco o negro, se vive de una manera instintiva, no se razona, por eso tampoco se puede educar si no se tiene capacidad de

“El Estado que nos ayuda a facilitarle la copa a los chicos, cree que hace algo”

educación. A estos chicos se los tiene que acompañar, necesitan de algo que el sistema formal no le puede dar, para explicarles algo, se necesita tiempo porque no tienen capacidad de entendimiento”.

Los índices
“De un estudio que estamos concluyendo, podemos advertir que de 5.000 chicos testeados, el 38% (1.900) padecen de desnutrición”, confió el padre Atilio Rosso al diario La Nación.

Del relevamiento efectuado por Los Sin Techo en Santa Fe y los distritos de Rincón, Colastiné, Santo Tomé y Monte Vera (Conglomerado Gran Santa Fe) se puede inferir que cada día 33 niños ingresan a la indigencia. Lo que supone más de uno por hora, o sea, 1.000 por mes.

Según antecedentes, la ciudad tiene 119.999 menores de 14 años; el 32% (38.080) de ellos son indigentes y el 30% (35.700) son pobres.

“El único camino es hacer las cosas técnicamente bien. A un chico que padece estos tipos de problemas, tenéis que hacerles un seguimiento, tenéis que estudiarlo, hacerle exámenes de sangre y saber como está”, afirmó Rosso.


Titular, subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario